Directores _ Entrevistas

Entrevista a Nico Casavecchia, director de Finding Sofía

Estrenada en el BAFICI 2016, Finding Sofía es una coproducción argentina-estadounidense, que también representa la ópera prima de Nico Casavecchia. A Sala Llena pudo charlar con él.

¿La elección de Sam Huntington como protagonista, la tuviste desde un principio al escribir el guión? Indistintamente que también estuvo involucrado en la producción.

Cuando empecé a escribir el guión no tenía claro quién podría interpretarlo, en la etapa anterior a la preproducción de la película empezamos a barajar posibilidades e hicimos un casting abierto. Había algunos candidatos, pero yo no estaba convencido, y Andrew Geller, mi productor, me mostró el trabajo de Sam. Empecé a ver todas sus películas y me encantó su estilo. En una en particular, Fan Boys, sentí que interpretaba su personaje con una fragilidad y fortaleza que me pareció estaban alineadas con las de Alex. Con un actor con la trayectoria de Sam hay que ofrecerle el papel y esperar a ver qué te dice. Cuando nos enteramos que estaba interesado en el proyecto sentimos que la película tomaba entidad.

¿Sam habla algo de español? En caso que no, ¿cómo fue la experiencia del rodaje?

¡Sam no habla castellano! Dos palabras, si: “Hola” y “Adiós”, quizás algunas más. Creo que eso le dio una ventaja para interpretar el personaje, aunque lo cuidamos mucho la mitad del tiempo no sabía de qué estábamos hablando en set. El es tan inteligente e intuitivo que fue como si hablara castellano. Rodamos en condiciones difíciles, el Tigre no es el mejor lugar para trabajar: no hay conexión al celular la mayor parte del tiempo y la electricidad se corta seguido. Eso, para empezar. Después tuvimos plaga de mosquitos, gatas peludas, inundaciones, todo el catálogo de cosas que te pueden pasar filmando una película independiente en el Tigre. Sam no solo atravesó todas las dificultades sinó que lo hizo con una sonrisa y total naturalidad. Es un gran amigo y tuvimos mucha suerte de contar con el para la película.

En cuanto al resto de los personajes, ¿conocías el trabajo de Andrea y de Rafael? ¿Cómo fue trabajar con ellos?

Andrea es mi amiga y conocía bien su trabajo. Desde el principio estábamos interesados en trabajar juntos y tuvimos la suerte de poder alinear la película con su agenda y que viniera de Barcelona, donde vive, a Buenos Aires. Lo de Rafael fue un poco una idea loca que funcionó. Yo soy un gran admirador de su trabajo de dramaturgia y actuación, lo esperé a la salida de una de sus obras, SPAM, donde escribe, dirige y actúa, el teatro estaba lleno. Esperé media hora que terminara de saludar a todo el mundo y me acerqué a contarle el proyecto con el guión en la mano. Una semana después nos enteramos que quería participar. Es un honor trabajar con alguien de la talla de Spregelburd. Sofía Brihet, que interpreta a Flor, no había hecho películas antes y la conocimos en un casting que organizamos en Buenos Aires. En cuanto vi lo que quería hacer con el personaje, tuve claro que era ella. Ella es una de las cosas que la gente más ama de la película.

¿Hay algo tuyo en el personaje de Alex, quizás no en lo afectivo, pero si en la parte artística?

Quiero creer que también tengo algo de Víctor, pero mis amigos me dicen que no me haga ilusiones. Creo que uno siempre toma cosas de experiencias personales y ajenas para construir el guión. Lo cierto es que me vi en varias situaciones parecidas a la de Alex, ¡pero no voy a dar detalles! Artísticamente creo que la película toca el tema de la saturación de los canales de distribución artística, más artistas y productos culturales que audiencias para consumirlos. Ese es el desafío de los creadores actuales: tenemos las herramientas para crear, pero somos una gota en el mar. Solo se puede aceptar las limitaciones y disfrutar el proceso.

¿Cómo se pensó el trabajo de animación, tan bien logrado? 

Las animaciones las hice yo mismo. Tuve un poco de ayuda de mi amigo Martín Allais, que me dio una mano con algunas partes. La animación tiene un proceso que involucra muchas personas por su complejidad. Elegí la técnica basándome en la idea de que el trabajo se sintiera hecho por una sola persona, que tuviera esa sensación de intimidad que se ve en el resultado final. También quería usar materiales orgánicos recogidos en el Tigre. Las animaciones, de alguna manera, son el diario de la experiencia de Alex en el Tigre

¿Cuáles proyectos siguen después de Finding Sofía? Tiene fecha de estreno en los Estados Unidos?

Actualmente estoy escribiendo una serie para USA con mi amigo Pablo Sternbach, que me ayudó también con el guión de Finding Sofía, y un guión de largometraje. Pero todo está un poco en proceso.

© Mary Putrueli, 2017 | @mary_putrueli

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

COMENTAR

COMPARTIR

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Google+0Pin on Pinterest0

© A SALA LLENA.