23.08.16
Cine _ Entrevistas

Entrevista a Oscar Martínez

En Inseparables (remake de la francesa Amigos Intocables), Oscar Martínez compone un rol exigente. Esto es lo que el laureado actor nos contó al respecto.

Cuando se estrenó la película francesa, ¿pensaste “en esto me hubiera gustado actuar”?

Me pasó igual que a Marcos (Carnevale). No la vi en el cine, la alquilé sin saber qué iba a ver y lo que me pasó fue extraordinario. Se transformó inmediatamente en una película inolvidable. Cuando me llamó Marcos el año pasado para decirme que (Argentina) Sono (Film) había decidido comprar los derechos y que me ofrecían hacer el papel de Felipe, fue una de las alegrías más grandes que tuve en los últimos años. Además, conociéndolo a Marcos, me parecía que no había mejor director para este proyecto.

Inseparables es una historia que no va a dejar a nadie indiferente, que la puede ver todo tipo de público y que enamora. Es una película muy esperanzadora sobre la condición humana. Te calienta el corazón. Te hace creer que podemos ser mejores. Y lo bueno es que es una historia real, no es una película tonta de final feliz. Es una película que cuenta una historia real, cuyos personajes existen, y que además de tener un final feliz, no es superficial, como suele pasar con este tipo de películas. Es un film muy hondo que divierte, hace reír y conmueve, que es lo que la gente quiere cuando va a ver una película.

¿Cómo fue no mover nada al componer el personaje?

Raro. Al principio subestimé esa dificultad. Los días siguientes a los primeros días de rodaje me dolía hasta el pelo. Y digo, “pucha, en vez de estar quieto parece que hubiera estado sobreentrenado”. Por estar tieso, por la tensión interna que se producía y que yo no me daba cuenta, y el saber que si movés algo arruinas una toma. Cuando estás con todas tus facultades, hay movimientos que son involuntarios y que son diminutos, que no son deliberados, son actos reflejos. Esa necesidad de estar tieso, de saber que no se puede mover nada porque si no, no servía, evidentemente me hizo efecto. Después confié y dejó de pasarme, pero los primeros días me pasaba eso.

¿Crees que en Venecia y los festivales de Europa van a entender ese lado cómico argento?

Invirtiendo tu pregunta, los franceses hacen muchas películas con las que ellos se divierten enormemente y que tienen gran éxito, pero que no funcionan en ningún otro lugar del mundo. Raras veces hacen un film que ven cuarenta millones de personas en Europa. Y debe estar llena de guiños y pequeñas cosas, especialmente porque los franceses son muy localistas y tienen códigos bajo los que sólo ellos se divierten. Se ríen de cosas de las que no se ríe un belga, que está al lado. Entonces esta película fue el éxito que fue porque hay algo de la historia que es imbatible. Es un guión maravilloso.

Una de mis escenas favoritas de la película es cuando Felipe le pide a la orquesta que reponga varias obras de compositores y Tito no quiere escuchar más música clásica. ¿Qué pensás que diría Felipe si escucha la versión de “Para Elisa” que hizo Damas Gratis?

(risas) Depende, a lo mejor Tito se la haría escuchar… Yo no la escuché y no sé de qué me hablás, pero… pienso que, si viene de la mano de Tito, Felipe puede pasarlo no tan mal. Como de hecho pasa con “Bombón asesino”. Felipe se divierte. Finalmente termina siendo una fiesta divertida, cuando previamente eran un embole todos los años.

Delfina Moreno Della Cecca | @pwanerd

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.