02.06.18
Cine _ Estrenos

Crítica: No llores por mí, Inglaterra, por Juan Francisco Gacitúa

(Argentina, Uruguay, 2018)

Dirección: Néstor Montalbano. Guión: Guillermo Hough, Néstor Montalbano. Elenco: Diego Capusotto, Mike Amigorena, Gonzalo Heredia, Laura Fidalgo, Luciano Cáceres, Roberto Carnaghi, Mirta Busnelli, Matías Martin, Esteban Menis. Producción: Esteban Lucangioli, Araquen Rodriguez. Duración: 103 minutos.

La gran debacle del spot mundialista del ‘18 nos dejó con los repudios, las columnas que señalaron los puntos conflictivos del fervor futbolístico nacional y la evidencia de cómo esos aspectos están bastante internalizados en gran parte de la sociedad. La pole position quedó servida para la propuesta de reconciliación de Quilmes (un doble caso extraño, primero por ver a Armando Bo implicado en una producción que apuesta a la bondad humana, y segundo por ver a Ruggeri plantándose frente a un estadio completo para pedir que no se hagan más memes), mientras el programa Rabona apeló a la theme song de moda para mofarse de Chile, Noblex metió la mano en el tarro inagotable de cuántas locuras hacemos por nuestra pasión y el actor Jerónimo Freixas montó una discusión con su mujer para repetir la premisa de El fútbol o yo (y no hay manera de que el hecho de que esa discusión sea verdadera pueda reivindicarlo). No hay ninguna evidencia concreta de que los avisos posteriores al de TyC Sports hayan evitado meterse en los terrenos de la ofensa flagrante para no chocarse con una crisis similar, pero está claro que esos spots y los videos virales se manejaron en el arco de lo aceptado: el problema es la fatiga que esas consignas cargan hace bastante tiempo, quizá acentuadas en esta víspera mundialista por la apatía surgida del combo de decepciones que acumula esta generación del seleccionado. El otro problema está calcado del diagnóstico sobre la homofobia de la publicidad de TyC: más allá del hartazgo propio, la evocación berreta de la pérdida de la sensatez que nos provoca el fútbol (como intrínseco valor argentino) sigue siendo efectiva. Y lo digo como un cavernícola que elige poner de fondo las discusiones de panelistas de fútbol mientras trabaja: tiene que haber alguna mejor manera de apelar a la enajenación barata por la que sigo sosteniendo este circo.

Todo esto viene a cuento de que No llores por mí, Inglaterra abraza (con la pasión de un abrazo en cámara lenta de spot mundialista) todos esos números puestos. Con las invasiones inglesas como escenario, el guion sale a conquistar sin demasiadas variaciones una propuesta repetida desde Tres anclados en París hasta los móviles mundialistas de Diego Korol (el shock cultural en clave de je, la que se le viene al extranjero pomposo cuando conozca el desparpajo nacional), y desde ese punto el elenco está condenado a representar el estereotipo o el gag repetido que le toca: Gonzalo Heredia sufre debiendo equilibrar su galantería con un buscavidas ventajero que come tres scones a la vez y habla mientras los mastica, Diego Capusotto hace de un DT pasional y puteador como si fuera Luis Sandrini con cocaína, Mike Amigorena subraya a su general de la época georgiana hasta quitarle todo rastro de sátira, y Mirta Busnelli tiene que repetir expresiones argentinas con acento de anglosajón hablando en español, novedoso recurso de las aperturas de temporada de Videomatch cuando Leonardo DiCaprio movía los labios y una voz en off decía “el cabezóun se quiehre corchar los huevus pohrque el cuehrvo no le gana a narie”.

