14.02.11
Directores

Entrevista a Liliana Mazure, Presidente del Incaa

Una Ventana Latinoamericana al Mundo.

Liliana, has tenido el privilegio de trabajar con dos directores emblemáticos del mejor cine latinoamericano comprometido con su realidad: Jorge Sanjines, indispensable nombrar a este realizador boliviano si tenemos que hablar del cine indigenista latinoamericano, y Ruy Guerra, integrante del grupo de directores creadores del Cinema Novo brasilero, cuya influencia aún hoy se siente en la nueva camada de realizadores brasileros.

Vos que los conociste, y trabajaste con ellos, hablanos y danos tu “mirada” sobre ellos.

Siempre la mirada de uno sobre hechos que sucedieron hace un tiempo tiene que ver con lo que sucede hoy inevitablemente, la mirada de uno va cambiando sobre ellos.

Cuando yo los conocí, sobre todo en el caso de Ruy, yo lo busqué, yo produje, literalmente produje esa película de él, la produje con Brasil, cuando supe que él estaba por dirigir una película y que estaban viendo la posibilidad de que fuera una coproducción yo lo busqué especialmente porque admiraba a Ruy enormemente.

Yo había tenido un contacto antes de la película La Mala Hora cuando hicimos Del Viento y del Fuego, un documental de García Videla, donde hice la parte de los dibujos que era una entrevista a García Márquez y a Ruy Guerra cuando hicieron la película Erendira.

Para mí, en ese momento, eran “los maestros”, eran lo más grande que había y por ahí en ese momento uno no podía darse cuenta exactamente por dónde pasaba esa genialidad más allá de lo que uno veía en la pantalla, que era lo que uno admiraba.

Hoy yo admiro de ellos, tanto en Jorge Sanjines como en Ruy Guerra, el haber encontrado ese lenguaje, ese lenguaje traducido estéticamente fantástico y dramatúrgicamente extraordinario, pero ese lenguaje latinoamericano, ese lenguaje que nos representa, ese lenguaje que habla el mismo idioma que nosotros.

Creo que es la gran victoria que ellos nos entregaron con sus películas, y visto desde este momento en donde estamos en la búsqueda también de nuevos lenguajes, de nuevas formas de comunicación, de nuevas maneras de transmitir nuestra identidad, la imagen de ellos se me agranda mucho más todavía.

Es esta la sensación que hoy me producen.

El año 2010 ha sido un año de notable crecimiento del cine argentino, al haber cosechado importantes premios, entre ellos el Oscar. ¿Cuáles son las razones de estas circunstancias y cuál es tu evaluación?

Creo que tenemos una fuente maravillosa donde abrevar de creatividad y de talento, creo que cuando actualizamos y pusimos al día el plan de fomento del INCAA parece que acertamos, se hizo en aquel momento con el consenso de todo el sector y veníamos ahí dando batalla día por día, porque también están apareciendo las nuevas tecnologías y las nuevas formas de producir y demás.

Pero creo que vamos bien, y el hecho que vamos bien está demostrado en la cantidad de películas que se pudieron hacer y, como no podía ser menos, en esa cantidad de películas realizadas y producidas evidentemente ahí aparecen también los grandes talentos, las grandes posibilidades, la diversidad de temas, la diversidad de público al que están dirigidas estas películas.

Creo que ese es el secreto de todo lo que sucedió en estos últimos dos años y en lo que sucedió en el año 2010 como puesto en visibilidad, todo esto que estaba pasando, esta gran cantidad que tenemos de creadores y productores de contenidos, y creo que el secreto de El Secreto de tus Ojos es que, de todas estas películas, es la película que va dirigida a mayor cantidad de público, tiene una amplitud y una diversidad, no de los temas porque los temas son siempre los mismos, el amor, la justicia, etc., pero está armada, realizada y escrito su guión de tal manera que llega a una cantidad de público inmenso, desde los mayores hasta los más jóvenes, a los que les gustan las películas de amor, a los que les gustan las policiales.

De El Secreto de tus Ojos, ampliando la pirámide hacia el resto de las películas, una pirámide conformada en todo caso por el público, tenemos toda la variedad y diversidad que podamos imaginar en el cine argentino y creo que eso es el secreto de su éxito.

