29.01.20
Cine _ Estrenos

Crítica: Uncut Gems (Netflix), por Aldo Montaño

Joshua y Benjamin Safdie volvieron a hacer la misma película y eso es una buena noticia. Volvieron a meterse con la historia de un adicto al derrape, de alguien que no puede parar de descarrilar y que es incapaz de rescatarse a sí mismo. Así era el padre divorciado de Daddy Longlegs; la homeless drogadicta que no podía despegarse de una relación tóxica en Heaven Knows What; el ladrón inquieto de Good Times; y así también es Howard Ratner, el joyero interpretado por Adam Sandler que protagoniza Uncut Gems. Ratner tiene una joyería en New York y consigue un ópalo, una roca con piedras preciosas incrustadas con la que sueña hacer el gran negocio de su vida. Él tiene varios asuntos por resolver, asuntos que van apareciendo desperdigados por la superficie de la película como si fueran los diamantes de ese ópalo. Por acá un matrimonio muerto, por allá una amante tan sexy como problemática, por este lado su impulso irrefrenable por tomar malas decisiones y por este otro todas las personas que lo persiguen para que pague lo que debe.

El ritmo de Uncut Gems me hace acordar al video de Come Into My World, la canción de Kylie Minogue dirigida por Michel Gondry. Hay algo ahí que tiene que ver con un clima envolvente, como un espiral en el que las cosas se van acumulando y complicando en cada vuelta. De la misma manera, el joyero interpretado por Sandler se desliza por un vicio circular en el que los problemas se arrastran uno tras otro haciendo cada vez más pesada y bizarra su carga.

Los hermanos Safdie muestran todo con sus herramientas de siempre: los planos cerrados en secuencias inquietas donde la cámara nunca se detiene por mucho tiempo en nada. Entre eso, el juego con los espacios y la superposición de diálogos y situaciones, transmiten un clima de urgencia y ansiedad, como la desesperación ante una alarma que no para de sonar. Su cine es urbano, de la ciudad, de New York. Está encerrado entre edificios y antes que levantar la cabeza para hacer un paneo turístico prefiere meterse en sus bajos fondos, mostrar los secretos que esconde.

Lo que le termina de dar el toque autoral a las películas de los Safdie está en los colores y la música. Su fascinación con los colores va desde el uso de tonos fluo en la iluminación de un boliche hasta en las luces de un patrullero, siempre se trata de colores resplandecientes, de destellos que rompen con la monotonía visual de la vida cotidiana. Lo que pasa con la música es que transforma todo en una pista de baile futurista. Si el sonido de Good Times se definía por tener un groove progresivo, el de Uncut Gems busca crear atmósferas, es menos estridente pero igual de efectivo. Así, los Safdie aumentan la tensión y crean suspenso, un suspenso eléctrico que nos avisa que algo va salir mal. Igual a las tiendas de los shoppings, los Safdie ponen música potente para confundirte y que te cueste pensar, y de esa manera te ponen en la piel del protagonista que en un momento solo puede avanzar y tomar decisiones siguiendo sus impulsos, sin tiempo de razonar, como un basquetbolista que recibe la pelota de frente al aro mientras el reloj juega en su contra.

No se puede hablar de Uncut Gems sin hablar de Adam Sandler. Él está muy bien y eso le sorprende a mucha gente. Todos sabemos que hizo películas muy malas pero me cuesta entender a los que no lo quieren, siento que hablamos idiomas diferentes, o peor, que vivimos en galaxias muy lejanas. Sandler es un gran actor. La película obvia para ejemplificar esto es Embriagado de amor, pero también están El cantante de bodas, 50 primeras citas, Zohan, The Meyerowitz Stories, Un papá genial, Luna de miel en familia, Hazme reír. Su actuación en Uncut Gems es sobria, no necesita caricaturizar a su personaje para destacarse y que la película gire a su alrededor. Creo que lo que más me interpela de Sandler es ver el dolor y el cansancio en su cara de niño. Cuando lo miro en entrevistas con ojeras, pantalones anchos y camisetas de beisbol intentando ser gracioso no puedo dejar de ver su incomodidad y sus ganas de volver a casa. Así lo siento en todas esas comedias malas que estuvo haciendo últimamente: como alguien cansado de llevar un disfraz viejo. Por eso no me extraña que tenga grandes actuaciones cuando le dan papeles diferentes a lo que se espera de él, y eso es exactamente lo que pasa en Uncut Gems.

 

 

© Aldo Montaño, 2020 | @aldomontagno

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

(Estados Unidos, 2019)

Dirección: Josh y Benny Safdie. Guion: Josh Safdie, Benny Safdie, Ronald Bronstein. Elenco: Adam Sandler, Tilda Swinton, Natasha Lyonne, Jennifer Sacks. Producción: Sebastian Bear-McClard, Oscar Boyson, Eli Bush, Scott Rudin. Duración: 135 minutos.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.