11.12.10
Directores

Entrevista a Hugo Gamarra

Entrevista a Hugo Gamarra, director paraguayo de “Tekoete – Manera Auténtica de Ser”, Proyección Especial en el 25º Festival Internacional de Cine de Mar del Plata

¿Cómo y por qué surge la realización de “Tekoete – Manera Auténtica de Ser”?

Surge a partir de una inquietud mía, se acercaba la fecha del 20 de abril del 2008, día de las elecciones nacionales, parecía que por fin iba a haber una renovación política en el Paraguay.

Se abría mas que nunca la posibilidad de que el partido colorado después de 60 años salga del poder y me parecía que era un momento ideal para plantear algo cinematográfico, la cobertura televisiva en Paraguay es excelente.

Así que no se me ocurrió hacer nada televisivo, por el contrario hacer algo desde el documental en el sentido cinematográfico y le propuse a un colega mío Richard Carriaga, con quien ya habíamos hecho un documental en coproducción antes. 

Y a él enseguida le prendió la idea, la idea de hacer un aporte cinematográfico a ese fecha y entonces enseguida me pregunto sobre qué tenía en mente.

Le dije: “pasar un día con una familia campesina en Paraguay, cómo viven, lo que hacen en ese día, si van a votar o no van a votar, cuales son sus problemas, sus sueños, sus virtudes, etc.”

Siempre sentí una sensibilidad por la vida rural paraguaya, esto viene de la literatura, de Augusto Roa Bastos pero también viene de mi infancia y de mi amor por la naturaleza, por los animales, por la gente sencilla y entonces lo que vino después fue encontrar esa familia.

Gracias a Dios se produjo de una manera muy favorable,  porque encontramos una familia que si hubiéramos buscado empecinadamente tal vez no la hubiéramos  encontrado.

Yo creo mucho en el sincronismo, en el sentido juliano, es decir cuando uno tiene una buena intención hacia algo, las energías del mundo favorecen, se ponen en el camino para el encuentro que uno tiene en el corazón y en la mente.

Así fue que a través de la empleada de mi padre le conocí al hermano, a Julio Ramos, que es el padre de familia de esta familia que está a 150 kilómetros  de Asunción, en el departamento del Paraguay en una localidad llamada Cordillerita Acosta, cercana a la ciudad de Asunción.

Vos has hecho muchas veces mención que la sociedad paraguaya tiene mucho misticismo. Acláranos este concepto.

Yo creo que es una característica del paraguayo campesino y que viene de los aborígenes guaraníes.

Esta sensibilidad hacia la naturaleza,  un sentido de misticismo que conecta al espíritu  con la naturaleza, es decir el paraguayo es muy estoico por un lado, acepta la realidad sin queja: acepta los obstáculos, el sufrimiento que se le presenta sin queja, soportó la guerra de triple alianza, soportó muchas adversidades, muchos sacrificios y lo ha hecho sin mayor  lamentación ni queja, aceptando lo que se viene y poniendo siempre la idea de que: “debe ser así lo que se presenta” sintiendo que hay una energía superior que conecta su espíritu con las adversidades de la vida.

Entonces abraza la situación que se le presenta y la lleva así,  en una actitud muy  estoica.

Eso yo lo he percibido desde niño con los paraguayos campesinos y es una de las cosas que mas admiro y amo en mi gente paraguaya.

Después de sufrir Paraguay 60 años de dictadura, yo tuve la oportunidad de presenciar la asunción a la presidencia de Lugo, y sentí que cierto sector del pueblo sentía miedo de expresar su alegría por el cambio que se venia.  ¿Cómo lo viste vos?

Había varios temores, uno de ellos era la posibilidad del éxito del cambio mismo, había mucho escepticismo.

El partido colorado estaba tan instalado en el sistema de gobierno en el país que toda la maquinaria estaba a su favor.

Inclusive temíamos fraude, un fraude fenomenal se pudiera haber dado.

Pero se hicieron bien las cosas en el sentido de los otros partidos también, que actuaron juiciosamente para este momento y también hubo mucho interés internacional por el estado del Paraguay.

Muchas instituciones y gobiernos enviaron observadores internacionales y eso favoreció mucho la transparencia de esta votación del 2008.

En cuanto al paraguayo en Asunción había un movimiento muy fuerte a favor de Lugo y la esperanza bastante cierta del cambio, pero en el campo se vivió con mucho mas recelo.

Esto porque la gente campesina siempre es la que mas sufre en estas situaciones.

Como dicen los personajes de mi película que denuncian a las políticos del partido colorado que vienen siempre a pedir los votos y entregan dinero, entregan medicamentos, entregan comidas para unos días y luego desaparece y ninguna de las promesas después se cumplen.

Inclusive el personaje lo dice de una manera bien grosera, bien cruda.

Entonces había ese temor de que sea un acto fallido, pero una vez que se concretó esa noche el resultado de las elecciones hubo un festejo general.

