Directora-chana
Directores _ Entrevistas

Entrevista a Marina Zeising, directora de Lantéc Chaná

Marina Zeising nació en Argentina. Estudió Diseño de Imagen y Sonido en la UBA, realizó el posgrado de Gestión Cultural en la UNTREF. Lleva más de 15 años de trayectoria exitosa como directora, guionista, productora y distribuidora de cine. El martes 1º de agosto, en el marco del Día de la Pachamama, presentó su último documental, Lantéc Chaná (2017). En esta entrevista cuenta la génesis del proyecto y qué la impulsó a abordar la historia de los pueblos originarios.

Apenas fundaste tu productora, Actitud Cine, pisó fuerte en los Festivales Internacionales con el film Montenegro (2011), de Jorge Gaggero: ganó en Ámsterdam el Premio a Mejor Mediometraje Documental (IDFA 2011) y en Uruguay a Mejor Sonido (ATLANTIDOC 2012) ¿Cómo se te ocurrió dedicarte a las películas de autor?

Siento que la Universidad de Buenos Aires me llevó por este camino y me enriqueció como ser humano. Creo que la potencia que tiene todo lo que estudias ahí te queda en el inconsciente y te pide salir. Con Actitud Cine busco transmitir, a través de la mirada de autor, mi visión propia como intérprete de la sociedad. Defiendo a muerte la educación pública.

Deteniéndonos en este marco académico en donde formaste tu ojo crítico, ¿qué conceptos tomaste para desarrollar tu filmografía, principalmente Lantéc Chaná, que conlleva implícitamente una fuerte arista social?

Para hacer cine, la base fundamental es el conocimiento teórico. Haber atravesado materias como sociología, que reúnen desde Marx hasta Edipo Rey y toda la cultura griega, te permite descubrir cómo concibieron otros pensadores el mundo, y creo que eso intento plasmar en el inconsciente de mi filmografía. Si bien el cine no es algo lineal donde uno va haciendo copy-paste, tiene una relación directa con lo vivido. Uno nutre su vida a partir de textos que te movilizan y quedan en el inconsciente. La técnica también es necesaria pero es lo que más rápido se aprende.

En este sentido, tanto tu ópera prima, Habitares (2014), como Lantéc Chaná, denuncian el sistema estatal a través de conceptos arbitrarios como “Barbarie y civilización”, “opresores y oprimidos”, que además son frases de grandes escritores. ¿Por qué elegís contar desde la voz de otros tu pensamiento?

¡Me encanta esa pregunta! Los conceptos teóricos que mencionás, creo que explican por qué hoy nos pasa lo que nos pasa. Hoy el Estado está con la iglesia oprimiendo para que pienses de determinada manera, y si no pensás así, no sos normal. Abrir un debate… ¡Es maravilloso! Tengo que asumir que soy fan de Eduardo Galeano. De hecho, usé una frase de él hacia el final del documental que me impactó en una exposición del Museo de La Plata. Su idea de que “La identidad no es una pieza de museo, quietecita en la vitrina, sino la siempre asombrosa síntesis de las contradicciones nuestras de cada día”, muestra cómo en las escuelas nos enseñan que las piezas arqueológicas están ahí “quietecitas” cuando en realidad nos están contando mucho más que eso. Están ahí porque tienen que estar expuestas en algún lugar pero en el fondo nos sirven de guía para entender nuestro presente y cuestionarnos cuál es la verdadera historia.

Siguiendo esta línea, ¿por qué elegiste fuentes del CONICET para validar la palabra de Blas y su etnia Chaná?

Surgió así porque cuando yo conocí a Blas, él ya estaba con el lingüista del CONICET Pedro Viegas Barros, validando la lengua Chaná. Ambos habían empezando a hacer el diccionario. Si bien confié de entrada en Blas, los fundamentos científicos y argumentos para que la gente no dude de sus conocimientos me los dio Pedro. Blas también fue predicador mormón y eso complejizó explicar su origen. Hoy la UNESCO lo reconoce gracias a esta persona personaje que construimos para ayudarlo a difundir su cultura.

¿Te quedó algo pendiente por agregar o modificar del documental?

Si. Me quedó pendiente la inserción de la primera entrevista que filmé con el periodista Tirso Fiorotto, que hizo mediáticamente conocido el caso con la nota del diario. Aparece su nombre en el documental pero no pude incluirla porque técnicamente el sonido y la imagen no estaban bien grabados. Le prometí sumarla al DVD.

Ya que mencionás a Fiorotto y el plano detalle de la página del diario donde mostrás cómo los medios ayudan a difundir el caso cuando intentan enterrar la cultura Chaná, ¿a qué se debe este hincapié?

Es una logística estratégica. Quise mostrarlo así porque es una clara manifestación de la poca importancia que le dan al tema algunos sectores. Está claro que si piensan en poner una playa de estacionamiento en el cementerio de los Chaná porque le venia bien a la fabrica de enfrente estacionar los camiones encima, claramente no les importa nada. Y, justamente, yo creo que ahí empezamos a fallar como sociedad. Al Estado no le quedó otra opción que reconocerlo porque la sociedad de Baradero se manifestó; entonces el gobierno compró el terreno y dijo que lo entendió. Imaginate que hoy arrasen con el cementerio de Chacarita un Shopping ¡Es un delirio!

Si tuvieses que optar por un sector de la sociedad para que llegue tu mensaje, ¿a qué publico sería?

Principalmente a la educación, que es la base de nuestra sociedad.

¿Cuáles son tus próximos proyectos?

Ahora justamente estoy terminando un guión que continúa ésta línea. Lantéc Chaná fue el disparador para documentar mis orígenes.

© Luciana Calbosa, 2017 | @LulyCalbosa

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

COMPARTIR

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Google+0Pin on Pinterest0
Libria-Banner

© A SALA LLENA.