23.09.16
Directores _ Entrevistas

Entrevista a Fabián Forte, director de El Muerto Cuenta su Historia

Sea como director o cumpliendo otras funciones en equipos técnicos, Fabián Forte es uno de los cineastas más activos de la actualidad. En El Muerto Cuenta su Historia, su nueva película, presenta varias de las constantes de su obra (las conductas más oscuras del ser humano, por ejemplo), en clave de terror y comedia. Esto es lo que Fabián nos contó al respecto.

¿Cómo surgió el proyecto?

El guión empezó a escribirse hace dos, dos años y medio. El germen fue mis ganas de hacer una película como Carnal, pero con un poco más de dinero y con una vertiente de comedia, más allá de que no tengan mucho que ver, excepto que es una película con vampiros. Traté de meter algunas críticas sobre el mundo machista en el que vivimos: Ángel, el protagonista, es un director de publicidades que aprovecha su lugar de poder para conquistar mujeres, y a pesar de estar casado y de tener una familia supuestamente feliz. Esa es una vertiente de la película, que es la vertiente realista. El germen fantástico aparece cuando se introduce en esta historia la mitología celta, y aparecen tres mujeres que son como unas banshees (criaturas sobrenaturales femeninas) que lo que quieren, mediante la sangre de hombres impuros, resucitar a Macha (diosa celta) para lograr el matriarcado en la Tierra. Ambas ideas se juntan y aparece esta película, que juega mucho con la ironía, con el humor negro. Me puedo dar el lujo de hacer una peli, si querés, de autor y de género”.

¿Cómo elegiste al elenco?

A la hora de escribir el guión, tenía a un solo actor en la cabeza para uno de los personajes, que es Damián Dreizik. Es un actor que se anima a más, siempre, como actor y autor. Consideré que era correcto para el personaje de Eduardo, el coprotagonista, y no me equivoqué. Y con el resto de los actores, fue un casting mental que fui haciendo en estos dos años de espera para poder hacer la película. Tuve la suerte de que a Néstor (Sanchez Sotelo / Del toro films, productor de mi película) le haya gustado el guión y lo haya producido, y que haya logrado el apoyo del Instituto. Y cuando fue una película concreta, empecé a pensar en los actores para el resto de los personajes. Llegó Emilia Attias, con su carisma, con su seducción, y luego Viviana Saccone, Julieta Vallina, Moro Anghileri…

¿Cómo diste con Diego Gentile para el rol protagónico?

Nos cruzamos en la entrega de los Premios Cóndor. Para esas fechas venía pensando en el elenco. Había visto recientemente Relatos Salvajes, y al encontrarlo en esa oportunidad, mi cabeza me dijo: “Diego sería perfecto para Ángel Barrios”. Lo había visto en Toc Toc, es un brillante actor para la comedia, muy sensible, y entendí que él era el indicado. Con Néstor coincidimos que Diego era adecuado para la película.

 La película mezcla terror y comedia. ¿Cómo hacés para balancear ambos géneros, de manera que se complementen?

Confío en mi instinto, y en mi oficio. Proyecto la película en mi mente, la imagino terminada y me pongo en el rol de espectador. Intento hacer la película que me gustaría ver como espectador y voy a por ella. La planifico de principio a fin, la dibujo íntegramente y voy al rodaje sabiendo exactamente como quiero contar la historia, dónde debo tensar la narración en materia suspenso, y dónde debo relajar y darle humor a la historia. Obviamente, para que esto suceda, la estructura debe contenerlo. Por eso, en el guión está todo, el humor y la fantasía necesaria para que el relato funcione según mi criterio.

¿Cuáles considerás las principales influencias para la película?

Trato de despegarlo del cine yanqui y que tenga una voz nacional. Pero, indefectiblemente, uno trae consigo una licuadora de ideas, una licuadora de películas en su cabeza, y hay muchas vertientes que tiene esta película. Hay una película que me influencia mucho, que es Vamp, que acá se llamó El Club del Terror (Vamp, 1986). Otra influencia, más allá de que no tenga nada que ver, es La Hora del Espanto (Fright Night, 1985). Por ahí está película me influencia desde lo estético, desde algunas caracterizaciones de prótesis (a cargo de Simón Ratziel y la gente de Rabbid FX). También hay algo de 8 y ½ (1963), de Fellini (risas), aunque tal vez no lo llegues a notar.

Kryptonita fue vista por más de 100.000 espectadores. ¿Pensás que, de a poco, el público argentino se va acercando a las películas nacionales de género fantástico?

Creo que de a poco el cine argentino va creciendo, pero en muchos casos las películas que han logrado muchos espectadores tienen una maquinaria fuerte detrás. Las películas en donde juega un canal de TV en general logran tener muy buen público. En el caso de Kryptonita, viene de un libro que ya tenía sus seguidores, en el elenco está Capusotto más un reparto de actores increíbles pensados ya comercialmente, y la película es muy buena. Un producto sólido y diferente. Todo ese combo logró ese resultado de público. Otro caso sin TV detrás y con buena aceptación de la audiencia fue Resurrección de Gonzalo Calzada. Aquí tal vez jugaron otros factores, pero lo cierto es que llegó a mas de 60.000 espectadores sin ayuda de medios masivos. A veces lo que sucede con el público sorprende. También sucede que películas que se prevén que serán éxitos, no lo son. Aun el público argentino se muestra un tanto reacio con el cine local, y no sólo hablo de género terror. Pero de a poco esta tendencia irá cambiando, veo como lentamente un buen número de espectadores eligen cine argento año tras año, noto un mayor compromiso de la gente por ver películas nuestras. Mientras las políticas hagan crecer al cine argentino, el cine argentino crecerá y logrará productos cada vez mejores. Ya lo estamos apreciando. Pero debemos tener mayor apoyo para salir adelante.

¿Es posible hablar de próximos proyectos?

Hay varios ahí esperando salir a la luz. La adaptación de una novela premiada y editada comercialmente, otra adaptación, en este caso de un comic nacional sobre luchadores de catch de mediana edad, y una película fantástica con toques irónicos llamada Cosa de Mandinga. Se van sumando otros, pero que aún están demasiado verdes para contar algo sobre ellos.

Matías Orta

orta@asalallena.com.ar | @matiasorta

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.