En el viaje que nosotros hicimos de Ybycui a Asunción vimos gente gritando por la calle y lo que mas nos llamó la atención, que nos conmovió, era que la bandera paraguaya flameaba, no era la bandera de partidos políticos sino que era la bandera paraguaya.

Habiendo nacido en Paraguay esa figura extraordinaria de las letras latinoamericanas que fue Augusto Roa Bastos, empedernido luchador contra la dictadura de Stroessner.

¿Cuál es la posición hoy de los intelectuales paraguayos frente a la realidad actual?

La intelectualidad paraguaya no tiene un movimiento común, y esa es una de las grandes debilidades en el Paraguay, aún vivimos las consecuencias del estronismo, de no aprender a participar en foros.

La idea de foros no es una práctica cívica muy común en Paraguay, de integrar movimientos o grupos en todas todas las áreas es difícil,  no es una práctica común.

Los intelectuales paraguayos son parte de esa deficiencia cívica paraguaya entonces siguen estando muy atomizados, son ideas personales individuales las que expresan y por lo tanto pierden mucha mas fuerza en el sentido político mas difícil de conseguir llegar al logro en la legislación o en la ejecución de metas, de objetivos, de interés social político nacional.

Por lo tanto es una pregunta difícil y dolorosa para responder.

El haber ganado nuevamente el partido colorado en las recientes elecciones municipales, ¿significa un retroceso en el proceso de consolidación de la democracia en Paraguay?

Yo creo que las elecciones municipales que acaban de terminar fueron muy democráticas, muy transparentes.

La evaluación que se está haciendo, y con la cual coincido es que el partido principal de oposición, el partido liberal, no merece la confianza de la ciudadanía, no encuentra en este movimiento, en estos líderes, suficiente confianza como para depositarles los votos. La coalición que se hizo de dos partidos fue muy a ultimo momento, no pudo dar los frutos que se esperaba, y también por otro lado se nota de que el partido colorado se está reagrupando y está determinado a retomar el poder, fue mayoría en la adjudicación de las intendencias en el país en estas elecciones municipales y se esta preparando para las nacionales.

Por lo tanto esto  sirve de alerta para todo el movimiento socialista que se vino con el gobierno de Lugo.

Y que ciertamente no logra dos cosas: por un lado no logra sus objetivos de gobierno que había prometido Lugo porque el sistema imperante, y la dictadura económica que existe en el país que pertenece a unas cuantas familias que gobiernan no le permiten,  y por otro lado la otra deficiencia de este gobierno es que no ha sabido,  o no sabe aun cómo promocionar sus logros.

Hay muchos logros que no tienen suficiente difusión, suficiente reconocimiento en la opinión pública, y es una  deficiencia comunicacional bastante grave.

Porque ha habido adelantos muy importantes en la socialización de la salud publica y en la educación también.

Dos áreas muy postergadas en la sociedad paraguaya, y esto no está teniendo el reconocimiento que se merece.

Además por otro lado si, está el estancamiento en el aspecto de la corrupción en las entidades públicas, que sabíamos que esas cosas no se cambian en un gobierno, que pueden  tardar generaciones en cambiar eso.

Como el aparato de oposición a este gobierno pertenece principalmente al partido colorado es muy feroz, muy fuerte el poder económico, el poder político, los medios de comunicación hacen muy difícil las acciones de este gobierno.

Estamos en una situación compleja, pero que ciertamente si es mejor analizada y mejor conocida puede servir como basamento para reorganizar y fortalecer esta tendencia que se dió con este gobierno en las próximas elecciones.

¿Cómo ves el movimiento actual de cine paraguayo?

Es un momento cada vez más promisorio, cada año el cine paraguayo promete más y está consiguiendo más.

Esto se debió en el comienzo del siglo XXI con la disponibilidad de la tecnología digital, es que se puede hablar de un cine auténticamente paraguayo porque antes la historia del cine paraguayo es mas bien una historia de coproducciones, casos muy aislados de un cine de autor paraguayo.

Desde comienzos del año 2000 empieza a haber producciones totalmente paraguayas,  y empieza a haber un ritmo bastante constante y creciente de producción de cortometrajes, largometrajes y es el momento en que se está produciendo el cine documental, están produciendose cortometrajes, largometrajes.

Fácilmente hay 20 nombres de realizadores con más de 1 obra interesante e importante en su haber.

Hay varios proyectos que están en producción ahora mismo.

Hay un largometraje que se acaba de estrenar en Asunción ahora.

Hay producciones paraguayas que están girando por festivales internacionales.

Hay gestiones de coproducción.

Todo esto se hace en el sector privado, porque el Paraguay sigue sin tener un instituto de cinematografía y legislación cinematográfica.

El proyecto de la ley de cine que elaboramos en el sector privado con auspicios de la Secretaria Nacional de Cultura, hace 3 años que está en poder del legislativo pero no se ha avanzado.

