19.02.12
Directores _ Dossier

Sergio Leone, Imperdible Retrospectiva

alt

Hace unos días, recibí una de las mejores noticias del verano. Se realizaría un ciclo dedicado a Sergio Leone en la Sala Lugones del Teatro San Martín, aprovechando el lanzamiento de todo su obra en Blu Ray.

En realidad poco me importa, donde o como. Lo importante es poder apreciar la belleza, poética, el arte maravilloso, épico de Sergio Leone, en una sala cinematográfica, en pantalla gigante.

Y si bien es cierto, que la Trilogía del Dólar (o del rubio), se ha emitido varias veces en cable, es diferente la sensación que genera verlo en formato pantalla panorámica o widescreen.

Es que Leone pensaba el cine para que un personaje atravesara la pantalla en todas las formas posibles. De un extremo al otro, o desde el punto de fuga hasta quedar en primerísimo primer plano. Así también era de violento. Podemos pasar de ver el horizonte, el desierto en forma nítida, y de repente, sin cortar, aparece un personaje de costado, y solamente vemos sus increíbles ojos turqueza, sus cicatrices, sus nítidas quemaduras faciales producidas por estar expuesto al Sol. Este es el nivel de detalle que manejaba Sergio Leone.

Nacido el 3 de Enero de 1929, en Roma, Lazio, Italia, Leone era hijo de Roberto Riberti, uno de los pioneros del cine y la actriz Bice Valerian. Desde adolescente estuvo metido en la industria y fue asistente de dirección de las grandes obras épicas, bíblicas y las famosas poplum, que Hollywood iba a filmar a Cinecitá para ahorrar dinero, y aprovechar los paisajes italianos, y a la vez los desiertos españoles.

Así fue, como Leone se fue ganando contactos y amigos dentro de la industria, demostrando un enorme talento para filmar secuencias de acción en las segundas unidades. Fue en 1959, a los 30 años, que ganó el prestigio definitivo al dirigir la famosa carrera de carros romanos en el climax de Ben Hur (acaso la mejor secuencia del film). Un año después empezaría a preparar su primer film, un poplum llamado El Coloso de Rodas, una gran aventura, en donde todavía está demasiado atado a los contratos del sistema de estudios y no puede imponer su estilización visual, aunque sí, un tempo narrativo que marcaría toda su filmografía.

A partir de 1962, Leone se aseguraría a partir de su segundo film de dejar una marca en la historia del cine, e inauguraría un género, el Spaguetti Western, gracias a Por un Puñado de Dólares. El éxito de este violento exponente del género más clásico estadounidense, estaría regido no solo por lo viceralmente gráfico que es Leone, sino por la forma en que rompe con la figura del vaquero. El héroe no es un sheriff ni un hacendado o arriero, sino un mercenario, un marginal, un vagabundo que no tiene nombre ni moral. Salva un pueblo para obtener dinero y hacer justicia a su forma. Inspirado en Yojimbo de Akira Kurosawa, Leone, crea un universo casi apocalíptico, con personajes feos, sucios y malos. El romance es trágico, las intenciones, grotescas.

Los westerns de Leone, que más que obras de aventuras son lecciones de historia, muestran el oeste norteamericano, con la frontera mexicana como una zona en pie de guerra (El Bueno, el Malo y el Feo), donde a medida que el progreso y la industria ferroviaria avanza (Érase una Vez en el Oeste), los personajes se sacan los ojos en pos de vengarse o hacer justicia poética.

Los héroes son una extensión revolucionaria del idealismo de su director. En Por un Puñado de Dinamita (también conocida como Agáchate, Tonto o Los Héroes de Mesa Verde), un grupo de asaltantes se convierten en incentivadores de la revolución mexicana, y de hecho, Leone se arriesga a poner una cita de Mao al inicio del film. Los protagonistas son un reflejo del mundo en el que están viviendo. Podemos ver como la revolución cubana o el Mayo francés están presentes en los westerns del director italiano.