En agosto de 1944 el Coronel Perón instauró la obligatoriedad de pasar películas argentinas en todos los cines; pasaron muchos años y hoy nos encontramos con la tremenda dificultad que ante una producción cada año más grande (bienvenida sea) las cadenas de los shoppings están reservadas para los tanques que vienen del norte. ¿Cómo se sale de esto?

Creo que se sale, por un lado, teniendo una reglamentación que obliga a las salas a cumplir una cuota de pantalla; por otro lado, tenemos una enorme producción que empuja a las salas, porque todos van a querer estar en las salas.

Pero ahora estamos ante un nuevo escenario que creo es muy interesante, que es el tema de los proyectores digitales en las salas.

Yo creo que esto una vez más, si nosotros nos movemos correctamente, ayudando a que todas las salas se digitalicen, no sólo las de los shoppings, no sólo las que tienen el dinero para hacerlo.

Si desde el Estado Nacional con este proyecto político claro que es la democratización y la llegada de la comunicación a todo el mundo y a todos los sectores geográficamente al 100% del territorio.

Nosotros, siguiendo con esa política, si logramos que todas las salas se puedan digitalizar, vamos a tener también un cambio en los parámetros de exhibición, vamos a tener un cambio muy grande porque depende de cómo nosotros implementamos y llevamos adelante esta digitalización puede ser muy beneficioso para el cine nacional.

Una de las falencias que adolece nuestra producción cinematográfica es la ausencia de directores del interior; vi con mucha satisfacción en el último Festival de Mar del Plata la presencia de dos películas de directores del interior  (Córdoba y Mendoza).

¿Cuáles son las medidas que estás tomando para revertir esta situación?

Nosotros estamos haciendo una política federal muy fuerte, el concurso Raymundo Gleyzer fue como un punto de partida muy importante, porque este concurso se hace en todas las regiones del país.

Nosotros hemos dividido el país en 6 regiones, las regiones se conforman por similitudes en sus capacidades de producción, porque no podemos poner a concursar a alguien de Córdoba con alguien de La Rioja,  por ejemplo.

Concursan por región: los ganadores de cada región reciben después capacitación para llevar ese desarrollo de proyecto adelante.

Viajan nuestros capacitadores a cada una de las regiones y capacitan al proyecto, no a las personas, les ayudan a desarrollar ese proyecto en particular, y así fue como llegamos a todas estas películas que provienen de esos concursos Raymundo Gleyzer.

Esos concursos se ampliaron, se hicieron dos por año en vez de uno cada dos años como era al principio, lo cual trajo una relación mucho mas fluida con todo el país y eso se tradujo en los últimos concursos que se hicieron para la producción para la televisión digital en donde, de 1103 proyectos que se presentaron, el 60% era del interior del país.

Con lo cual creemos que esta barrera se está empezando a caer y todos los directores del país están participando del plan de fomento y de la producción.

¿Por qué no se exhiben cortometrajes en las salas cuando la ley de cine establece la obligatoriedad de hacerlo?

Porque las salas exhiben en ese espacio publicidad que les reditúa económicamente más que el corto; legalmente no hemos podido hacer nada porque las salas, en definitiva, son espacios privados.

Nosotros ahora estamos dando mucho impulso al cortometraje y esperamos poderlo exhibir en televisión y en Internet.

Vamos a buscarle su pantalla adecuada, así que vamos a ver como nos va, estamos con cambios en la estructura del Instituto en los próximos meses en ese sentido.

En momentos en que Latinoamérica está viviendo una integración como nunca se vivió,

tu gestión en el Instituto a través de Ventana Sur nos plantea mostrar en forma conjunta la producción cinematográfica latinoamericana al mundo. Hablanos de esta importante experiencia.

Si, Ventana Sur fue fantástica.

En Ventana Sur estamos asociados con Marche du Film del Festival de Cannes, lo que a nosotros nos dio una gran ventaja que es cómo dividimos el trabajo.

El trabajo lo dividimos así: Argentina y el INCAA se ocupan de invitar a todos los distribuidores latinoamericanos que participan en Ventana Sur, que son todas las películas estrenadas en el último año.