Este es el año que nos hemos comprometido desde el sector privado y en unión con la Secretaria Nacional de Cultura de retomar el proceso de la ley, y ver si el próximo año,  un año clave por el Bicentenario del Paraguay logramos concretar la ley de cine y del audiovisual paraguayo.

Por lo tanto la existencia de esta ley es la que daría un trampolín importantísimo al cine paraguayo que repito, hoy día se gesta desde el sector privado únicamente con el apoyo del Fondo Nacional de Cultura que es la entidad que financia actividades artísticas,  pero de todas las artes por lo tanto es un fondo insuficiente para la cinematografía paraguaya.

Nos podes dar algunos nombres de los realizadores actuales paraguayos

Por citar los que son más conocidos internacionalmente: Marcelo Martinelli, Renate Costa, Rodrigo Gómez, Enrique Kolla, Maria Paz Encina, Leticia Coronel.

Háblanos de cómo surge y luego se convierte en una realidad el Festival de Cine de Paraguay que durante tantos años y con muchísimo esfuerzo estás llevando a cabo.

El festival de cine del Paraguay nació con el nombre de festival de Cine Internacional de Asunción y lo funde con un grupito de gente en 1990 con la inquietud de formar público para el cine internacional y para el futuro cine paraguayo.

Cuando yo regresé de EE.UU. en 1981 me encontré que ya no había cine club en Paraguay, la cultura cinematográfica era casi inexistente y se estrenaba solo cine norteamericano en las salas comerciales.

Como yo quería hacer cine paraguayo entonces enseguida me di cuenta que había que desarrollar la cultura cinematográfica y una manera importante era el festival y trabajar con la municipalidad que se interesó en la creación de la fundación cinemateca para tener una actividad constante de seminarios, muestras retrospectivas, actuales, etc.

La labor fue tenaz durante 10 años y trabajamos muy bien con la municipalidad de Asunción.

Hasta el año 1997 cuando hubo un nuevo intendente que realmente deshizo todo el progreso, y todo el desarrollo cultural artístico que se había logrado en Asunción con la administración Filisola.

El festival siguió de todas maneras, porque yo soy una persona muy tenaz en las cosas que me propongo, las llevo adelante contra viento y marea,  cueste lo que cueste.

El festival sobrevivió a esas épocas, si bien no se hizo en el año 1999 y 2000.

El año 1999 fue el asesinato del vicepresidente del Paraguay y el país tuvo una seria crisis.

El año siguiente me dedique a recorrer el país con un programa educativo cultural llamado “Descubriendo el Paraguay Desde el Cine” con dos producciones que yo había hecho El Portón de los Sueños, Vida y Obra de Augusto Roa Bastos  y El Toque de Obey una coproducción con Brasil.

Retomé el festival el año 2001 con el nombre de Paraguay, desde entonces hemos trabajado mas con el estado que con la municipalidad.

Con este gobierno actual hemos logrado fortalecer el festival de vuelta, aunque el festival no ha recuperado su status de competencia, el público es el que vota a las películas que premiamos con el Panambi, a las películas mas votadas por el público.

Este año logramos desarrollar un proyecto muy importante que hace años yo lo venia ideando que es extender el festival al interior del país.

Terminada la 19º edición del festival en septiembre en Asunción una selección de películas del festival empezó a recorrer en cine móvil por 15 localidades del Paraguay.

Ese era el objetivo, logramos estar en 17 localidades del Paraguay, justamente término la semana pasada en Ciudad del Este,

Ha sido un éxito notable, nos ha brindado una gran satisfacción encontrar la recepción muy agradecida de los niños, jóvenes y docentes del interior del país, muchos de ellos asistiendo a una función de cine por primera vez.

Porque Paraguay en su interior ya no tiene cines, a excepción de la Ciudad de Encarnación.

Ver a estos chicos maravillados ante una pantalla de cine y descubrir películas de diferentes nacionalidades cortometrajes, largometrajes, me ha llenado de alegría y satisfacción.

Es un proyecto piloto que esperamos se fortalezca el año próximo con apoyo nuevamente de la Secretaria Nacional de Cultura y de las entidades binacionales, en este caso hemos trabajado con Yaciretá, pero también ha colaborado Utaipu y ellos están muy interesados en que esto siga el año próximo que es el año de nuestro Bicentenario.

Por lo tanto esgrimiendo algunas frases importantes como “la soberanía de la imagen”, “el derecho a la cultura” “el cine arte, diversión y cultura” estoy arremetiendo con este proyecto para que el cine se instale en Paraguay, no solamente como en función artística expresiva, cultural sino también como herramienta de desarrollo social porque Paraguay por su complejidad lingüística, de cultura oral y de una falta de desarrollo en la tradición cinematográfica no ha encontrado , no ha entendido  todavía la importancia del audiovisual en la construcción de identidad, de autoestima y de intercambio con otras naciones que tanto necesita el Paraguay.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.