A medida que avanzaba, Leone, iba mejorando, puliendo su estética. El cruce de miradas, la expresividad de los rostros, aprovechar los ojos de Eastwood, Fonda o Bronson. Leone se tomaba su tiempo, podía realentar tiroteos o acelerarlos en función de un efecto emocional. Generar tensión a través de la expectativa de lo indeclinable. Morir en una película de Leone, es algo de lo que todos son concientes. El verdugo, el tonto y el rey, todos se mezclan como si fuera un relato medieval, y las tres son figuras frágiles, mortales.

Solamente, el pistolera, un caballero que ha sufrido y caminado demasiado, que no se queda con la chica, sino sigue su camino hasta el final de los tiempos, en la piel del rubio (Eastwood) o Armónica (Bronson) permanecen intactos.

Apoyado en la fotografía del mítico Tonino Delli Colli y las bandas de sonido inmortales, épicas y emocionantes de Ennio Morricone, Leone ha forjado leyendas del séptimo arte. Obras que escapan al tiempo, visualmente enriquecedoras, gigantes y meticulosas. Inspirando a centenares de realizadores a seguir sus pasos como Sergio Corbucci o Terence Hill, pero ninguno realmente pudo saber interpretar y reproducir el lirismo de sus textos o de su música.

Leone ha hecho escuela de actores y realizadores. No solamente Clint Eastwood aprendió a su lado (Clint lo toma como gran referente en su vida junto a Don Siegel), sino que Lee Van Cleef, Gian Maria Volonté, Klaus Kinsky, Aldo Sambrelli, Claudia Cardinale, y figuras consolidadas como Eli Wallach, Bronson, Henry Fonda, Rod Steiger y James Coburn pasaron por su dirección. Bernardo Bertolucci y Darío Argento participaron como co guionistas de Érase una Vez en el Oeste.

Cuando a mediados de los años ’70 se produjo el declive del género y Cinecitá empezó a decaer como estudio cinematográfico, Leone pudo participar como co director (sin acreditar) de algunas comedias de Hill y Bud Spencer, pero entendió que su futuro estaba en Hollywood. Así que empezó a delinear un film épico de grandes magnitudes que mostrara la historia de los inmigrantes en Nueva York. Los renegados se convirtieron en gángsters. Sin embargo, esta obra conocida como Érase una Vez en América, es mucho más que una película sobre pandillas durante los primeros años del siglo XX hasta la década del ’80, sino que es una historia emotiva de amistad y traiciones, travesuras infantiles y mafias.

La historia de Noodles y Max es un romance quebrado como pocos en el cine estadounidense, apoyado por las magníficas interpretaciones de Robert De Niro y James Woods. Basada en la novela The Hoods de Harry Grey, Érase una Vez en América no fue suficientemente valorada ni entendida en el momento de su estreno. Hoy en día, ha cobrado el título de obra de culto, cuyo valor artístico supera en creces al de El Padrino de Coppola. Dicha comparación obviamente es subjetiva, pero es cierto que dada su temática, su lirismo y su extensa duración (4 horas), se puede leer como una visión diferente de lo que era la vida de las pandillas juveniles cerca de los puertos de Brooklyn, de donde surgieron los clanes mafiosos judíos, italianos e irlandeses.

Falleció a los 60 años en su Roma natal el 30 de abril de 1989, mientras preparaba otra épica sobre el estado de sitio de Leningrado.

Poder apreciar la Trilogía del Dólar (Por un Puñado de Dólares, Por un Puñado de Dólares Más y El Bueno, el Malo y el Feo), y ambas Érase una Vez en el Oeste, y Érase una Vez en América con renovada calidad audiovisual, aún cuando no sea en fílmico en pantalla gigante, en una sala cinematográfica no se da siempre, y por esto mismo hay que celebrar, y asistir a este emprendimiento que la Sala Leopoldo Lugones del Teatro San Martín de Buenos Aires brinda esta última semana del mes de febrero.

