08.11.16
Cine _ El Estreno de Semanas Anteriores

La Larga Noche de Francisco Sanctis, según Tomás Maito

El miedo como exponente narrativo

A lo largo de las últimas décadas, el cine argentino ha expuesto distintos tópicos y relatos de la última Dictadura Militar, la cuestión es que rara vez se han evitado los clichés y lugares comunes de una temática más que complicada pero a su vez necesaria. En esta oportunidad, con La Larga Noche de Francisco Sanctis (2016), Francisco Márquez y Andrea Testa construyen, a través de una libre interpretación de la novela de Humberto Costantini un film impecable y de las más lúcidas producciones argentinas de los últimos años.

La película, que narra el trayecto de Francisco Sanctis (enorme trabajo de Diego Velázquez), que siendo un padre de familia un tanto desinteresado de los turbios temas de aquella actualidad, se anima a escaparle a ese entorno cuando una vieja conocida le dice que ciertas personas corren riesgo y que él podría salvarlos al avisarles a tiempo de la situación.

Lo interesante de todo esto es cómo se construye cinematográficamente este proceso. El film, a pesar de tener una ideología bastante clara, no le escapa a la trama principal con elementos subrayados para remarcar su denuncia política, sino que reconstruye los hechos y la época en sí a través de las posibilidades que le da el cine, y sobre todo -a partir de esto- expone el miedo y la tensión de esos años a través del sonido, los silencios, el frenético montaje o la brillante reconstrucción geográfica de los días de la Dictadura Militar. Realmente se siente la época mediante la pantalla, con una Buenos Aires fría, callada y desierta entre calles oscuras. La película se narra a partir del miedo y de cómo éste se genera a través del cine para crear una sensación angustiante de esa realidad.

La Larga Noche de Francisco Sanctis es una obra distinta, de esas que no dan respiro, de secuencias climáticas que adentran al espectador en la trama de una manera asfixiante entre una lucidez visual y planos largos y pausados pocas veces vistos en las películas de la temática en cuestión. El film no representa las típicas imágenes de los hechos que ya todos conocemos en relación a esa época histórica, sino que a través de los gestos de su protagonista y los distintos recursos cinematográficos genera una narración impecable con climas símiles de terror psicológico exponiendo tanto la valentía del personaje como a su vez el temor que se vivían en aquellos años.

calificacion_5

 

 

Tomás Maito | @tomasmaito

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.