27.07.16
Cine _ Entrevistas

Entrevista a los protagonistas de Maracaibo

Entre mayo y junio se realizó el rodaje de Maracaibo, la nueva película de Migué Ángel Rocca (La Mala Verdad). Se trata de un thriller de tragedia y venganza protagonizado por Mercedes Morán, Jorge Marrale, Nicolás Francella y Matías Mayer.

Según la sinopsis oficial, un matrimonio sufre por la muerte de su hijo, y el padre saldrá tras el culpable. Maracaibo es el nombre de esta producción, pero también es la clave que podrá resolver la ardorosa búsqueda.

Mientras se espera el primer teaser de la película (el estreno está previsto para el primer trimestre del 2017), A Sala Llena estuvo presente en el rodaje y tuvo la posibilidad de charlar con los protagonistas.

Al leer el guión de esta historia tan intensa, ¿qué fue lo que les llamó la atención para sumarse al proyecto?

Jorge Marrale: Para mí es una película de desafíos emocionales. Frente a un acontecimiento duro, crudo, que le pasa a una familia, sobre todo a la pareja de padres. Y en el caso particular mío, sobre todo por tener un preanuncio de culpa, por una mala apreciación, por una falta de comunicación profunda, sobre todo con Mercedes, quien interpreta a mi mujer, son esas verdades que están ocultas, el comportamiento sexual del hijo, que se sabe pero no se dice, no se cuenta, hasta que un acontecimiento lo revela y cuando se concreta ese acontecimiento a este hombre en particular se le abre un mundo absolutamente distinto, se desestabiliza.

Es una especia de odisea emocional.. Es como una road movie interior. El poder transitarla, eso es lo que más me atrajo, porque no siempre uno tiene la posibilidad de trabajar esa materia y por supuesto que el centro siempre es un hijo, el que esté y no esté hace la diferencia, me parece que son esas películas que uno puede llegar a intuir que van a provocar identidad, identificación, sobre todo por las cosas que le pasan a Gustavo, mi personaje, las cosas que no puede decir, hay cierta cosa del arraigo en lo masculino. Me parece que también es una película que habla de la crisis masculina, de la comprensión, en el entendimiento y en la comunicación.

Y además está Mercedes, y estas son películas que uno tiene que saber también con quien hacerlas, hay que contenerse mucho, pasamos por momentos duros en la peli, yo no tengo miedo de decirlo, momentos que puede vivir cualquier ser humano, muy actuales también.

Mercedes Morán: Es un guión muy sensible, que aborda un tema muy delicado, corre un riesgo interesantísimo, como es hablar de un tema tan delicado, que no todas las familias han pasado por eso, pero es un miedo latente, la pérdida de un hijo, pero lo mas interesante, es que está muy lejos de regodearse en el drama sino, que toma este hecho, esta pérdida como un detonante para revisar un poco el vínculo familiar, el vínculo que establecemos con los hijos, lo que esperamos de e ellos, lo que creemos conocer y no conocemos, el gran protagonista es el padre de nuestro hijo, que a partir de este hecho, necesita con desesperación conocer lo que no conoció de su hijo, y por supuesto que aparece un enojo casi inevitable en la pareja, porque muchas veces los padres establecemos con nuestros hijos un vínculo diferente, a veces hay vínculos mas cómplices, en este caso somos tres, hay algunos lugares de encuentro que tiene la madre, donde el padre queda afuera, eso es muy habitual, entonces me parece interesante que a partir de esa pérdida, poder reflexionar sobre como nos relacionamos con los hijos, esta posibilidad maravillosa que nos da la vida de poder conocerlos, y no perdernos eso, en ese sentido me parece que no es una película bajoneante, si no que te hace salir pensando, con ganas de encontrarte con tus hijos y no perderlos.

Matías Mayer: Hay algo del guión que mezcla al ser un thriller y un drama intenso , pero también es emotivo, no siempre pasa, entonces creo que le da un color más humano, es una mezcla entre policial, y emoción, y combina los temas familiares que siempre son un punto de gran profundidad en cualquier persona, está muy centrada en los vínculos y en la humanidad de todas las personas y eso me atrapa personalmente mucho y creo que son temas que traspasan, no fácilmente, pero que llegan al público.

