06.09.18
Cine _ Estrenos

Crítica: El año del león, por Ximena Brennan

(Argentina, 2018)

Guion y dirección: Mercedes Laborde. Elenco: Lorena Vega, Malena Moirón, Julieta Vallina, Sergio Boris. Producción: Federico Sande Novo y Nicolás Grosso. Distribuidora: Primer Plano. Duración: 84 minutos.

Retrato de un duelo desde lo femenino

El universo femenino puede ser muy difícil de entender y mucho más de representar. Como dicen por ahí, cada mujer es un mundo, y ese mundo íntimo, intenso y algo críptico es retratado con la sensibilidad propia de otra mujer. Mercedes Laborde lleva al cine su primer largometraje, El año del león (2018), mostrándonos qué le pasa a una adulta de más de 40 años frente a una pérdida tan abrupta y dolorosa.

Flavia (Lorena Vega) es algo fría, rígida y está sumida en su propia rutina. Transita el duelo de su viudez tras estar en pareja ocho años. De repente, no solo se encuentra sola y desorientada con algunas situaciones cotidianas que se le presentan, sino que tiene que lidiar seguido con los caprichos de Lucía (Malena Moirón), la hija de su novio fallecido. La relación entre ellas se tensa cada vez más y ambas intentan encontrar el equilibrio (la nena conectándose de alguna manera con las pertenencias de su padre en la casa y Flavia tratando de hacer su vida de a poco como puede). Todo esto bajo el mismo techo.

Con una puesta en escena cuidada, planos contemplativos y un notable trabajo en la dirección de actores, Laborde realiza una obra de la que cualquiera se podría apropiar con cariño por su calidez y sencillez. La película es lo que es y no pretende ser más. Esa puede ser la clave para construir desde lo propio la figura de una mujer que irá mutando de acuerdo a sus sensaciones. Un personaje que se volverá impredecible, para sorpresa del espectador.

Con destacable labor de Lorena Vega, a quien pudimos ver en el ámbito teatral y participar de algún que otro film argentino, El año del león cuenta con una cámara casi imperceptible que nos permite entrar en esa casa llena de recuerdos y emociones. Nos permite acceder, incluso, al entramado de dos mujeres que, pese a la gran diferencia de edad, tienen muchísimo en común.

 

 

© Ximena Brennan, 2018 | @AnXieBre

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

Share on Facebook11Tweet about this on Twitter0Google+0Pin on Pinterest0
tlc-300

© A SALA LLENA.