A continuación detalles del Ciclo Leone aportado por la agencia de prensa de Teatros de Buenos Aires:

El Complejo Teatral de Buenos Aires y la Fundación Cinemateca Argentina, han organizado un ciclo denominado Sergio Leone: cinco clásicos restaurados, que se llevará a cabo del sábado 25 de febrero al jueves 1° de marzo en la Sala Leopoldo Lugones del Teatro San Martín (Avenida Corrientes 1530).

El ciclo estará integrado por cinco largometrajes del gran director italiano, maestro del spaghetti-western, quien vuelve a la pantalla grande con sus mejores films, restaurados para su lanzamiento en Blu-ray.

“Ningún artista europeo se ha visto inmerso con tanta intensidad en el significado de la cultura y la mitología norteamericana desde que Kafka escribiera su novela America. La carrera de Sergio Leone resulta notable por la atención prodigada tanto a los Estados Unidos como al cine de género estadounidense. (…) Las películas de Leone no son visiones realistas o naturalistas del cuento de hadas o la pesadilla americana, sino pesadillas cómicas sobre la existencia. El sentimiento de irrealidad es fundamental en su obra. El suyo es un universo de magia y horror. La religión no tiene sentido, la civilización es una extensión de la necesidad del hombre por la dominación y la supervivencia explotando a otros hombres. (…) Los films de Leone son exploraciones de la América mítica creada por él mismo. (Stuart M. Kaminsky).

La agenda completa del ciclo es la siguiente:

Sábado 25 y domingo 26:

Érase una vez en América (Once Upon a Time in America; EE.UU./Italia, 1984)

Dirección: Sergio Leone. Con Robert De Niro, James Woods, Jennifer Connelly.

La novela de Harry Grey, The Hoods, cautivó a Sergio Leone desde que la leyó a mediados de los años 60. Centrada en la vida y amistad de cuatro gángsteres judíos en el Nueva York de la época de la prohibición, la última película de Leone está construida en torno a una complejísima estructura narrativa con continuos saltos temporales y narra la infancia de los protagonistas y la vuelta de uno de ellos, Noodles (Robert De Niro), a Nueva York treinta y cinco años después de los hechos principales, al recibir una misteriosa carta.

“El Sergio Leone final. Triste y quizá solitario, acosado por productores que destruyeron la orfebrería narrativa de la película montándola en un absurdo orden cronológico que provocó un inicial fracaso de público en Estados Unidos (no así en Italia, donde se estrenó según el montaje original de Leone). (…) Érase una vez en América guarda en su corazón narrativo la grandilocuencia y los desbordes de una ópera”. (Eduardo Rojas, El Amante/Cine).

A las 14.30 y 19.30 horas (229′; Blu-ray).

Lunes 27:

Érase una vez en el Oeste (C’era una volta il West, Italia/EE.UU., 1968)

Dirección: Sergio Leone. Con Henry Fonda, Claudia Cardinale, Jason Robards.

Brett McBain, granjero viudo de origen irlandés, vive con sus hijos en una finca del desértico Oeste americano. Allí piensa que será feliz con su segunda y reciente esposa, Jill (Cardinale), quien debe llegar desde Nueva Orleans. Pero antes, una partida de bandoleros acaba con las vidas de McBain y sus hijos. Cuando Jill llega a la hacienda queda impresionada por una matanza que nadie se explica.

Basada en una historia original del propio realizador, Dario Argento y Bernardo Bertolucci, Érase una vez en el Oeste es tal vez la quintaesencia del spaghetti-western y, para muchos, la obra maestra de Sergio Leone. Resultan notables la utilización de las locaciones (Almería, en España, pero también el legendario Monument Valley), la música de Ennio Morricone y las actuaciones de un reparto en el cual se destaca el increíble villano interpretado por Henry Fonda, a contramano de su tradicional imagen cinematográfica.

