KIKI_34
Cine _ Más Estrenos

El Amor se Hace (Kiki: El Amor se Hace)

(España, 2016)

Guion y dirección: Paco León. Elenco: Paco León, Candela Peña, Alex García, Natalia de Molina, Belén Cuesta, Luis Callejo, Luis Bermejo, Alexandra Jiménez, David Mora, Ana Katz. Producción: Álvaro Augustin. Distribuidora: Late. Duración: 102 minutos.

El Amor se Hace (Kiki: El Amor se Hace, 2016) es una remake del film Australiano de 2014 llamado The Little Death. Muchas veces las remakes afrontan la problemática de no poder emular a su predecesora, y salvando un par de ejemplos, quedan en el olvido. La idea de “reinventar”, “rehacer” o “redescubrir” una obra no es más que la imposibilidad de afrontar que ciertos films existen gracias a demandas circunstanciales de la época. Es decir, si tomamos como ejemplo una película oscura y nihilista como Pecados Capitales (Se7en, 1995), de David Fincher, creada en los convulsionados ‘90, e intentáramos imaginarla en el presente sería casi imposible. En estos tiempos de dictadura políticamente correcta y buenismo progresista no hay lugar para un film de ese calibre. Por eso son pocas las remakes que logran transmitir al menos el espíritu de las versiones originales, pues muchas guardan una intertextualidad casi imposible de recrear, un simbolismo que se pierde en los lujos de la puesta en escena y por eso el peso que arrastra con ella desaparece. Por suerte El Amor se Hace es una sorpresa.: una película amable, entretenida, muy disfrutable. Entiende la tradición de la comedia española y hace gala de las formalidades narrativas en base a diálogos exquisitos por momentos y referencias a otras películas de corte comedia-sexual, si es que ese subgénero existe.

El Amor se Hace es una película coral, cuyo nervio narrativo se centra en las extrañas inclinaciones sexuales de sus protagonistas. Varias historias tejen otra historia pequeña pero no por ello poco interesante. Esa “otra “historia es la que une las aristas y convergen así los personajes llevados por pulsiones sexuales en plano freaky. Acá lo que importa son los diálogos y situaciones, que encuentran un timing perfecto también por obra de los protagonistas, y cuyo casting es un gran acierto: un cirujano que padece somnofilia, una pareja que disfruta del poliamor, una mujer dacrifílica busca que su pareja llore para poder así sentir placer, y un largo etc. El film no cae en moralinas innecesarias, ni en conservadurismos engañosos. Acá la sexualidad goza de una libertad enorme, sin la mínima intención de juzgar a sus personajes y llevándolos, ya en el final (alerta de spoiler) hacia una fiesta carnavalesca donde todos encuentran su lugar en el mundo. Ese tramo final es la secuencia más significativa de todas: la que invita a la irresponsabilidad absoluta, a soltarse, a la fiesta, al carnaval. En Noche de Brujas (Halloween, 1978), John Carpenter utilizó la idea de que el caos total surge a partir de una fiesta “carnavalesca”; ese mismo mundo, aunque contrapuesto, es el que al final de El Amor se Hace o el de Slumdog Millionaire: ¿Quién quiere ser Millonario? (Slumdog Millionaire, 2008), de Danny Boyle, nosotros queremos ser parte: un mundo donde solo importa la diversión perenne. Si bien hay mucho de A Dirty Shame (2004), y algo, por qué no, de aquella joyita llamada Shortbus (2006), la diferencia con estas dos últimas citadas es que el ritmo y los diálogos superan con creces a la de John Waters y no cae en alegorías mágicas y torpes como la de John Cameron Mitchell (aun cuando Shortbus es una muy buena película). Durante la secuencia inicial, donde se ve a una de las parejas protagonistas teniendo sexo, se superponen escenas de animales apareándose, en un uso del montaje inteligente y pícaro. Esa secuencia toma como analogía la libertad que la naturaleza despliega como principio de simetría en relación al final. Como comedia, hablando del género en particular, sobresale con creces porque se disfruta de manera amena, vinculando la génesis sexual con la experiencia al ojo por parte del espectador. En el film no hay melancolías básicas de manual, pero sí un costado sentimental que no deja lugar al cinismo rápido y si la película supera la forma terrenal es porque justamente la mayoría de los vínculos son afectivos. En ese sentido, El Amor se Hace es una película tierna: pasa del humor cínico al irónico mixturando su esencia lasciva con un romanticismo para nada pomposo. Mención aparte para Ana Katz, que se supera como actriz y logra acá una de sus mejores actuaciones sin desmerecer al resto del elenco.

calificacion_3

 

 

Daniel Núñez

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

COMPARTIR

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Google+0Pin on Pinterest0
Incaa-logo-banner-ASL
tlc-300

© A SALA LLENA.