Es decir, este año tuvimos todo lo estrenado de noviembre del 2009 a noviembre del 2010, un total de 420 películas, esa es la producción de Latinoamérica, nosotros calculamos que es casi el 95%, y viajaron 150 latinoamericanos distribuidores y vendedores de películas y algunos realizadores y, por otro lado, la ventaja de haberse asociado con Cannes es porque Cannes invita a los compradores.

Este año vinieron 500 compradores, algunos invitados por nosotros, otros por sus propios medios, tuvimos 1900 acreditados y se realizaron grandes negocios.

Una cosa importante que tiene Ventana Sur es que está toda la producción latinoamericana del último año, entonces, de  todo el mundo vienen a ver esto porque saben que está todo junto ahí.

De estas películas 154 eran argentinas, 85 brasileras, 65 mexicanas, 48 chilenas, 20 colombianas y después de ahí para abajo el resto de los demás países.

Lo interesante es que nosotros no vemos ninguna de esas películas durante el año, de las 86 brasileras no he visto ni una, y de la 154 argentinas ¿cuántas se habrá visto en Latinoamérica?  ¿10?

Hay un gran interés en el público del resto de Latinoamérica por las películas argentinas.  

Totalmente, y además hay muchas coproducciones, ni siquiera las coproducciones se ven en el país coproductor. ¿Esto por qué sucede?

Sucede porque Latinoamérica entera vende sus películas a un vendedor internacional que te la compra con los derechos en todos los territorios del mundo, después las exhiben en Europa, Asia, Canadá, Australia pero no vuelven al territorio latinoamericano porque son mercados chicos, no les conviene pero se quedan con los derechos.

Ha sucedido de una película que una televisora latinoamericana quiso comprar los derechos y el realizador tuvo que comprárselos al vendedor al cual le dio sus derechos.

Entonces Ventana Sur lo que impulsa es la formación de distribuidores y vendedores latinoamericanos.

Nosotros, por ejemplo, para poder sentarte en las mesas de negocios con los compradores internacionales, los latinoamericanos tienen que venir representando por lo menos 5 (cinco) películas, ya no pueden venir cada uno con su película.

De esta manera, los hemos obligado a conformar distribuidoras y agentes de ventas latinoamericanos que venden en los territorios de acuerdo a cómo les conviene, venden a España, Francia, Alemania y después primero a otros les vende…cosa de hacer mejor negocio porque multiplican el dinero y después quedarse con los derechos en Latinoamérica y vendérselos a compradores latinoamericanos.

Ese es el gran hallazgo de Ventana Sur.

La gente de  Cannes está muy conforme, ellos vienen con un “dinerillo”, no sólo con su trabajo; con un dinero del Programa Ibermedia estamos recibiendo cerca de 300.000 euros.

Les interesa, ha despertado un interés increíble, ellos nunca imaginaron que había tantas películas en Latinoamérica.

Porque ellos están acostumbrados a ver las películas que llegan al mercado de Cannes o al mercado de Toronto o Berlín que son muy pocas porque son las que ellos eligen, son las que Berlín elige.

Además, ¿cuántos distribuidores latinoamericanos pueden viajar a esos festivales? muy pocos.

Llegan más o menos las 10 o 15 películas por año a cada uno de estos mercados de Argentina, y creo que a México y Brasil les pasa más o menos lo mismo y los países más chicos no llegaban a ningún mercado, es la primera vez que tienen mercado.

Guatemala tenía 3 películas en Ventana Sur y no podían creer que las vendieron.  

Uno de los problemas más graves que tenemos como país es la xenofobia que está en la mentalidad de algunos sectores de la sociedad y de algunos dirigentes políticos, estoy convencido que el conocer la cultura del otro es el mejor remedio contra la discriminación.

¿Cuáles son las medidas que se pueden tomar para que el público argentino pueda conocer las películas que realizan nuestros hermanos latinoamericanos? 

Nosotros estamos en varios programas de integración regional como fue DOC  TV, como es IBERMEDIA TV, que hay un comité de curadores que elige 52 películas. Porque 52 semanas tiene el año, y estas películas se exhiben en todos los canales públicos de cada uno de los países latinoamericanos; la misma película la misma semana es el ciclo que está los sábados en canal 7, la TV Pública.

