20.05.17
Actores _ Dossier

Adiós a Powers Boothe

Leyenda de la pantalla chica y el cine de culto, Powers Boothe, actor de films dirigidos por cineastas como Walter Hill, Robert Rodríguez, John Boorman, Oliver Stone y John Milius, y protagonista esencial en producciones para la pantalla chica que forjaron el fenómeno de las series tal como las concebimos en la actualidad, murió el domingo pasado a los 68 años.

Especializado en villanos temibles, el actor texano falleció de causas naturales mientras dormía: su deceso fue radicalmente opuesto a las muertes violentas que en la ficción solían padecer casi todos sus personajes. Boothe no solo gano el premio Emmy al Mejor Actor por su formidable caracterización del infame reverendo Jim Jones en la miniserie de CBS La Tragedia de Guyana (Guyana Tragedy: The Story of Jim Jones, 1980), sino que además, a principios de los años ‘80 interpreto al detective Philip Marlowe en una de las primeras series realmente exitosas del canal HBO.

Primer miembro con estudios universitarios de una familia de humildes granjeros de Texas, Boothe era una promesa del futbol americano del circuito estudiantil, por lo que su decisión de dejar ese deporte para ser actor genero un notorio rechazo en su tierra. “Ganarme la vida reventando cráneos no era lo mío” afirmo años después, aunque su carrera siempre estuvo vinculada a personajes belicosos en películas de culto como los de Southern Comfort (1981) y Traición al Límites (Extreme Prejudice, 1987), ambas de Walter Hill, el depravado senador corrupto de las dos Sin City, de Robert Rodríguez, y el veterano de guerra que adoctrina a los jóvenes guerrilleros para que defiendan su patria de una invasión soviética en el clásico de política-ficción Amanecer Rojo (Red Dawn, 1984), de John Milius.

Casi irónicamente, luego de protagonizar esa emblemática película de la era Reagan, Powers Boothe protagonizo la primera copoducción ruso-estadounidense surgida de la perestroika. Es que nada menos que Yuri Ozerov, el director de la superproducción épica soviética La Batalla de Moscú (Bitva za Moscu, 1985), por culpa de la glasnot se quedo sin fondos en la mitad del ambicioso rodaje de Stalingrado (Stalingrad / Сталинград, 1990), por lo que eligió a Boothe para congraciarse con la Warner. Así fue como un texano interpreto al general ruso Vasily Chuikov. Oliver Stone también lo selecciono como otro personaje histórico, el Alexander Haigh de Nixon (1995), pero tal vez su papel más famoso fue el villano cruel y carismático de la exitosa serie Deadwood, que abrió la era de las series del cable y las plataformas de streaming.

Nada describe mejor a Boothe que su aparición en los Emmys por el rol de Jim Jones en La Tragedia de Guyana: en medio de una famosa huelga de los actores de TV, el desorientado joven texano rompió un piquete al mejor estilo cowboy para no perderse la ceremonia a la que estaba nominado. Al darse cuenta que era el único ganador presente para aceptar la estatuilla, solo atino a decir: “No sé si esto es lo más inteligente o lo mas idiota que habré hecho en mi vida”.

© Diego Curubeto

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.