09.01.19
Cine _ Dossier _ Películas

#ASLROCKY | Introducción | El héroe universal, por Aldo Montaño

EL HÉROE UNIVERSAL

En 1976, la mandíbula torcida de Stallone pasó a la historia lanzando el grito urgente de un boxeador ignoto que aprovechó su oportunidad de alcanzar el sueño americano y que se convirtió, con más corazón que odio, en una figura emblemática del deporte más cinematográfico de todos.

Suenan las trompetas y es imposible no pensar en Rocky atravesando Filadelfia, su Filadelfia. Corriendo con su jogging gris, gorro de lana y las Converse mientras tira golpes secos al aire bendecido por los suyos. Las secuencias de entrenamiento de esta saga, apoyadas en una banda de sonido fundamental para determinar la identidad emotiva del personaje, tienen un fuerte poder simbólico. En Rocky (1976) Balboa comienza su recorrido literalmente entre vías abandonadas y basura para finalizarlo celebrando en lo más alto. Rocky II (1979) lleva esa idea de superación más lejos cuando cientos de nenes y nenas salen detrás del boxeador para correr junto a él por calles adornadas con diferentes banderas de todo el mundo. En esa escena, Stallone de alguna manera invitó a toda una generación a que, al igual que Balboa, luche contra su destino y persiga sus sueños, volviendo a Rocky un héroe universal. Esa es quizás la marca definitiva que dejó Rocky y la razón por la que se mantuvo vigente en la estima del público durante más de cuarenta años.

Rocky es propiedad de Stallone, quien creó el personaje, escribió y dirigió la mayoría de las películas plasmando su visión acerca de la familia, la pertenencia al barrio y también de los Estados Unidos. Seguir la saga Rocky es acompañar el trayecto de la vida de un hombre: conocemos su origen desangelado, lo vemos coronarse campeón, formar una familia, perder a sus seres queridos y hasta representar a sus país en esa exaltación de la era Reagan que fue Rocky IV (1985) donde, por si quedaba alguna duda de la posición que tomaría la película, en la secuencia inicial de títulos un guante con los colores soviéticos estalla después de impactar contra otro que lleva los de Estados Unidos.

La vida es una sucesión de peleas que debemos enfrentar, esa es una de las grandes premisas de las Rocky. Stallone es consciente de que su valía está en lo clásico pero también sabe que todo tiene un final, por ese motivo a partir de Rocky V (1990) prevalece en los guiones la melancolía del campeón y el peso de un legado que, después del intento fallido de Tommy Gunn y con el hijo de Rocky descartado, solo Creed (Michael B. Jordan) pudo asumir. Por eso tanto en Rocky Balboa (2006) como en Creed (2015) Stallone se mantiene, al igual que el último Eastwood, como un viejo vaquero que sobrevive estoico tratando de entender y negociar las nuevas reglas de un mundo que alguna vez conquistó pero que ya no le pertenece.

 

© Aldo Montaño, 2019 | @aldomontagno

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 respuestas a “#ASLROCKY | Introducción | El héroe universal, por Aldo Montaño”

  1. El puma dice:

    Sublime. Rocky es una historia tan emotiva y llena de alma como emocinante . Mi saga favorita sin duda que me enseñó a valorar los logros y las dificultades de la vida.

  2. El puma dice:

    Increible. Mi saga preferida que me hizo aprender a valorar los logros y las dificultades de la vida. Nunca hay que rendirse.

  3. Cristian dice:

    Excelente!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.