11.01.12
Misceláneas

Temporada de Premios: Comenzaron las Apuestas

alt

Faltan apenas 4 días para la entrega de los Globos de Oro, y nuevamente en Hollywood empezó la carrera por el Oscar.

Esta carrera, en realidad es un motivador para que los cinéfilos adictos al juego, comiencen con sus apuestas acerca de los posibles nominados para los premios de la Academia de este año.

Los Globos de Oro son históricamente una forma de preveer cuáles podría ser los posibles nombres que van a integrar la alfombra roja el próximo 26 de febrero. Pero lo cierto es que en los últimos años, se ha incrementado la brecha de diferencia entre la películas nominadas a los Globos de Oro y las del Oscar.

La diferencia mayor se debe a que las personas que votan para ambos premios son diferentes. Mientras que en la primera vota la prensa internacional, la segunda es votada por todos los miembros de los sindicatos de artistas, que además votan en su propia entrega de premios.

Es por eso, que generalmente hay mayores coincidencias entre los ganadores de los sindicatos con los de los premios de la Academia que con los de la prensa.

Sin embargo, también hay que tener en cuenta otras distinciones como la del National Board Review, los Independent Spirit Awards (dedicado al cine independiente) y el Critic’s Choice Awards. Incluso el BAFTA (el Oscar británico) sirve de referencia a la ahora de apostar por los Oscars.

El Año de la Nostalgia

Según lo que marca la tendencia de este año y las elecciones de críticos, cinéfilos y la industria, la película que sorpresivamente integra todos los rankings, más allá de alguna que otra crítica negativa y no tener una óptima recepción del público, es El Artista.

La película del francés Michel Hazavinicius participó de la última edición del Festival de Cine de Cannes, donde dio una impresión ambigua en la prensa internacional. Se trata de un film francés cuya acción transcurre en Hollywood en 1927. El protagonista de la historia es un astro del cine mudo que con la llegada del cine sonoro, se ve prontamente olvidado por la industria. Lo novedoso de la película es que es un homenaje en todo sentido al cine mudo. La película solamente tiene música incidental e intertítulos, además de estar filmada en blanco y negro y contar con una meticulosa puesta en escena que remite a los films de los años ’20. Esta declaración de amor al cine de oro de Hollywood tuvo una gran recepción par parte de los cinéfilos, pero cierto sector de la crítica, no puede dejar de admitir, la simplicidad del film. El protagonista es el francés Jean Dujardín que se llevó el premio al mejor actor en Cannes. Lo acompaña la argentina Berenice Bejo, esposa del director. Ambos son favoritos a la hora de las nominaciones. Es un caso bastante inusual que un film francés tenga tantas fichas en la industria de Hollywood. No sucedía lo mismo desde el año 2000 con El Tigre y el Dragón, de Ang Lee.

Por otro lado, el último film de Martin Scorsese, La Invención de Hugo Cabret, que también homenajea a los inicios del cine, es uno de los favoritos. Viene de ganar los principales premios del National Board Review.

Indiscutible parece ser la participación de Los Descendientes, nuevo film de Alexander Payne (Entrecopas) con George Clooney. Nuevamente Payne se ha convertido en un nombre elogiado dentro del cine independiente e industrial. Sus comedias dramáticas marcan tendencia, y Clooney, al igual que la joven Shailene Woodley también podrían recibir sendas nominaciones como actor y actriz de reparto.

Hablando de Clooney, fue sorpresiva la inclusión dentro de los Globos de Oro, de su film escrito, dirigido, producido y protagonizado, Secretos de Estado. El mismo tuvo buena recepción, pero nunca pareció tener oportunidad dentro de las grandes ligas. Esto se relaciona a que la figura de Clooney es demasiado atractiva para la prensa extranjera. Sin embargo, no cuenta con demasiada participación en los premios de los sindicatos.

Además de Clooney, otros tres intérpretes han tenido un año importante en lo cinematográfico: el alemán Michael Fassbender que podría aspirar a una nominación por Shame, película de Steve Mc Queen, que ha tenido numerosos reconocimientos en festivales, pero ha perdido participación en los premios de los sindicatos; el canadiense Ryan Gosling, que fue nominado a los Globos por Secretos… y Loco, Estúpido Amor (en la categoría actor de comedia), pero en los Critic’s Choice fue nominado por Drive, el film de acción de culto de Nicolas Winding Refn. Su director se llevó sorpresivamente el premio a mejor director en Cannes, y en los últimos días ha crecido el entusiasmo por dicha obra.

