Coberturas Anteriores

Berlín Día 4
66º Berlinale _ Cine _ Festivales

Berlinale: Día 4

Un domingo lluvioso y muy fresco fue el contexto de esta cuarta jornada del festival, en el que continúan predominando una organización impecable y proyecciones de una enorme calidad: la tecnología digital está aprovechada al máximo, las salas son en verdad gigantescas, no hay hostigamiento al público en los accesos y la puntualidad casi siempre es una regla de oro de la Berlinale. Hoy pudimos ver 24 Weeks (24 Wochen, 2016) de Anne Zohra Berrached y La Helada Negra (2015) de Maximiliano Schonfeld, a continuación nuestro parecer de ambas.

 

24 Weeks (24 Wochen), de Anne Zohra Berrached

COMPETENCIA OFICIAL

Una estrategia que se extraña mucho en el cine mainstream, ya no sólo hollywoodense sino global, es la de tratar con tacto temas delicados a nivel social, evitando tanto las tragedias sobrecargadas como ese tipo específico de melodrama que suele caer involuntariamente en el terreno de la autoparodia. La presente 24 Weeks es un ejemplo -para el lado positivo- de un abordaje eficaz de dos tópicos candentes, el Síndrome de Down y el aborto, campos pocas veces analizados en el séptimo arte con la rigurosidad que merecen y sin recurrir a latiguillos facilistas o a un extremismo rosa de cotillón. El opus de Berrached juega todas sus fichas al exquisito trabajo de Julia Jentsch y Bjarne Mädel, los encargados de interpretar a la pareja atribulada de turno, a quienes los médicos primero les comunican que su futuro bebé nacerá con Down para luego “tirar la bomba” de que el pequeño además arrastra un defecto congénito en su corazón y deberá ser operado sí o sí una semana después del parto (con todo el riesgo que ello implica y los problemas que desencadenará el día de mañana, si es que el niño sobrevive al trajín). Lo que parecería una obra durísima en realidad es una experiencia bastante simple y amena, aunque -por supuesto- poderosa en su seguimiento del derrotero de los protagonistas. El “aire fresco” del relato viene de la mano de los chispazos cómicos y de la vitalidad de Astrid (el personaje de Jentsch), precisamente una especialista en la comedia símil stand up y en encontrarle el costado más mordaz a la feminidad. El naturalismo que impone la realizadora funciona como un bálsamo humanista que termina haciendo digerible la propuesta, en la que el despliegue de la multiplicidad de opciones resulta fundamental para analizar y finalmente decidir sobre la vida propia… y la de aquellos que dependen de nosotros.

calificacion_4

 

La Helada Negra, de Maximiliano Schonfeld

PANORAMA

Constituía una verdadera incógnita qué nos podía deparar La Helada Negra, una de las películas que representan a Argentina dentro de la programación del festival: como en Germania (2012), la ópera prima de Schonfeld, aquí el cineasta sigue inspirándose en elementos autobiográficos para construir una historia aletargada con un gran trabajo en fotografía y en lo que hace a la dirección de actores. Hoy el catalizador es el descubrimiento de una joven misteriosa, Alejandra (Ailín Salas), por parte de una familia poseedora de una estancia en un paraje de Entre Ríos, en esencia dominado por una comunidad de inmigrantes alemanes. Como si se tratase de una relectura etérea de la llegada de un mesías semi bíblico, aunque más cercana al costumbrismo lacónico estándar que a la efervescencia ideológica de -por ejemplo- Teorema (1968), Alejandra habla poco pero hace mucho, especialmente en lo referido a mejorar y/ o salvar las economías hogareñas de los habitantes del lugar, apuntaladas en la ganadería y la agricultura. Pronto sus consejos sobre el mantenimiento y la explotación de los recursos locales se vuelven muy populares, elevándola a la condición de una especie de curandera con ínfulas divinas. Sin duda lo mejor del film pasa por el trabajo visual (apabullando con algunas tomas secuencia muy logradas) y la estructuración narrativa del también guionista Schonfeld (el enigma está administrado con sutileza), porque a decir verdad el trasfondo centrado en la mitología rural del interior de la Argentina ya ha sido trabajado en innumerables ocasiones. El desempeño sereno de Salas, cuyo rostro conforma el leitmotiv de la película, mantiene siempre el interés y consigue transmitir el encanto necesario para compensar los baches intermitentes que caracterizan al desarrollo.

calificacion_3

Por Emiliano Fernández

 

Como en Germania, el primer film de Schonfeld, la provincia de Entre Ríos marca el hábitat rural de una sociedad alemana catalogada como “colonia”, que ha mantenido en gran parte costumbres, tradiciones y festejos oriundos de su tierra originaria. El hecho de que el director sea alemán definitivamente ayuda a que en La Helada Negra podamos descubrir los orígenes y características de los germanos.

La vida cotidiana de los personajes principales, presentada desde el naturalismo, es uno de los pilares más fuertes sobre los que se erige el film. Hablamos de una película marcada por atmósferas y momentos asfixiantes, con planos secuencia que derivan en estadios que generan incertidumbre en el espectador sobre qué puede pasar luego, creando de esta manera tensión.

Ailín Salas interpreta a Alejandra, una extraña que se aparece sorpresivamente en una granja y augura el elemento fantástico de la cura de plagas existentes en las cosechas. A medida que los vecinos van enterándose de esta cualidad de la joven, comienzan a visitar a la chica misteriosa, quien por momentos termina resolviendo los problemas relativos a la cosecha, el trabajo y eventualmente la economía de la región. La sociedad la necesita pero la critica a la vez, creando así una brecha en la personalidad desarraigada de Alejandra, un ser que deambula sin lugar fijo, sin meta, pero con un don.

La Helada Negra no expone simbologías ni explicita a gritos lo que quiere demostrar, lo que constituye un punto muy a su favor: de a poco permite que el espectador sea quien descubra o interprete qué es lo que acontece acorde a su propia mirada. Según Schonfeld, en la trama está muy presente la lucha entre lo pagano y lo religioso, algo que se siente en toda la duración de este extraordinario film de atmósferas.

calificacion_4

Por José Luis De Lorenzo

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Una Respuesta a “Berlinale: Día 4”

  1. Dario Wendler dice:

    Gracias por la mirada y análisis. Actor en la Helada Negra.

Deja un comentario

COMPARTIR

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Google+0Pin on Pinterest0
Libria-Banner

© A SALA LLENA.