14.09.18
Cine _ Estrenos

Crítica: Ahí viene, por Ximena Brennan

(Argentina, 2017)

Dirección: Federico Jacobi. Guion: Gastón Varela. Elenco: Daniel Quaranta, Nahuel Yotich, Paula Napolitano. Producción: Diego Napoli Sartor, Federico Jacobi. Distribuidora: Conjuro Cine. Duración: 62 minutos.

Crónica de una muerte anunciada

Ahí viene (2017) es la ópera prima de Federico Jacobi, cuyo nombre simboliza casi todo lo que pasa en sus 62 minutos: ahí viene la muerte, ahí viene la pelea, ahí viene la caída, ahí viene la soledad, más allá de que esa frase se mencione solo un par de veces en el film. La sinergia de la trama pasa íntegramente por esas dos palabras mágicas.

En una casa simple de clase media un hombre se va deteriorando físicamente con el correr del tiempo. Viudo y lejos de su hijo, con quien mantiene una relación complicada, sus únicos compañeros son los objetos y las pertenencias que lo rodean, estos se van resignificando y estropeando al igual que él. Su casa, venida a menos por la dejadez, conforma prácticamente el único escenario para este drama realista, dinámico y –por suerte- nada lacrimógeno.

Ahí viene cuenta con Daniel Quaranta en su elenco. Un actor que ya vimos brillar en otros films, que se aleja de ese “perro Molina” de los suburbios lóbregos del conurbano (El Perro Molina, José Campusano, 2014) para acercarse más a un hombre como cualquiera de nosotros: deprimido, solitario, caprichoso; el típico personaje limitado físicamente y, por tal motivo, resentido y disconforme con su alrededor (a veces con razón y a veces no).

Producido de manera autogestiva, cooperativa y comunitaria, el film de Jacobi tiene varias escenas movilizadoras, poniendo el foco y toda su fuerza dramática en un personaje con la espalda suficiente como para soportarlo, y que cambia su actitud de cara a una muerte inminente. La psiquis humana no es algo fácil de entender, y Jacobi lo simplifica muy bien. A medida que la representación de la vejez y los flashbacks se repiten, este potente protagonista se roba la pantalla y al mismo tiempo se desvanece en ella… como si estos dos opuestos estuvieran destinados a convivir de manera perfecta en la película.

 

 

© Ximena Brennan, 2018 | @AnXieBre

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Google+0Pin on Pinterest0
tlc-300

© A SALA LLENA.