25.02.13
Misceláneas

Conclusiones de otra noche cantada

alt

Y se fue nomás otra entrega de los premios de la Academia. Un noche que fue completamente cantada en muchos sentidos.

En primer lugar porque como bien anuncié en el último dossier que publiqué en este sitio, llega un punto en que es muy difícil encontrarse con sorpresas si uno sigue los resultados de las demás entregas de premios, especialmente de los gremios. Si bien este año había expectativa generada en el rubro mejor director, ante la exclusión de Ben Affleck en la terna, que venía ganando cada uno de los premios que se le cruzaban en el camino, la elección de Ang Lee por sobre Steven Spielberg no termina siendo tan sorprendente. Hace varios años que la Academia ningunea a Steven por mejores trabajos. De hecho, ninguna película del director, ganó algún Oscar desde Rescatando al Soldado Ryan en 1999, donde se alzó con la estatuilla al mejor director, rubro que tenía bastante comprado dicho año.

Sin embargo, más allá de la ausencia de sorpresas en los premios otorgados este año, fue una ceremonia demasiado cantada. O sea, cantó Seth MacFarlane al principio, cantó Catherine Zeta Jones como revancha a no haber podido cantar el mismo tema diez años atrás, cantó Jennifer Hudson para demostrar que tiene un cuerpo escultural y hasta cantó Russell Crowe (el momento de mayor vergüenza ajena de la noche) con el resto de los integrantes del elenco de Los Miserables.

En uno de los momentos más bochornosos de la noche, la entrega al rubro mejor canción, solo dos intérpretes salieron a cantar las canciones nominadas: Adele, que posiblemente estuvo más tiempo en pantalla que Seth MacFarlane y Norah Jones. Lo de Adele era demasiado cantado. Se la sacó del contexto de las nominadas, mientras que la pobre Norah Jones quedó desdibujada en el medio de las otras candidatas. Uno se pregunta porque teniendo a Jackman ahí mismo no podía cantar el tema “Suddenly” o porqué Scarlett Johansson no podía cantar el tema de Chasing Ice. La cuestión es que fue un momento “incómodo”. Y a eso le tenemos que sumar la presencia de dos artistas veteranas que a pesar de mantenerse hermosas físicamente hablando perdieron un poco sus notables voces a lo largo de los años: Shirley Bassey, que cantó en homenaje a los 50 años de James Bond en el cine, y Barbra Streisand que cerró el momento In Memoriam, en recuerdo del autor de la canción “The Way We Were”, de Marvin Hamlish, fallecido el año pasado.

Lo de James Bond fue completamente decepcionante. Uno esperaba un Oscar para Bárbara Broccoli y Michael Wilson, o la presencia de los seis actores que interpretaron a James Bond desde Dr. No. O sea, uno esperaba volver a ver a Sean Connery y Roger Moore al menos. Pero no, apareció Bassey, con menos voz que antes, entonando “Goldfinger”. Una lástima.

Pero vayamos por partes.

Seth MacFarlane cumplió, pero podría haber dado más. No fue lo políticamente incorrecto que se esperaba de él, a excepción de cuando Mark Wahlberg subió con Ted y cuando hizo la recreación de una escena de El Vuelo con medias. Tuvo sus momentos inspirados. También el chiste con Sally Field estuvo bien, y la aparición de William Shatner como Kirk no estuvo mal. Pero los que seguimos sus series, sabemos que da para más. Personalmente, sigo pensando, que Billy Crystal sigue siendo una mejor opción… Por lo menos hasta que puedan reanimar a Carson o Bob Hope.

Hubo pocas sorpresas con las elecciones de ganadores. En el rubro edición de sonido, fue inesperado que haya habido un empate. Hace mucho que no sucedía. La última vez había sido a mediados de los 90 con dos cortos. Acá fue con un rubro técnico. Al otorgarle un premio a Operación Skyfall, la película de Sam Mendes, se convierte en la primera de la saga en llevarse dos Oscars. Además que la canción de Adele es la primera en llevarse un premio también. Nunca una canción Bond ganó un Oscar, aunque varias habían sido nominadas.

Algunas “estrellas” sorprendieron por estar muy flacos o muy gordos o muy drogados. Alguien que me explique que le sucede a Reneé Zelwegger, por ejemplo. Que le pasa a Christopher Plummer – no fue divertido el chiste con los nazis y el Capitán Von Trapp – o que le dieron a Jack Nicholson.

Otorgarle el Oscar a Ang Lee fue innecesario. De hecho, darle cuatro premios a Una Aventura Extraordinaria es exageradísimo. Fue la más ganadora de la noche. Por encima de Los Miserables que se llevó tres.