El que viene en baja es otro actor que tuvo una gran año. El amigo de Clooney, Brad Pitt. Sus dos interpretaciones en El Árbol de la Vida y El Juego de la Fortuna son notables, marcando diferencia con actuaciones que hizo en el pasado. Pero más allá de los elogios, ambos films empezaron a estar olvidados. A pesar de ganar la Palma de Oro en Cannes, la quinta obra de Terrence Malick no encuentra en su propio país, un público ideal. Se trata de un film casi experimental en diversos niveles, muy personal, místico. Mucha gente no lo ha comprendido. Esto juega en contra en los votantes más conservadores. Solamente la fotografía de Emmanuel Lubezki parece tener una nominación asegurada. Por otro lado, el film de baseball es la típica obra que no puede quedar afuera de ninguna lista, pero al mismo tiempo, no tiene suficientemente interesante para ganar algún premio. Contradicciones.

Durante muchos años, los films épicos eran fichas puestas para todos los premios. En los últimos años, las grandes batallas, los grandes escenarios han extasiado al público. La gente no quiere ver más guerras. Se han cansado de ver batallas y muerte en la pantalla grande, incluso cuando vienen de la mano de Steven Spielberg. Por eso, es que un film como Caballo de Guerra, ha quedado un poco relegado. Pocos dudan de la capacidad de Spielberg para narrar este tipo de historias, pero se está haciendo una campaña en contra de estos films. No puede ser casualidad que obras que celebran la historia del cine como Hugo, El Artista o la última creación de Woody Allen, Medianoche en París, que ha empezado una interesante suma de nominaciones entre los gremios de escritores, directores, actores y guionistas  e incluso de los Globos de Oro, sean obras que remarcan el lugar de la nostalgia.  Parece que todos admitieran que el cine se está muriendo, y por lo tanto reviven el pasado.

Solamente recordemos que Medianoche trata el viaje en el tiempo de un escritor que se encuentra con Hemingway o Scott Fitzgerarld, en Hugo, el protagonista se encuentra con el mago George Melies. El Artista habla de la edad de oro de los grandes estudios. El Árbol de la Vida, supuestamente retrata la infancia del director. Caballo de Guerra parece revivir los films de John Ford.  ¿Tendencia o verdadera preocupación sobre el futuro del séptimo arte?

Pero no todos tiene esta visión. David Fincher el año pasado fue favorito por un film que hablaba de un tema contemporáneo: Red Social. Sino ganó el premio mayor es porque la mayoría de los votantes son personas bastante entradas en edad, que no tienen idea que es el Facebook, y prefirieron la convencional historia de una película que defiende la posición de la monarquía como es El Discurso del Rey (obra nostálgica). Pero este año Fincher, empezó a ganar terreno nuevamente con una historia que combina el thriller tecnológico con el de los asesinos a serie, que tan bien supo hacer en el pasado con Pecados Capitales y Zodíaco. Con La Chica del Dragón Tatuado, el director demuestra como su gran capacidad narrativa e inteligencia audiovisual llevan adelante la mediocridad de una novela convencional, que en su propio país fue adaptada convencionalmente. Fincher piensa que el cine tiene futuro.

Por último, no puede faltar la película soul food del año, aquella que deja contento a los sectores más conservadores con un discurso amigable, obvio, moralista y con una peligrosa doble lectura. Historias Cruzadas, del ignoto Tate Taylor va ganando posiciones por ser la típica historia didáctica que busca la emoción fácil. Hace dos años, fue Un Sueño Posible, de John Lee Hancock con una sobreactuada Sandra Bullock. Este año, el film edulcorado es esta obvio metáfora del racismo que apela a todos los lugares comunes para contar algo que no tiene impronta crítica ni política de verdad, sino que acude al discurso: “los blancos también nos equivocamos”.

