17.12.10
Directores

Entrevista a Juan Pablo Ruiz y Martín Masetti, directores de “La Palabra Empeñada”

Entrevista a Juan Pablo Ruiz y Martón Masetti, directores de “La Palabra Empeñada”, Competencia Argentina 25º Festival Internacional de Cine de Mar del Plata

Primero quiero agradecerles el habernos dado la posibilidad de conocer a través de sus trabajos a Jorge Masetti, quien ya en 1959 con la creación de Prensa Latina sentó base para la creación de un nuevo periodismo para combatir a las transnacionales de  la desinformación.

¿Cómo nació la idea y la realización de “La Palabra Empeñada”?

La idea surgió a partir de una propuesta de Martín, trabajamos juntos, un día me acercó la propuesta y podríamos decir que desde entonces es nuestra obsesión poder llevar a cabo esta película y aquí en Mar del Plata la estamos presentando por primera vez.

Uno de los logros de la película es el inédito material de archivo, mucho del mismo nunca difundido.

El material de archivo no es tan inédito, sino que es tan poco difundido,  como estuvo tan poco difundida la vida y obra de mi abuelo.

Me parece que esta película lo que va a hacer, esperemos, que salga un poco a la luz esta historia.  Mas allá que uno esté de acuerdo o no, es bastante apasionante y al que le interese existe mucho material, inclusive los libros publicados por el, que los recomiendo.

Mucho del otro material de archivo se fue dando con la gente que íbamos entrevistando que lógicamente hacíamos un trabajo de producción a medida que íbamos consiguiendo las entrevistas para obtener material que ellos nos pudiesen brindar, de ahí surgió el material de archivo.

El documental se centraliza en dos momentos de la vida de Jorge Masetti: el momento en que dirige Prensa Latina y el de su participación y posterior desaparición en Salta.

Nos pueden decir por qué eligen esos dos momentos.

La información que había circulado en los últimos años,  que me parece a mi que correspondía a una estigmatización, a una demonización  de una persona, en este caso a Jorge Masetti que a mi modo de ver fue avalada para afianzar la teoría de los dos demonios, de la locura sesentista y setentista considerando que el intento de Salta en principio fue  uno  de los primeros intentos guerrilleros en la Argentina.

Es innegable que fue una tragedia y un fracaso absoluto, como tantos otros intentos de revolución, son pocas las revoluciones que salen victoriosas.

Pero bueno, en general lo que los medios venían manejando era solo utilizar eso dejando de lado la parte entera de la persona.

Masetti no solo fue el “guerrillero loco” como lo quisieron mostrar, fue un gran periodista aparte de eso.

Está separada en dos partes la película  porque nos  parecía importante y vital para el entendimiento de lo que ocurrió, mostrar a Masetti como no solo un periodista sino un tipo que llevó a sus espaldas la creación de la primera agencia latinoamericana con verdadera independencia y que comprendiendo Prensa Latina  y comprendiendo el rol de Masetti y de los muchos que estuvieron acompañándolo, como la figura de Rodolfo Walsh  que también termina trágicamente, Walsh tenía mas talento periodístico y literario, entonces ha sido recordado por eso.

Pero Masetti ha sido estigmatizado últimamente como la figura representante de la locura guevarista y para nosotros era muy importante que se sepa que no fue solo eso, fue mucho mas que eso y fue un periodista convencido de lo que estaba haciendo, equivocado o no y que había dejado de lado un gran emprendimiento como Prensa Latina, una gran carrera periodística para entregarse definitivamente a sus ideas y que creo que nunca abandonó el periodismo  inclusive en la guerrilla.

Me parece que es fundamental remarcar la vida de una persona completamente y no quedarnos con lo efectista de la tragedia, y Prensa Latina podía ser muy efectista, porque Prensa Latina lo que hace, lo que hizo Masetti es: “poner en juego el verdadero rol del periodista ante la noticia y ante las medios de comunicación”. Por eso la importancia de resaltar también esa época.

La presencia de Gabriel  Garcia Márquez potencializa aún mas el documental.

¿Cómo se concretó su participación?

Tuvimos un acercamiento con Gabo en La Habana, lo vimos 2 o 3 veces, cenamos con el, fuimos al cine, en un principio.

Realmente representaba un desafío poder conseguir la nota con el.

Nosotros sabíamos todo lo que representaba para la película que él nos diera su testimonio. Tuvimos que acercarnos lentamente, convencerlo, convencer a su mujer, lograr su amistad o su cercanía.

Y el último día que estuvimos en La Habana, cuando ya pensábamos que no nos iba a dar la nota, tuvimos la gratificante noticia que nos estaba esperando para dar la entrevista.

¿Gabo tenía una relación muy intensa con Masetti?

Lo cuenta el en la película, eran muy amigos, Gabo cuenta que Masetti  fue el periodista mas talentoso que conoció, cuenta que en Prensa Latina fue el lugar donde el aprendió a hacer realmente periodismo.

Y realmente cuando lo conocimos y lo entrevistamos se mostraba conmovido,  50 años después seguía estando conmovido por la ausencia de ese amigo que se le fue.

A través de la investigación que hicieron sobre Jorge Masetti.

¿Cómo imaginan que significaba para él, ser un periodista independiente?

El término independiente no creo que lo hubiese utilizado Masetti, sino ser un periodista con postura y con definición, significaba ser un ser humano en donde la coyuntura, la realidad que sucede día a día no es algo a lo cual un periodista sea impermeable.

Uno es permeable a eso, y ante todo lo que ocurre toma una postura tanto en el periodismo como no, y más en el periodismo de esa época en donde se daba más el periodismo de lugar, de ponerle el cuerpo a la situación.

Es inesquivable, es ponerle también la visión propia.

Inclusive creo  que es la manera de periodismo que hacia John Reed también era ese tipo de periodistas donde no solo le ponían el cuerpo, sino que ese cuerpo sentía cierta vibración por caer en una metáfora, y esa vibración no especulaban con eso.

Eso era parte de lo que ellos difundían luego en la noticia, o sea que no existe el periodismo verdaderamente independiente sea de quien sea, lo que existen son las personas que reciben una impresión de lo real e inevitablemente con eso crean una realidad.

El periodista es conciente que lo real lo transforma en realidad y que el medio por el cual lo transforman es la impresión y el ideal político sociológico que tenga este periodista, eso es inesquivable sino es una farsa lo que esta haciendo, creo que Masetti pensaba más o menos eso.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.