25.03.20
Cine _ Estrenos

Crítica: Spenser Confidential (Netflix), por José Tripodero

Peter & Mark 

En 1998 se estrenó la primera película de Peter Berg, Malos Pensamientos (Very Bad Things), una comedia muy negra de personajes que cubren un desastre con otro más grande y otro más grande, así hasta el súmmum del verosímil, el resultado es una película políticamente incorrecta que hoy no tendría un espacio, mucho menos en salas de cine. El comienzo promisorio de esta carrera hacía pensar que estábamos en presencia de un director que, más allá de los gustos, podía salirse del promedio de la industria con sus temáticas. Bueno, no pasó. Su carrera paralela como actor, por ejemplo en películas de Michael Mann (de hecho el director de Fuego contra fuego le produjo Hancock) parecía ser su escuela de cine no formal para nutrir su prometedora destreza apreciada en su ópera prima. Bueno, tampoco pasó.  Lo que sí sucedió fue que Peter Berg se convirtió en un director más de la góndola de Hollywood, sin matices ni particularidades en sus formas, mucho menos en los temas elegidos. Así le sentó bien el patriotismo profundo, agudizado por su sociedad con Mark Whalberg, con quien ha hecho varias películas en los últimos años. 

La producción de Netflix para esta nueva incursión de la dupla director y actor tiene un anclaje en una serie de novelas escritas por Ace Atkins y Robert B. Parker, que ya tuvo transposiciones televisivas en los 80. El protagonista es un ex policía de Boston llamado Spenser, quien luego de cumplir una corta sentencia interrumpe su plan de mudarse a la otra punta del país para desbaratar una banda de policías corruptos y un cártel mexicano con intenciones de afincarse en la ciudad. Hay peripecias varias, situaciones de testosterona para el lucimiento de Wahlberg, un par de ayudantes que apuntalan al protagonista y hasta un personaje femenino quien parece hacer stand up con cada intervención, por tal motivo no es raro que hayan elegido a Iliza Shlesinger, una comediante tan graciosa como la peste negra. Es muy tentador atribuirle los aciertos del guión a Brian Helgeland, el mismo de Los Ángeles al desnudo (1997) y Revancha (1998), entre otras, y endilgarle todos los mamarrachos narrativos al ignoto Sean O’Keefe, casi sin antecedentes más que haber sido productor de El enviado (2004), una de niños satánicos que no recuerda nadie. Más allá de este desbalance en los textos, Berg tiene a su servicio una historia bien simple, contada mil veces y rodeada de un elenco aceptable; el que falla es el director de Batalla naval (2012): su labor parece descansar en la narración sin ofrecer una mínima particularidad. Sin contar a Martin Scorsese, todos los directores que hacen películas para el servicio de streaming más famoso caen en el tratamiento estético televisivo que ya resulta demodé. En Spenser: Confidential no estamos en presencia de un autor destacado por tener un vuelo visual descollante. La estrategia fotográfica es la de una película pensada para pantalla cuadrada que avanza como si fuera un capítulo de La ley y el orden. 

Spenser: Confidential es monótona en lo narrativo y limitada en lo cinematográfico pero lo más imperdonable es la pereza que exhibe, como si contar una historia de género fuera suficiente para seducir al espectador, y para peor a uno que accede a este servicio de streaming. Películas de un corte similar, tanto en lo temático como en el orden de la configuración fílmica y de mucho mejor factura como Jack Reacher (2014), se ofrecen en el catalogo de la N roja. Por supuesto, resultan una mejor opción que la nueva de Peter Berg. 

 

 

© José Tripodero, 2020 | @jtripodero

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

(Estados Unidos, 2020)

Dirección: Peter Berg. Guion: Sean O’Keefe, Brian Helgeland. Elenco: Mark Whalberg, Winston Duke, Iliza Shlesinger, Alan Arkin, Bokeem Woodbine. Producción: Mark Wahlberg, Peter Berg, Neal H. Moritz. Duración: 111 minutos. 

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.