IMG-20170825-WA0008
Directores _ Entrevistas

Entrevista a María Álvarez, directora de Las Cinéphilas

La pasión por el cine es el eje del documental Las Cinéphilas (2017), y tuvimos el placer de hablar con su directora: María Álvarez.

¿Cómo te decidiste por esta temática con sus subtemáticas para luego salir a buscarlas a estas señoras?

Yo paso mucho tiempo sola, me dedico a escribir y no hay demasiados eventos que rompan los días. Y me empecé a dar cuenta de que el cine funcionaba más allá de las películas, como un administrador de tiempo. Y desde que estudié cine vengo viendo a estas señoras. Las veo con un tupper en la Lugones. Están ahí rondando la periferia de los cinéfilos. Las empecé a ver en el festival de Mar del Plata… salían a las doce de la noche con el bastón, pidiendo permiso en las colas para pasar. Vos ya no podes más de cansancio y ellas siguen y se ven cinco películas por día. Se caen en la sala y se levantan para agarrar su butaca. Son algo que está latiendo en esas salas de cine y que sostiene un montón esas salas. Las elegí mujeres porque yo me proyecto así en el futuro y me desdoblo en ellas, y considero que de todas las situaciones que están pasando ellas no estoy exenta de ninguna. Me gusta mucho recordar “los 400 golpes” que recibe una en la vida, como dijo una de las protagonistas. Las encontraba, les empezaba a hablar (entrevisté a más mujeres de las que aparecen en el documental) y fui seleccionando. Cada una representa una diferente faceta de un único personaje que es mi futuro. Ninguna se superpone en su vínculo con el cine sino que cada una tiene una relación diferente con él.

Por otro lado también visité el Cineclub Núcleo. Le dije a Alejandro Sammaritano que necesitaba mujeres jubiladas que vayan al cine y me dijo “tengo a la persona que buscás”. Y era Estela, una señora que yo me había encontrado en una fila de BAFICI, la más joven de todas. Ella me había mostrado una agendita negra donde tenía todas las listas de películas y yo quedé con la idea de conocerla más.

Como te decía, se puede encontrar un subtema muy claro. La forma que tienen ellas de ver y disfrutar del cine dista mucho de los modos que tenemos nosotros (los más jóvenes) de hacerlo, con acceso a la tecnología y demás.

Si, la película trata de una especie en extinción: ellas y su forma de ver cine. Está en peligro. Seguramente los cines van a seguir existiendo pero, por ejemplo, esa matiné de los domingos donde las llevaban a ver dos películas cuando eran chicas, es una manera de ver cine que ya no está. Ellas no tienen celular, no tienen nada de eso. Y están solas y no. Algunas tienen hijos, algunas toman esta actividad como un trabajo con el cual están ocupadas durante mucho tiempo. Un trabajo después de jubilarse. Más que un hábito, lo que tienen es una pulsión de vida, en este caso el cine. Ganas de levantarte, de vestirte y de salir, y de tener un evento social. No tienen ninguno. Ellas se lo van armando. Tienen que estar en el cine a las seis de la tarde, entonces se arman el día con eso. Ese evento a la tarde te sostiene y te organiza el día. Sino es una gran masa de tiempo solitario. Ellas lo dicen: “la gente tiene que ir corriendo a las cosas”. Es otra experiencia de vida.

Contame el recorrido que viene teniendo la película hasta llegar aquí a Bolívar.

La película aun no se estrenó comercialmente. Lo hará en breve en alguna sala alternativa seguramente.

Antes estuvo en BAFICI, donde ganamos el Premio del Público. La manera en la que la gente reaccionó fue totalmente sorprendente para mí. La gente se reía toda la película y al final lloraban. Había mucha gente, sobre todo mujeres y algún hombre llorando. Mucha gente que se me acercó a decir “yo me vi en ellas” o “falté a la facultad para estar acá”. Fue muy emocionante. Fue la primera vez que se proyectó la película y con entradas agotadas. Lo que se vivía en la sala fue sorprendente. No me imaginaba que la gente se iba a reír y emocionar tanto.

En el exterior, estuvo en el festival de Locarno en la Semana de la Crítica. Allí hay un público más frío. Digamos, son suizos y a la vez hay muchos extranjeros, pero fue super bien recibida. Superó todo tipo de expectativas en cuanto a cómo le llegó a la gente. Está bueno también cuando la gente reacciona contrariamente a como vos pensaste que iba a reaccionar en escenas muy puntuales, por ejemplo, las fotos tachadas de Paloma. Considero que es una imagen muy dura, pero hubo gente que reía de los nervios. Sólo por citar un caso.

Es una película que no pasa desapercibida digamos.

Me dijeron cosas divinas, por ejemplo “después de ver la película no me da miedo ser vieja”. Gente totalmente desconocida. Me escriben por la película cosas como “vi mi futuro”. Gente que le saca foto a la película en la pantalla de los cines. A raíz de la película, el término “cinéfilo”, que tenía más que ver con el hombre, con el nerd de las revistas de cine y las ansias de consumir cine. No sé si trascendió pero lo que digo es que movilizó.

Y a tu película le pusiste “Cinéphilas”, con PH.

Sí, porque para mí es otra especie de cinéfilo, no la cinefilia como la conocemos. El cine como contención y el espacio del cine. Son una especie aparte.

© Ximena Brennan, 2017 | brennan@asalallena.com.ar | @AnXieBre

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

COMPARTIR

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Google+0Pin on Pinterest0
Libria-Banner

© A SALA LLENA.