17.10.19
¿Qué se puede ver en Qubit.tv? _ Columnas

¿Qué puede verse en Qubit.TV? (octubre), por Javier Porta Fouz

Volverte a ver

Al volverla a ver es cuando una película realmente se pone a prueba, se puede hacer fuerte o debilitarse. Hay una ansiedad distinta, una predisposición diferente. Las películas que permiten ser vueltas a ver y se sostienen son las de especial riqueza, lo sabía bien François Truffaut, que entendía con sabiduría que en esa segunda vez nuestra atención y tensión argumental se relajaban y podíamos percibir más, o al menos elementos de otros órdenes. 

Ver una película otra vez no es, claramente, “repetir la experiencia”. Momentos distintos, lugares distintos, proyecciones o lo que sea distintos, quizás distintas compañías o distintas soledades. Y nosotros somos distintos al ver por segunda o tercera u otra vez una película, por todo lo obvio que se pueda decir y además porque esa película ya nos modificó, hace poco o hace mucho.

Revisando el catálogo de Qubit me encontré con varias películas que me gustaría volver a ver. No, no Dunkerque. Sí me da intriga qué puede haber sucedido con Pecados capitales, o entre mí y Pecados capitales a todos estos años de no verla. La vi una vez en el Atlas Lavalle cuando se estrenó, y luego otra vez en el Atlas Lavalle a varias semanas del estreno, porque antes las películas duraban muchas semanas en cines grandes si eran exitosas.

Y también haría un triple programa con Krzysztof Kieslowski. La doble vida de Verónica la vi en la sala Leopoldo Lugones tiempo después de su elogiado estreno, y siempre estuvo entre las películas del polaco que menos me gustaron. Manierista y un tanto amanerada, como después lo sería Bleu, siempre me mantuve lejos de esas dos vidas. Pero quizás, quién te dice…

Las que siempre me parecieron las mejores de Kieslowski son las obligatorias. Lo de obligatorias es, claro, una especie de chiste: no me gusta ese término para hablar de películas, pero dado que son parte del decálogo, de los diez mandamientos hechos cine… El católico Kieslowski hizo sus mejores obras con No matarás y Una película de amor. O eso siempre pensé con convicción al ver, en VHS, esas películas.

Y ahora que anda por ahí la nueva Rambo, con Stallone y su cara pongamos que renovada, me gustaría animarme a volver a ver Halcón, que recuerdo haber visto en un cine grande, quizás el Gran Rex o el Libertador o algún otro de la Avenida Corrientes. O de Lavalle. Es una de las películas que más me cuesta recordar en qué cine la vi, cosa que no suele sucederme. Quizás sea por culpa de que las imágenes icónicas de Halcón, las de las pulseadas, fueron usadas hasta el hartazgo por algún programa de televisión posterior. O porque vi Halcón hace demasiado tiempo. Quizás en este caso un reencuentro no sería “volverla a ver” sino tratar de recuperar algo —quizás atávico— que quedó en alguna capa de la memoria.

¿Esto no era una columna de recomendaciones? Ah, sí, menos Dunkerque les recomiendo todas las que nombré (porque La doble vida de Verónica le gustaba a todos los demás en ese entonces, y porque Bleu fue un hito), y —ya que lo nombré— también les recomiendo que vean todo lo que haya de François Truffaut en QubitTV.

© Javier Porta Fouz, 2019 | @JavierPortaFouz

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.