05.08.18
Cine _ Estrenos

Crítica: El Ángel, por Pedro Seva

(Argentina, España, 2018)

Dirección: Luis Ortega. Guión: Luis Ortega, Rodolfo Palacios, Sergio Olguín. Elenco: Lorenzo Ferro, Chino Darín,Mercedes Morán, Daniel Fanego, Luis Gnecco, Peter Lanzani, Cecilia Roth. Producción: Hugo Sigman, Matías Mosteirín, Sebastián Ortega, Pablo Culell, Pedro Almodóvar, Agustín Almodóvar, Esther García, Leticia Cristi, Axel Kuschevatzky, Micaela Buye, Javier Braier. Distribuidora: Fox. Duración: 126 minutos.

Quiere caerle bien a todos

En 1977 se estrenaba Sorcerer, un film con una particularidad. Esta película de William Friedkin fue diseñada para caerle mal a todo el mundo. Aquí se le tiraban palos de igual manera a la militancia y el terrorismo palestinos, a la Iglesia Católica, a la industria petrolera, al Mundo Antiguo (Jerusalén e Israel), al Viejo Mundo (Europa) y al Nuevo Mundo (América, sur y norte). Friedkin buscó ilustrar el infierno en la tierra, presentado de antemano por una variación del demonio pazuzu (El exorcista) en sus créditos iniciales. Para sorpresa de nadie, Sorcerer fue un fracaso de taquilla. Pese a ser una de las mayores películas de los últimos cuarenta años, sucumbió a sus marcas de origen: la angustia, la desolación y, principalmente, su necesidad de repartir golpes a diestra y siniestra.

El Ángel es todo lo contrario al film de Friedkin, quiere caerle bien a todos.

Quiere ser verídica, al mismo tiempo que ahonda en la exageración; intenta una remilgada conciencia social a la vez que se entretiene con los dislates más intrascendentes; desea enaltecer los códigos del protagonista para traicionarlos frente a cualquier eventualidad; busca un planteo visual límpido y cuidado a la vez que se extrema en la mayor desprolijidad.

El Ángel es una película sumamente complaciente; no pretende otra cosa que ser querida ¿Qué problemas surgen de esto? Muchos. Uno de ellos: el punto de vista sobre los personajes vive rotando de un lado a otro. Si bien El Ángel parece seguir exclusivamente a Puch, la percepción de los personajes siempre cae en la dispersión. Cuando es necesario, Puch es feroz y temerario; mientras que otras veces resulta enamoradizo y soñador, otras profesional y calculador, otras  desprolijo e ineficiente. Esta variación no está sustentada por una multidimensionalidad en la confección del personaje (la famosa exclamación: “¡Qué personaje profundo!”) sino por su afán de cautivar. ¿La consecuencia (e indicio) de esto? Cuando vemos a Puch nos encontramos con cuatro o cinco personajes distintos y equidistantes entre sí, presentándose según lo decida la eventualidad específica.

Es una verdadera lastima, ya que semejante personaje merecía un desarrollo diferente. El Ángel parece justificar a su protagonista con la etiqueta de loco cool, un especie de rockstar setentero con su largo pelo al viento. Se abandona cualquier tipo de lógica o tramado que ayude a apreciar el trazado de sus acciones y crímenes. El dictamen de Polonio En su locura hay método” no aplica aquí, como -creemos- aplica al Puch verídico. Una oportunidad perdida.

El gran problema de El Ángel es que no tiene ningún tipo de método, no tiene un camino donde poder desplegar cine. La variación, la eventualidad y lo adivinatorio es la norma. El mismo proceso rige las influencias del film; de Tarantino se toma la presentación de los créditos y de Scorsese (a lo Goodfellas) se extrae únicamente el ideario musical. Es una lastima (repetimos el lamento) que de Scorsese no se haya reinterpretado uno de los puntos capitales de su obra, que a su vez se ajusta perfectamente al Puch verídico: el personaje que, luego de adentrarse en un sistema de valores pragmáticos (el boxeo, el taxi y su periferia o la mafia) sucumbe por los propios medios que lo elevaron, en una redención pasada por la lupa del dolor.

A diferencia de SorcererEl Ángel es una película que complace mucho, pero desarrolla poco. No hay ninguna duda de que su departamento ejecutivo y publicitario ha hecho una gran tarea. Para sorpresa de nadie, la película será un éxito.

 

 

© Pedro Seva, 2018 

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 respuestas a “Crítica: El Ángel, por Pedro Seva”

  1. Juan Lucas dice:

    Seguramente le pusiste 10 puntos al bodrio de Trapero sobre la familia Puccio en donde todos actuan mal, la musica está mal elegida y torpemente insertada en la trama por culpa de un director que no tiene arte. Acá estás meando fuera del tarro. La secuencia con el tema de palito (no quiero contar que sucede) es una de las mejores de la historia del Cine Nacional. Ya con esa escena ya queda justificada todo el visionado del film. Si viste alguna pelicula anterior de este director sabrás que tiene una mirada muy particular, crea unos climas y unos espacios increíbles. Yo disfruté la disfrute… hubo cosas q no me gustaron como esa escena en el tren que hasta me pareció MALA. Pero te pido que la mires de nuevo, que no pienses en el apellido ortega (que fué lo que me paso a mi cuando me invitaron a ver Caja NEgra… fue a regañadientes y me tuve me guardar todos mis prejuicios en el orto después de verla). Voy a leer otras críicas tuyas a ver si coinicidimos en alguna otra peli porque con esta tamos en el horno ! Salud!

  2. Fabian dice:

    Felicitaciones por la crítica, pensé casi lo mismo al salir, me hizo acordar al infumable Tango Feroz de Fernan Mirás de hace varios años. Quizás la crítica la veo en exceso dura, la película tiene cierto sustento y no está mal en varios aspectos (banda sonora muy acertada, las letras de las cancioens elegidas van como anillo al dedo).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

Share on Facebook51Tweet about this on Twitter0Google+0Pin on Pinterest0
tlc-300

© A SALA LLENA.