“En Érase una vez en el Oeste existe una compleja interacción entre la venganza personal y las fuerzas históricas que descansa en la yuxtaposición de civilización y barbarie fundamental en la tradición del western. En el film más celebrado de Leone, vengador y presa son figuras míticas, miembros de una ‘antigua raza’ a punto de extinguirse el mundo moderno”. (Kevin Grant, Any Gun Can Play – The Essential Guide to Euro-Westerns).

A las 14.30, 18 y 21 horas (165’; Blu-ray).

Martes 28:

El bueno, el malo y el feo (Il buono, il brutto, il cattivo; Italia/España/Alemania Federal, 1966)

Dirección: Sergio Leone. Con Clint Eastwood, Eli Wallach, Lee Van Cleef.

La tercera parte de la “Trilogía del hombre sin nombre”, como llegó a ser conocida en el mundo entero, demuestra las ambiciones operísticas de Sergio Leone en una historia protagonizada por tres cazadores de recompensas. El trío de veteranos de la Guerra de Secesión anda en busca de un tesoro que ninguno de sus integrantes puede encontrar sin la ayuda de los otros dos.

“El estilo magnificente de Leone es puro contrastes (enormes tomas panorámicas alternadas con primerísimos primeros planos, de lentas progresiones a acciones a la velocidad de la luz). Este estilo calza perfectamente en una historia de brutal violencia, humor salvaje y una visión trágica de la guerra y sus consecuencias”. (Richard Schickel, Time).

A las 14.30 y 19.30 horas (179’; Blu-Ray).

Miércoles 29:

Por unos dólares más (Per qualche dollaro in più; Italia/España/Alemania Federal, 1965)

Dirección: Sergio Leone. Con Clint Eastwood, Lee Van Cleef, Gian Maria Volonté.

En el segundo western de Sergio Leone, dos cazadores de recompensas que buscan al mismo hombre deciden unir sus fuerzas para encontrarlo, aunque las razones que los mueven son completamente diferentes.

“Si Por un puñado de dólares fue un asalto revolucionario en el monolítico edificio del western, Por unos dólares más estableció un nuevo orden en el género. Lanzada a fines de 1965 esta secuela define, en más de un sentido, el tono y la dirección que el western italiano tomaría de allí en más. (…) El duelo final entre Indio y Mortimer, observado desde lejos por Monco, demuestra la creciente confianza de Leone en sus ideas de puesta en escena y su veneración por la más sagrada de las escenas clave del western”. (Kevin Grant, Any Gun Can Play – The Essential Guide to Euro-Westerns).

A las 14.30, 18 y 21 horas (132’; Blu-ray).

Jueves 1°:

Por un puñado de dólares (Per un pugno di dollari, Italia/España/Alemania Federal, 1964)

Dirección: Sergio Leone. Con Clint Eastwood, Marianne Koch, Gian Maria Volonté.

Tras la muerte de Juárez, en México dominan la injusticia y el terror. Joe (Clint Eastwood), un pistolero vagabundo, llega al pueblo fronterizo de San Miguel, donde dos familias se disputan el control del territorio, y entra al servicio de una de ellas, conocida como el Clan Rojo.

Basada libremente en “Cosecha roja” de Dashiell Hammett, en realidad Por un puñado de dólares es una remake no oficial de Yojimbo, de Akira Kurosawa, razón por la cual el film tuvo su cuota de problemas legales. Al mismo tiempo, se trata del largometraje que definiría en gran medida el género del spaghetti- western y que transformaría a un joven actor norteamericano, Clint Eastwood, en una estrella del cine internacional.

A las 14.30, 17, 19.30 y 22 horas (99’; Blu-ray).

Informamos que las localidades para la Sala Leopoldo Lugones podrán adquirirse personalmente con seis días de anticipación (incluyendo el día de la función) en las boleterías del Teatro San Martín.

Precio de las localidades en la Sala Leopoldo Lugones $ 12.- Estudiantes y jubilados $ 5.- (Los interesados deberán tramitar su credencial de descuento en el 4° piso del Teatro San Martín, de lunes a viernes de 10 a 16 horas.)

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.