Creo que esto es un tema que toma un tiempo porque es un hábito, la gente ha perdido el hábito de ver cine latinoamericano en las salas, en una época veíamos cine brasilero y cine mexicano, ya no.

Ahora tenemos un fondo de coproducción con Brasil, que ya vamos a hacer el llamado el 23 de febrero que anunciamos en Ventana Sur, un llamado a concurso donde se presentan proyectos que son coproducidos con una productora brasilera y una argentina, esto es un fondo de ayuda para incentivar y fomentar la coproducción. Estamos en tratativas para tener un fondo similar con México. Después está IBERMEDIA TV, y está por supuesto todo el programa de IBERMEDIA que es un fondo de apoyo a la coproducción.

Para presentarse en IBERMEDIA tienen que ser películas que se produzcan entre dos países latinoamericanos, esto es muy importante, porque esto fomenta mucho la coproducción.

Este es uno de los temas, después nosotros pensamos que con INCAA TV vamos a ir generando el hábito de ver cine latinoamericano y el problema son las salas.

Nosotros hemos hecho varios ciclos, algunos funcionan mejor, otros, no tanto.

Hemos hecho un ciclo venezolano, otro cubano que van por los ESPACIOS INCAA.

Nosotros en los ESPACIOS INCAA estamos estrenando cine latinoamericano, y da trabajo porque el público perdió el hábito.

¿A qué se debe que la Argentina sea el país con más estudiantes de cine del mundo?

Esta es una pregunta que siempre nos hacemos. Nosotros creemos que el nivel educativo de la Argentina tiene mucho que ver, o sea, nosotros hace 200 años que trabajamos con el tema de la educación. Todas las leyes que hubo en la Argentina, el ingreso de los sectores populares a partir del peronismo a la educación en los años 50. Ahí hay una cantidad de elementos que pensamos que nos diferencian de otros países, sobre todo latinoamericanos, por eso tenemos esta gran producción y esta gran cantidad de estudiantes de cine.

Porque para estudiar cine, para uno decidirse a hacerlo, tiene que tener una base educativa y cultural amplia, por lo menos amplia porque quién hace cine  tiene que tener una idea de cómo se escribe, de cómo se escribe un diálogo, de qué es una música, de cómo se compone una imagen.

Tiene que poseer una cantidad de elementos, habilidades, dones o interés por lo menos, que lo lleven a decidir hacer una película, y eso requiere de un nivel educativo básico importante, y creemos que Argentina lo tiene. 

La creación de la Cinemateca y Archivo de la Imagen es un sueño cumplido.

Sí, ¡qué bueno!, me acuerdo cuando me habían nombrado y todavía no había venido a la oficina del INCAA, fue una de las primeras cosas que me preguntaron, y para mí la creación de la Cinemateca era fundamental.

Ahora hay un encuentro de Cinematecas Iberoamericanas en Guadalajara, en el Festival, y nosotros vamos por primera vez a formar parte de las Cinematecas.

Pensá que la Cinemateca de México cumplió 50 años, la Cinemateca de Uruguay también.

Era increíble que nosotros no tuviéramos una Cinemateca, lo que se perdió se perdió, pero bueno, esperamos poder recuperar todo lo que hay.

Se está trabajando en la estructura de la Cinemateca, eso va a depender de la Secretaría de Cultura, estamos trabajando en eso, va a haber que nombrar su directorio y empezar a trabajar.

¿Se logrará este año?

Espero que sí, ya esto no depende del INCAA, ya ahora depende de la Secretaría de Cultura, de Gestión Pública que apruebe la estructura porque es una nueva institución del Estado Nacional.

Pero, bueno el Secretario de Cultura alguien que viene del cine no puede no apurarlo.

Está muy interesado en que esto salga, estamos trabajando con todo y esperamos que este año esté.

La incorporación de INCAA TV va a permitir llevar el cine argentino a todo el territorio nacional.

¿Cuáles son las etapas que se están cumpliendo para poder lograr ese objetivo?