Urgidos de distraer a la población a la que prometen “gobernar para unir” (esa sí fue original), los ingleses prueban instalando el fútbol entre los criollos, desatando sin saberlo nuestra tendencia a suspender partidos por incidentes, desarrollar un odio desmedido por cualquier país ajeno, mejorar las recetas del deporte que inventaron, y eventualmente ganarles pese al árbitro chileno que inclina la cancha en favor de ellos (esa no fue original), mientras el virrey Liniers encabeza la reconquista de Buenos Aires. Decidida a moverse con libertad sobre la exactitud histórica, la película recurre a los siguientes guiños futboleros: los barrios cuyos equipos disputan el primer partido local de fútbol son La Rivera y Embocadura (se dicen “gallinas” y “bosteros”, por si no queda claro al principio); la selección criolla incorpora a un jugador llamado Catrú -esperablemente interpretado por José Chatruc- que declara a la prensa que “Está felí”, cantitos de “El que no salta es un inglés”, la introducción al Himno Nacional en una seguidilla de “oh”, y representaciones del primer gol de Maradona a los ingleses, del segundo y del manoseo de Rattín al banderín británico en el ‘66. Quedará por confirmar si la precariedad de los efectos especiales y los cromas fueron una referencia a la calidad de las transmisiones futbolísticas argentinas, pero la presencia de Matías Martin desalienta esa teoría.

Nada de lo recién enumerado sería un problema sino fuera porque la película es película, y no spot. Recostarse durante 104 minutos en giros previsibles y pelotazos para que los intérpretes se las arreglen como puedan no es gratuito, y el resultado depende mayormente de la disposición del público para quedarse con los guiños trillados, sin pedir mucho más. Si bien no pecan de parecer salidos de una Billiken, no es casual que los tres personajes más queribles (el soldado criollo que interpreta Eduardo Calvo, la Pulguita y Liniers) sean los que aportan la cuota de patriotismo más simple y directa, porque esa mínima composición les aporta los valores y matices de los que los otros roles adolecen. El desbalance se nota claramente en la decisión insólita de usar tres veces “Más o menos bien” de Él Mató a un Policía Motorizado para hacer avanzar la trama con la economía del montaje (y una cuarta durante los créditos): la falta de ideas llega al punto de que dos de esas ocasiones alternan a los personajes de Heredia y Laura Fidalgo, repitiendo incluso el efecto de cortar hacia un plano de ella justo cuando la estrofa arranca con “Nena”. Él tendrá una toma de conciencia durante el partido final (bastante mal resuelta en las actuaciones), pero ella seguirá pensando únicamente en viajar a Brasil para hacer despegar su carrera artística. Cuando esas desprolijidades toman la película por asalto, no hay jugueteos con spinners, aparición de imitadores de los Beatles o cararrotez simpática que las disimulen. Algún día quedará claro que poner un espejo cómplice frente a los comportamientos irracionales que el fútbol nos despierta ya no será suficiente. Quizá haya que decirlo con un aviso bien emotivo.

 

 

 

© Juan Francisco Gacitúa, 2018 | @Jotafrisco

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 respuestas a “Crítica: No llores por mí, Inglaterra, por Juan Francisco Gacitúa”

  1. No estoy de acuerdo con tu crítica, yo la vi y en verdad pasé un buen momento, no dejé de notar las salvedades que haces respecto a los detalles técnicos. Si viiste otras películas del mismo director, si conoces la manera en que aborda el humor, entonces entendes que no busca un espejo para mostrarnos, sabes que juega con lo absurdo y desde el momento en que aparece un spinner ya no podes mas que sumergirte en la locura que te propone. Hace mucho que no veo una película de cine nacional que me saque una carcajada por más trillado que pueda ser un gag, las escenas de las batallas están re bien logradas (los enfrentamientos con espadas son muy buenos, bien de una peli de aventuras ) y es cierto lo que decís en cuanto a Los temas de croma o vfx pero la historia te los hace pasar por alto. Si no somos capaces de dar esos permisos a la hs de los que vienen a innovar con estos relatos y esperamos totodavía o creemos que el cine debe ser una expresión artística sólo para pocos… estamos complicados. La historia y el guión están buenas y eso te ayuda a dejar pasar por alto algunas cosas, si el guión fuese malo no hay esfuerzo de producción (y post) que te lo remen

  2. luchi dice:

    Todo es cuestión de lavar , cero gracia espantosa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Google+0Pin on Pinterest0
tlc-300

© A SALA LLENA.