Nicolás Francella: Primero me pareció muy interesante trabajar con Mercedes y con Jorge, también la composición y el desafío que implica mi personaje, transformarme una vez más y el drama, la intensidad y el suspenso que maneja la película. Me generó un desgaste físico y emocional muy importante, muy satisfactorio a la vez. Me encantaron un par de cosa que leí del guión, la relación que construye entre el personaje de Mercedes y Jorge,, una pareja que convive, la homosexualidad del hijo, y había unos diálogos que eran muy tiernos, y con solo leer algunas escenas en muy poco tiempo te dabas cuenta la relación particular de esa pareja. Yo decido encarar un proyecto por la historia en sí, y esta historia tenía algo que me interesaba, más el plus de ser un gran desafío para mi, un chico marginal. Totalmente abatido, obligado a robar, maltratado por su padre, un tipo que está dentro de las acciones que lo llevan a delinquir pero negado a todo eso. Fue una gran oportunidad.

Teniendo en cuenta la emoción que conlleva una historia con personajes de estas característica. ¿Cómo fue la construcción de cada personaje, por donde empiezan a construir?

JM: Todos los que somos padres de alguna manera pasamos por esa fantasía de la pérdida de un hijo, con lo cual, mas allá de tener eso como un background, está la sensación de la posibilidad de la pérdida, y eso actúa inevitablemente. Yo nunca busco afuera, siempre adentro, y en este caso te diría que he ido a la parte más central de mi adentro, porque no me queda otra alternativa, había que buscar ahí, y siempre es un poco revelador, esas cosas, sobre todo para iluminar al personaje , las conclusiones que después sacas para con vos mismo es otra historia, pero es revelador porque tiene que terminar siendo un hecho artístico, uno tiene que encontrar resortes para que eso sea transmisible de alguna manera , seguir una línea, que es la línea que fija la dirección y la línea de conducta del personaje. Ese proceso tuyo personal subyace pero la construcción es artística.

Mercedes M: También abordamos un poco lo que nos pasa a los padres con la sexualidad de nuestros hijos. No es un tema sencillo, de aceptar en cualquier caso, y pertenecemos a una cultura que nos hace esperar de nuestros hijos o tenemos depositada que parte de nuestra felicidad es una proyección que hemos hecho de su vida, es muy fácil decir que queremos que sean felices, luego cómo construyen ellos su propia felicidad, nos hace entrar en contradicción. Personalmente a mi me gusta crear personajes a partir de los vínculos , de alguna manera somos como nos comunicamos. Con Jorge nos llevamos muy bien a la hora de construir vínculos, como pareja, y básicamente un tema de sensibilidad y falta de prejuicio y atrevernos a meternos cada uno con sus propios fantasmas y fantasías, y poder tener la confianza de desplegarlos, y una película de esta característica requiere de una buena comunicación entre los actores.

Matías M: Personalmente me reuní con Luis Romero, un director y profesor de teatro, para prepararlo previamente. Nos sentamos mucho a desentrañar un poco a este personaje Facundo. En mi casa por mi cuenta intentando crear lo más específicamente posible este universo , eso por un lado, también trabajar con Jorge y Mercedes es como jugar con Messi, vos te parás ahí, ellos te la devuelven y estás para hacer el gol.

Hay una parte que es inevitable, que se crea sobre la marcha, porque depende un poco de la interacción, del vínculo de mi personaje con los demás y en ese caso fue muy positivo jugar con lo que los demás proponen.

NF: Desde que empecé a estudiar teatro, surgió una ambicion por el laburo, empecé a tomarlo de manera muy pasional, lo más lindo es buscarse, el indentificarse, el transformarse, el tener un poco de miedo, tener ganas, la búsqueda se fue dando con el director, quien generó mucha confianza en mi, y generó un clima muy cálido y nos dirigió de manera muy cálida, eso es primordial para mi, me dio mucha seguridad. La posibilidad de ensayar con Jorge, el tener ese tiempo fue muy importante también, contás con una contención que te hace llegar muy preparado al rodaje, aunque obvio en el set se descubren cosas nuevas.

Fue una experiencia muy lúdica, oscura, y sensible por momentos, con una carga emocional importante.

¿Por qué recomendarían al público que vaya a ver Maracaibo?

Mercedes M: El tema, el compromiso, el riesgo que se corre. Si bien no es drama no es comedia, a mí como espectadora me gustan las películas que me modifican, que me revelan, que me hacen pensar, y echa mucha luz sobre el vínculo de padres e hijos.

Matías M: Porque tiene un mensaje interesante, toca un tema que esta presente hoy en día, sobre la homosexualidad de un hijo y los padres no queriendo o no pudiendo aceptar, y ver los padres qué les pasa a sus hijos y esta película pone en jaque justamente eso, y lo hace muy visible y todo lo que pude llegar a disparar esos conflictos en una familia.

NF: Tiene un grado de sensibilidad muy lindo, acerca de uno tiene que aceptar la realidad que le toca, por los actores que hay, Jorge y Mercedes, y porque fluye muy bien, es una película muy fuerte que está muy bien resuelta.

María Paula Putrueli

Todas nuestras entrevistas.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.