30.08.19
Cine _ Festivales

76° Festival de Venecia: Babyteeth / The Painted Bird / Gloria Mundi , por Fredy Friedlander

Sobre algunos films de la Sección Oficial.

Babyteeth, de la australiana Shannon Murphy, es lo más interesante de los últimos tres días de la Sección Oficial. La conferencia de prensa contó con la presencia de la realizadora, la guionista Rita Kalnejais, los productores y tres de los actores principales. Se trata originalmente de una obra teatral sobre la joven Milla, gravemente enferma de cáncer, protagonizada por Eliza Scanlen y candidata al premio de interpretación, en su segundo film apenas. Conoce a Moses (Toby Wallace), el drogadicto que siente una mezcla de cariño y amor por ella, pese a llevarle varios años. En el rol del padre de la joven se destaca Ben Mendelsohn. La única del cast ausente fue Emily Barclay, como progenitora de Milla. Un tema tan difícil y angustiante como el encarado por la debutante Murphy es resuelto sin sentimentalismos ni golpes bajos, y debería poder interesar a algún distribuidor independiente en Argentina.

The Painted Bird dura casi tres horas y es el film más extenso de la competición oficial. Durante la presentación en sala estuvieron presentes el director checo Vaclav Marhoul y algunos de los actores. El elenco es internacional y está integrado por Barry Pepper, Udo Kier,  Julian Sands  y Harvey Keitel, ninguno hablando en su lengua materna. En verdad, estando ambientada la trama en la Segunda Guerra Mundial, el idioma elegido es una especie de esperanto intereslávico (mezcla de ruso, checo, polaco y otras lenguas del Este europeo). El personaje central es un niño judío cuyos padres lo dejan en la casa de una mujer de religión católica. El chico ira pasando de mano en mano y sufrirá toda clase de vejámenes en escenas de extrema y gratuita crueldad. Pese a los fuertes aplausos recibidos al término de la proyección, la crítica italiana fue mayormente negativa. Sería en verdad una pena que ante tantos otros buenos films exhibidos en la mitad del Festival sea esta la película que reciba el León de Oro.

Gloria Mundi de Robert Guediguian vuelve a estar ambientada, como casi todas su producciones anteriores (alrededor de veinte), en Marsella. El elenco es el clásico, con Ariane Ascaride (esposa del realizador), casada con Jean-Pierre Daroussin y cuyo marido anterior (Gerard Meylan) sale de la cárcel luego de purgar una larga condena. Regresa a Marsella para conocer a su nieta y ver a su hija Mathilda (Anais Demoustier). El eje del film son los problemas económicos que afrontan la mayoría de los personajes, con tintes melodramáticos y algunos clichés perjudiciales para una narración que, no obstante, compensa parcialmente con su agilidad los defectos antes señalados. Al igual que en la película australiana recién comentada, hay cierta disfuncionalidad en la mayoría de los personajes.

© Fredy Friedlander, 2019 

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.