No hubo sorpresas en las categorías guiones y actores. Y mientras que Jennifer Lawrence y Anne Hathaway merecen el cadalzo por sus patéticos discursos mal actuados, merece halagarse la elegancia de Christoph Waltz (el segundo más elegante para recibir un premio fue Michael Haneke, lo cuál habla muy bien de los germano – austríacos) y el mejor chiste lo hizo Daniel Day Lewis cuando nos hizo imaginar por un segundo como sería él interpretando a Margaret Thatcher y Meryl Streep a Abraham Lincoln. Estoy seguro que hubiesen sido muy convincentes ambos.

Valiente no fue una ganadora sorprendente. El premio parecía ir para Rich Moore – lo merecía Burton esta vez, y no lo quieren – pero Pixar volvió a dominar, y se llevó merecidamente, Disney, el premio al mejor corto animado, por el bellísimo trabajo Paperman.

Como era de preveer, edición de sonido (empató con Skyfall) fue el único premio para La Noche más Oscura, actriz para El Lado Luminoso de la Vida, Haneke se llevó el Oscar a película de Lengua Extranjera y Lincoln se llevó sorpresivamente el premio a la dirección de arte, que parecía destinado a Los Miserables.

Así como era anunciado desde que firmó el contrato que Day Lewis ganaría su tercer premio como actor protagónico – igualando a Jack Nicholson que tenía el record, con la diferencia que Day Lewis tiene tres protagónicos y Jack uno es como actor secundario – Anna Karenina parece haberse realizado solo para llevarse la estatuilla al mejor vestuario. De hecho pareciera que Keira Knightley determina que trabajo va a llevarse el reconocimiento del año, ya que la película de Joe Wrigth pasó casi inadvertida por las salas estadounidenses, con críticas muy flojas.

Con las manos vacías se fue previsiblemente El Hobbit y La Niña del Sur Salvaje que ya bastante con que estuvo nominada.

Quizás uno hubiese esperado que Argo se llevara un Oscar más, pero los tres que ganó eran más que obvios. Sino ganaba esos, no ganaba el final. Ya que como mejor director estaba inhabilitado. Como sea, Clooney, Affleck y Heslov tuvieron los reconocimientos que nunca tuvieron como actores. O sea, Clooney sí, pero Heslov nunca ganará un Oscar como actor, y Affleck parece que solo se lo lleva como productor o guionista (por En Busca del Destino con Matt Damon), pero se lo niega en lo suyo: como actor o director. Como dice mi amiga Laura Dariomerlo: es dificil ser Ben Affleck en Hollywood.

El final panfletario como Michelle Obama anunciando el premio fue realmente un momento patético. Ninguna primera dama podría caer tan bajo para hacer eso. Quizás alguna presidenta sí – que le guste destacarse y pertenezca a un país tercermundista – pero una primera dama estadounidense… un momento totalmente fuera de lugar que explica la ausencia de La Noche más Oscura en los rubros importantes.

Aún cuando la repartición de la mayoría de los premios fue más justa que el año anterior en que se premió absurda e inmerecidamente a El Artista, esta entrega fue bastante desprolija, extensa, monótona y nuevamente previsible. Hasta que no traigan a Woody Allen o Ricky Gervais – otorgándole libertad total – para animar la ceremonia vamos a tener que seguir sufriendo nuevas y decepcionantes noches cantadas.

Todos los Ganadores

Película: Argo. Grant Heslov, Ben Affleck y George Clooney

Dirección: Una aventura extraordinaria – Ang Lee

Actor Protagónico: Daniel Day-Lewis en Lincoln

Actriz Protagónica: Jennifer Lawrence en El lado luminoso de la vida

Actor de Reparto: Christoph Waltz en Django sin cadenas

Actriz de Reparto: Anne Hathaway en Los miserables

Película Lengua Extranjera: Amour – Michael Haneke (Austria)

Película Animada: Valiente, Mark Andrews y Brenda Chapman

Guión Original: Django sin cadenas – Quentin Tarantino

Guión Adaptado: Argo – Chris Terrio

Fotografía: Una aventura extraordinaria – Claudio Miranda

Edición: Argo – William Goldenberg

Vestuario: Anna Karenina – Jacqueline Durran

Maquillaje y Peinado: Los miserables – Lisa Westcott y Julie Dartnell

Banda Sonora: Una aventura extraordinaria – Mychael Danna

Canción Original: Skyfall, de Operación Skyfall. Música y letra: Adele Adkins y Paul Epworth

Dirección de Arte: Lincoln – Rick Carter y Jim Erickson

Edición De Sonido: Operación Skyfall – Per Hallberg y Karen Baker Landers y La noche más oscura – Paul N. J. Ottosson

Mezcla de Sonido: Los miserables – Andy Nelson, Mark Paterson y Simon Hayes

Efectos Visuales: Una aventura extraordinaria – Bill Westenhofer, Guillaume Rocheron, Erik-Jan De Boer y Donald R. Elliott

Documental: Searching for Sugar Man Malik Bendjelloul, Simon Chinn

Corto Documental: Inocente – Sean Fine, Andrea Nix Fine

Corto Animado: Paperman – John Kahrs

Corto Ficción: Curfew – Shawn Christensen

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.