Para lograr ese objetivo nosotros tenemos que esperar que estén las 47 antenas instaladas en todo el país, se están instalando, estimo que lo mas rápido que puedan.

Mientras estamos saliendo por los cable operadores, ya hay varios cable operadores del interior del país con los cuales se está cerrando este esquema.

Por el momento, estamos en el canal 35 de Telecentro y a través del codificador, que son las dos únicas maneras de acceder,

Todavía el interior del país está complicado porque, al no haber antenas, todavía resulta muy difícil. 

¿Cómo serán los principales efectos de la esperada ley de Servicios de Comunicación Audiovisual en la industria del cine?

Ya estamos recibiendo algunos efectos, todavía no el efecto de la recaudación porque recién este mes se empezó a recaudar desde el INCAA.

Sabés que nosotros recaudamos de las salas por un lado, que está muy bien porque las salas están teniendo muchos espectadores, muchísimos, está aumentando la cantidad de espectadores en las salas, pero también nosotros recaudamos del COMFER todos los impuestos de la televisión, hasta ahora recaudamos eso, un porcentaje de lo que se graba a la televisión por la inscripción de publicidad. A partir de la nueva ley, nosotros empezamos a recaudar también del cable y de la radio. Antes recaudábamos el 40% pero solamente de la televisión, con lo cual estamos temiendo no saber qué es lo que vamos a recaudar, pero suponemos que va a ser mucho mejor la recaudación, por un lado. Por otro lado, la ley obliga a los canales de aire a participar en la producción desde el principio de 8 películas. Ya TELEFE anunció sus 8 películas, además ellos están muy contentos con los anuncios. Están muy felices porque apuestan de verdad a que esas 8 películas sean muy buenas, económicamente están muy contentos, así que todos estamos muy contentos. Los demás canales todavía no sabemos. Creemos que AMERICA está por entrar en alguna película, pero en verdad hasta ahora quien anunció las 8 películas es TEFEFE.

¿Cómo ves la presencia del cine latinoamericano en el mundo?

Floja, la veo todavía muy débil, creciendo a partir de todas estas iniciativas que estamos tomando en conjunto: regionales, latinoamericanas, MERCOSUR y todas las posibilidades,  pero todavía con poca presencia en relación con la cantidad de producción. Porque si no se produjera nada…, pero con todo lo que se produce podría tener más presencia.  

¿Cuáles son tus objetivos que te planteás cumplir en este  2011 que recién empieza?

Los objetivos que me planteo en este 2011 es poder avanzar en la reconversión del sector, esto quiere decir que las nuevas tecnologías, las nuevas legislaciones, el impulso que le está dando la Presidenta de la Nación a este sector en particular, al audiovisual, a la comunicación, hace que nosotros también nos tengamos que mover con una rapidez cósmica. Cuando yo digo esto quiere decir que lo que nosotros necesitamos es que todos nuestros creadores produzcan, que todos nuestros productores sean muy ricos porque está comprobado que todos son unos locos que cuando reciben un peso lo reinvierten en la siguiente producción.

Entonces necesitamos que estas producciones se diversifiquen por sus contenidos también, porque no todo está dirigido al mismo público.

Hoy el público está diversificado, hoy necesitamos que nuestros productores, nuestros realizadores se expresen a través del Internet, de video juegos, de televisión y de cine, por supuesto.

Necesitamos que todos estos sectores se sientan conformes con lo que están haciendo y que todos estos sectores puedan comercializar su trabajo, que la inmensa producción de contenidos que tenemos, ésta característica tan particular, yo digo que es un “recurso natural”, los productores de contenido para la Argentina puedan exportarse.

De ahí que digo que nosotros podemos ser muy ricos, pueden exportar, comercializar y cerrar este círculo de comercialización en todas las pantallas.

Merecemos la presencia en todas las pantallas y que se pueda comercializar, que esto se transforme realmente en una industria que enriquezca el país y a nuestra gente desde el punto de vista comercial y también desde el punto de vista de contenidos que es el valor tan importante que tiene nuestro alimento espiritual que es el audiovisual y los contenidos audiovisuales.

Muchas gracias Liliana, fue un gusto poder entrevistarte.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.