Cine _ Directores _ Entrevistas

Entrevista a Albertina Carri, directora del Festival Asterisco

Además de tener una destacada carrera como cineasta, Albertina Carri también es directora de Asterisco: Festival Internacional de Cine LGBTIQ. Los detalles sobre la tercera edición, en palabras de Albertina para ASL.

Una de las novedades de esta edición del festival es la competencia de largometrajes argentinos. ¿Cómo surgió la concreción de esta terna?

En las dos primeras ediciones tuvimos competencia nacional de work in progress; es decir de material en proceso, películas no terminadas. Y este año recibimos por primera vez una cantidad de material argentino que nos parecía importante mostrar y también apoyar a sus realizadores en sus próximas obras, ya que son todas películas de producciones pequeñas e independientes, muy esforzadas.

Consideramos desde la primera edición que Asterisco debía, además de mostrar cine del mundo, apoyar a la industria nacional, y nos paraece que darle pantalla a todas estas producciones y que alguna de ellas gané premios a la postproducción es una forma de seguir creciendo juntos.

El festival incluye cortos y largometrajes, en competencias y secciones como Monstruo Homoeróticos. Habrá películas actuales y también clásicos. ¿Cuál es el criterio de programación?

El criterio de selección de Asterisco es tener una buena partida de cine realizado recientemente y de escaza o nula visibilidad en nuestro país. Y por otra parte reivindicar ciertos clásicos, releerlos en clave queer o encontrarlos en copias fílmicas, luego de haberlos visto en fomatos digitales, en pantallas de computadoras.

Es momento del mundo bastante particular sobre la ver películas, ya que las vemos en notebooks, teléfonos móviles, bajadas de torrents, en vimeos libres. En este sentido, Asterisco es una invitación a volver a las salas y también disfrutar de esa experiencia de ver cine en pantalla grande en comunión con otras y otros espectadores desconocidos.

Las secciones competitivas cuentan con interesantes grupos de jurados. ¿Cuál fue el criterio a la hora de elegirlos?

Intentamos convocar eminencias, por llamarlos de algún modo; personas que vienen pensando qué es esto del relato audiovisual, qué es el cine lgbtiq, ¿existe tal cosa? Personas preocupadas por la representación en el cine y también por la puesta en escena y la puesta en vacío de las identidades que recorre Asterisco y las problemáticas que dicha comunidad suelta en términos de ficción y documental.

Por otro lado, para que la discusión sea rica a la hora de elegir una película, que siempre es un hecho algo injusto, buscamos personas que vengan de diversas disciplinas y diversas geografías, por eso en este caso en el jurado de largos tenemos a Alan Pauls que viene de las letras; a Andrea Weiss, de la realización cinematográfica, y a Chris Belloni, que viene de la programación de cine.

En esta edición habrá nuevas salas, como la Alianza Francesa y el Centro Cultural Recoleta. ¿Cómo se llegó a contar con estas salas?

Al cambiar la fecha del festival perdimos una de las salas del Gaumont y de ese modo también perdimos cierta zona de influencia entonces decidimos expandirnos en la ciudad para que la pérdida se convierta en ganancia y así acceder a otros públicos. Además de Alianza y Recoleta, este año sumamos Cosmos con mucha programación allí.

Dentro del festival también habrá actividades especiales, como La Fresh Galery. ¿Qué podés contarnos al respecto?

Es un logro de esta edición traer a Topacio como curadora de una muestra dentro de nuestro festival, ya que su galería La Fresh Galery, es pionera en mostrar arte lgbtiq y su espacio siempre funcinó en Madrid, pero para el mundo entero como una referencia de visibilidad y potencia creativa. Creo que una visita a la muestra de fotos que trae a Buenos Aires es uno de los imperdibles de este año.

De la nutrida programación, ¿cuales consideras las perlitas a tener en cuenta?

El doble programa mudo Lot in Sodoma y Salomé, musicalizado al aire libre por Daniel Melero, es totalmente imperdible. Las competencias las recomiendo enteras, la de cortos y la de largos argentinos. Luego hay perlas como Tomboy, El Hombre Anfibio, No Puedo Dormir, por nombrar solo algunas de cada sección. La verdad que yo recomendaría ver la programación completa porque así se arma como un realato coral que atraviesa el tiempo, el espacio y los géneros. Como se que dicha tarea es una utopía, recomiendo entonces ver al menos una de cada sección.

Matías Orta

orta@asalallena.com.ar | @matiasorta

 

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Google+0Pin on Pinterest0
Libria-Banner

© A SALA LLENA.