Los que vienen atrás

De esta forma se completa la nómina de posibles candidatos de este año, que deja afuera obras que en algún momento parecían tener oportunidad como las últimas de Stephen Daldry (la golpe bajista Tan Fuerte y Tan Cerca), Jason Reitman (Jóvenes Adultos) o Clint Eastwood (J. Edgar). Todas ellas parece que pueden tener oportunidades en rubros interpretativos o técnicos, pero no en los relacionados con mejor película. Aunque como siempre, puede haber sorpresas. Se espera en este sentido que la que dé el batacazo sea Guerra de Novias, la comedia de Paul Feig escrita por Kristin Wigg, que más allá del éxito de público y críticas, ganó gran simpatía. Ahora lo que me pregunto es esto. En esta misma tendencia de obras de género que no suelen ser nominadas, Misión Imposible 4 ha tenido excelentes críticas. ¿Por qué no puede ser nominada entonces? ¿Qué hace a esta banal comedia de humor lascivo por momentos ser, tan receptiva de honores y a un film de acción bien hecho, inteligente, que tuvo incluso más críticas positivas que la mayoría de los films nominados más arriba ser tan despreciado a la hora de recibir premios? Es acaso el hecho de pertenecer a una franquicia. Con esto no digo que Misión Imposible sea el mejor film del año, pero creo que otras obras son sobrevaloradas por una cuestión temática, pero en realidad son bastante superficiales, y otros que tienen mayor intelectualidad cinematográfica siguen siendo subvalorados.

El rubro animación, por su lado tuvo un año negro. Tras darle la espalda a Cars 2 no hay una favorita que pueda ganar este año, como fueron los años anteriores Wall E, Up y Toy Story 3. Todo parece indicar que el western de Gore Verbinsky, Rango y la traducción cinematográfica de Steven Spielberg de Tintin (otra oda a la nostalgia) van a tener la principal competencia de este año. Los tradicionales animadores de Dreamworks o Pixar no hicieron suficientes méritos para competir con dos directores amantes del género de aventura, en donde la animación les permitió no tener límites en la producción y el rodaje de sus potentes imaginaciones. El mano a mano es justificado y ambas obras son prodigiosas. Pero yo sigo sosteniendo que Cars 2 es una obra mucho más trabajada desde los visual y narrativo, y mucho más arriesgada.

Para cerrar solo una simple reflexión en el terreno interpretativo. Este año parece que se le va a dar más importancia a la creación del personaje que a la representación de uno real. Lo podrían confirmar los trabajos de Fassbender, Dujardin, Clooney o Gosling. En lo femenino, sí pareciera que la fichas van a que actriz hace un retrato más fiel de un personaje real: Michelle Williams como Marilyn Monroe, Meryl Streep como Margaret Thatcher o Glenn Close (regresó a la lista de favoritas tras casi 25 años de ausencia) como Albert Nobbs, una empleada doméstica del Siglo XIX que para conservar su empleo se hace pasar por hombre. Más allá de los reconocimientos para Close y su partener, Janet Mc Teer, el film de Rodrigo García (el primero de García en estar en una lista de posibles candidatas) tuvo muy fría recepción de críticas, y eso juega en contra a la hora de apostar por Close.

En el rubro intérpretes de reparto, hay un interesante enfrentamiento de veteranos actores como Christopher Plummer, Nick Nolte, Kenneth Branagh (por interpretar a Laurence Olivier) y Albert Brooks. Aunque se podrían colar Jonah Hill, Viggo Mortensen (por hacer de Freud en la obra de Cronemberg, otra que era favorita y pasó a ser olvidada) y Andy Serkis (por fin) por interpretar a un personaje animado por caption motion en El Planeta de los Simios (en mi opinión habría que darle un Oscar especial, su trabajo en Tintin es notable también).

En cambio, entre las actrices, todo parece apuntar a la juventud. Jessica Chastain puede conseguir nominaciones por una de las 5 películas que estrenó en el año (Historias, Coriolanus, Take Shelter, El Árbol o La Deuda), las actrices de Historias, Viola Davis y Octavia Spencer también están entre las favoritas junto a Woodley, Mc Teer y Bejo, mencionadas más arriba o Melissa Mc Carthy, la sorpresa de Guerra de Novias.

Siempre hay lugar para sorpresas. Películas como Ganar, Ganar, de Tom Mc Carthy suma reconocimientos, 50/50, Take Shelter, Un Dios Salvaje de Polanski, El Topo (con un destacado y favorito Gary Oldman) o incluso Super 8 de J.J. Abrams, pueden llegar a colarse en algún rubro importante.

El 24 de Enero estaremos confirmando las expectativas cuando se lean las nominaciones de este año de la ceremonia que nuevamente será conducida por Billy Cristal, tras la partida de Eddie Murphy como maestro de ceremonias y de Brett Ratner como productor artístico.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Google+0Pin on Pinterest0

© A SALA LLENA.