15.11.17
Cine _ El Estreno de Semanas Anteriores

Liga de la Justicia, según Denise Pieniazek

Uno para todos y todos para uno

Por fin ha terminado la espera para los fanáticos de los cómics de DC. Ha llegado el inicio de una primera saga (no animada) de Liga de la Justicia (Justice League, 2017), por suerte un aguarde breve en comparación a cuando éramos chicos y teníamos que esperar meses o incluso un año hasta que películas taquilleras como esta se estrenaran en nuestro país, ahora los estrenos son prácticamente simultáneos.

Esta entrega de Liga de la Justicia inicia con un prólogo que retoma justo donde nos había dejado Batman Vs. Superman: El Origen de la Justicia (Batman Vs. Superman: Dawn of Justice, 2016), también dirigida por Zack Snyder al igual que El Hombre de Acero (Man of Steel, 2013). En un mundo con la ausencia de Superman, la violencia ha aumentado atrayendo así a otros males sobrehumanos, frente a los cuales un solo héroe ya no es suficiente por ende Batman, Wonder Woman, Flash, Aquaman y Cyborg deberán unirse.

Hagamos un breve repaso histórico de la historieta. La Liga de la Justicia aparece por primera vez en los comics de DC en 1960, y su equipo original estaba conformado por Superman, Batman, Flash, Wonder Woman, Linterna Verde y Detective Marciano. En el 2011 en una reescritura del comic, el equipo se conforma por los mismos integrantes mencionados anteriormente -a excepción de Detective Marciano- con la incorporación de Cyborg, que ya había aparecido en otras ediciones como colaborador de la Liga. A principios del 2016 el cambio editorial con DC: Renacimiento, propone una Liga integrada por Superman, Batman, Wonder Woman, Flash, Aquaman, Cyborg y dos nuevos Linterna Verde. En conclusión, la película retoma varias versiones del comic a lo largo de los años creando su propia interpretación.

Volviendo al filme, Liga de la Justicia logra unir con solidez y síntesis la trama individual de cada súper héroe en un gran entramado, en donde la historia previa de cada uno de ellos confluye en un mismo enemigo. En este caso, esto no era una tarea fácil ya que varios de estos personajes como Flash, Aquaman y Cyborg aún no tienen su película individual dentro de esta saga. Al respecto, Aquaman ya está en post-producción y se estrenará en el año próximo, y los largometrajes de Flash y Cyborg están anunciados para el 2020, al igual que la segunda entrega de Mujer Maravilla (Wonder Woman, 2017).  

Tras una hábil alternancia de la presentación de los héroes, si bien hay una unión general, por diversas similitudes podemos categorizar a algunos de ellos en dos grupos. Flash y Cyborg son los más jóvenes del grupo, ambos adolescentes en quienes se expresa de distintas formas el vínculo padre-hijo. Flash -al igual que los personajes de Marvel, sobre todo Spidey en Spider-Man: De Regreso a Casa (Spider-man: Homecoming, 2017)- y Quicksilver en X-Men: Días del Futuro Pasado (X-Men: Days of the Future Past, 2014)-, es el encargado de aportar comicidad a la trama, parece que en el universo cinematográfico de los comics los adolescentes funcionan como dispositivo cómico. Ambos jóvenes tienen particularidades debido a acontecimientos inesperados pero mientras que Flash está fascinado con ser un héroe, Cyborg por el contrario ve sus características más como defecto que como virtud, en su génesis, salvando la distancia, es una especie de Frankenstein posmoderno.  

La otra copla de súper héroes con similitudes está compuesta por Wonder Woman y Aquaman puesto que ambos poseen orígenes arcaicos y mitológicos vinculados a la antigua Grecia. La primera objeción que se desea destacar sobre la película está vinculada al tratamiento formal cosificador, sobre el personaje de la Mujer Maravilla, que no estaba presente en la versión de Patty Jenkins. Es notorio que a diferencia de Mujer Maravilla, este filme es dirigido por un hombre, ya que fastidian los planos con una altura baja de la cámara y donde la angulación es contrapicada cuyo único objetivo es focalizar sobre el trasero de la Mujer Maravilla interpretada por la actriz Gal Gadot.  

El punto débil más grande de dicho largometraje es común al universo del género del cómic, válido tanto para los filmes de DC como los de Marvel (a excepción de la que se considera siempre más profunda e inteligente que el resto, la saga de X-Men) es la paupérrima construcción del villano. Este género cinematográfico en auge que despliega un sinfín de spin-off suele recurrir de forma constante y poco original a villanos con fuerzas del inframundo de otros tiempos arcaicos u otros planetas que desean apoderarse del planeta tierra, transformándolo en un lugar oscuro para el hábitat de fuerzas malignas. Estas batallas suelen ser predecibles en sí mismas y en su desenlace, en la que es sabido siempre se requiere un equipo de superhéroes para derrotar al villano.  En conclusión, La Liga de la Justicia no es una excepción de ello sino su reiteración más reciente donde, al igual que en otras películas del género, la fuente de poder maligna también es acompañada o proviene de un elemento.

Por último, hay que reconocer que la película sabe alternar entre la emoción, la acción y la comedia –lo cual no es poca cosa- y que en definitiva entrega lo que se espera de ella que es entretenimiento y éste es superior a su precuela Batman Vs. Superman. Sin embargo, no aporta nada nuevo al universo del cómic en sí mismo, ni a la historia proveniente del cómic.

Por supuesto, deja las puertas abiertas para la continuidad de una saga que desea hacer competencia a los Avengers, desplegando un sinfín de películas corales e individuales de cada súper héroe. Atentos queridos espectadores hay dos extras en los créditos finales, uno al comienzo de ellos que funciona como gag de clausura y otro hacia el final de los mismos que da continuidad a una próxima entrega de Liga de la Justicia.

 

 

© Denise Pieniazek, 2017 | @DenisePieniazek

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Google+0Pin on Pinterest0

© A SALA LLENA.