13.05.15
Entrevistas _ Guionistas

Entrevista a Ramiro San Honorio

Con una notable trayectoria como guionista, novelista y docente universitario, Ramiro San Honorio decidió transmitir sus conocimientos mediante el libro Los 10 Pasos para Crear Ficciones, que cuenta con colaboradores de lujo. Esto es lo que Ramiro nos contó al respecto.

Tenés una importante carrera escribiendo guiones para cine y televisión. Desde hace años te desempeñás también como docente universitario. ¿Cuándo nace la idea de plasmar en un libro tus conocimientos sobre la creación de historias?

La idea nace años atrás. Quería hacer un manual con colegas con los cuales daba clase, pero por uno u otro motivo siempre quedábamos en la nada. Después, trabajando con mi amigo Doc Comparato y siendo asistente de Robert Mckee en el seminario que dictó en Buenos Aires, me di cuenta que incluso los grandes gurúes del guión mantenían en sus libros cierta distancia en cuanto algunos conceptos “prácticos”. Sentía la necesidad de plasmar en un manual la mirada de “oficio”, ya que en guión se toman generalmente muchos conceptos teóricos y reglas a cumplir y, para mí, para aprender se necesita mucha practica y romper reglas, obviamente sabiendo cómo y para qué. Siempre digo: “Para hacer trampa en un juego, primero hay que saber muy bien sus reglas”. Fue entonces, cuando a fines de 2013, me vino la propuesta por parte de Mediabiz y Quark junto con Dunken para escribir un manual, y sin dudarlo comencé con viejos apuntes y programas que tenía para mis clases. Me ayudó el editor Roberto De Matteo, un ex alumno con el cual le dimos esa forma dinámica sin perder el tono académico.

¿Los 10 Pasos para Crear Ficciones está dirigido a escritores con experiencia, puede ser accesible también para quienes recién deciden adentrarse en el arte de narrar o tiene llegada a esas dos clases de lectores?

La idea del libro apunta a eso. Tengo la mayoría de los libros de guión más destacados del mercado y todos apuntan a autores con cierta base o estudiantes de carreras audiovisuales. Son pocos los que abordan la enseñanza para lectores que están ajenos a este medio. Quizás me ayudó mucho dar clases en lugares como el Centro Cultural Rojas – UBA y estar en contacto con gente ajena al mundillo del guión, son lugares de enseñanza donde en una punta del aula tenés alumnos cinéfilos y egresados de escuelas de cine, y en la otra, una médica forense, un abogado, un maquinista de tren y un ama de casa. Esto me abrió a tener una mirada amplia y llegar a quienes no conocían ciertos conceptos del cine y la tv.

El libro tiene prólogo de Doc Comparato y entrevistas a figuras nacionales e internacionales como Francis Ford Coppola, Guillermo del Toro, Robert Duvall, Pablo Rago, Juan José Campanella… ¿Cómo lograste contar con ellos? Sobre todo, en el caso de los internacionales.

En verdad, no fue tan difícil. Con Doc Comparato trabajé y lo asistí en los dos últimos seminarios que dio en argentina y él cuando le conté lo del libro se ofreció hacer el prologo y lo hizo de un día para el otro. Realmente un gesto de un gran maestro. Con los internacionales como Duvall fue por mail, para que me diera autorización de contar una anécdota personal, ya que lo conocí cuando trabajaba en un banco; Del Toro, por un familiar de España al cual contactó, y Coppola es una vivencia cuando él estuvo aquí. El resto, por haber tenido entrevistas con ellos para un blog de cine que teníamos con un amigo. La verdad que los internacionales siempre fueron muy predispuestos a colaborar e interesados en la propuesta. Los nacionales cuestan, los actores nacionales tenés que tener mucho tacto y mucha paciencia…. Paciencia que a veces no tengo y menos cuando veo que referentes tan grandes no te andan con vueltas. ¿Se entiende?

Además, tenés colaboraciones de colegas como José Martínez Suárez, Luciano Saracino y Sebastián Tabany. ¿Cómo surgió la idea de convocarlos?

No quería tener un libro con una estructura clásica, por ello lo ajusté en un método de 10 pasos, pero me faltaba algo más, algo que me permitiera acercar otras miradas y opiniones. Quería sumar a un libro de guión las distintas áreas que intervienen en la creación y la lectura del mismo. Entonces se me ocurrió que entre los pasos hubiese una carta dirigida a los autores por parte de un área como dirección, producción, actores, críticos etc. Todas tienen un titulo como; “Carta de un director, productor, actor a un guionista”, y en ella expone lo que cada uno busca encontrar para su área en un guión. Mi idea era sumar, el mundo audiovisual es un trabajo en equipo y siempre esta bueno sumar y reconocer el trabajo de todos. Gracias a una productora amiga, Maria José Celiz, pude conocer hace un año atrás a José Martínez Suarez, quien se interesó mucho por la idea y escribió una carta increíble. Creo que los nombrados aquí tienen las cartas más interesantes: Saracino sobre historieta, Tabany sobre como encarar el cine de forma creativa… Todos amigos que saben mucho y a quienes admiro.

Además de escribir guiones, sos autor de novelas como El Séptimo Bastón de Dios (junto con Jorge Nisco) y Argentum. ¿Cómo compaginás tu trabajo de novelista con el de guionista y cuáles son tus influencias literarias (y no literarias también)?

Trato de hacerlo en paralelo, y de verdad cuesta. En el ámbito narrativo estoy aprendiendo, el guión y la literatura son dos formatos muy diferentes y cada uno tiene sus códigos. En la literatura encontré un espacio ideal para escribir lo que me gusta, géneros e historias que en el cine y la televisión argentina son imposibles de filmar (aunque sabemos que los guionistas argentinos ya no tenemos lugar en el cine, todo es del director). ¡Siempre digo que en ambas novelas escribimos situaciones que sólo podrían ser filmadas por Peter Jackson! La verdad que escribir sin pensar ni depender de cuestiones de producción o de elenco es genial. Tengo mucha libertad en lo literario y la conexión con los lectores es otra, me gusta que haya reconocimiento, el escritor es una figura que se respeta, y eso es bueno. (Por ejemplo en televisión sos invisible) Además me gusta mucho investigar y en ambas novelas me divertí mucho haciéndolo. Y para completar, mis influencias literarias vienen de los clásicos como Stevenson, Lovecraf, Dickens, Poe, Hemingway. De los actuales leo mucho King, Follett, Brown. Y nacionales, Martínez, Feinman, Fontanarrosa, Dolina. Bastante variado. Ahora estoy leyendo mucho de colegas como Saracino, Lis Calligaris, Bertonatti, O´Toole, Merkusa Scheuermann, todos excelentes narradores. ¡Pronto, si sigo así, me voy a convertir en un booktuber!

Finalizando la presentación de Los 10 Pasos…, Miguel Ángel Solá leyó pasajes de Argentum. ¿Cómo fue esa experiencia?

Fue algo muy lindo, incluso sorprendente porque sabía que estaba muy ocupado con ensayos y grabaciones para una tira y él igual se hizo un lugar en la agenda y vino a la Biblioteca Nacional donde presentamos, y encima con su ejemplar del libro. Sabía que le había gustado mucho mi forma de narrar en Argentum y cómo había encarado los personajes. Imagínate que Miguel Ángel Solá te diga que le gusta la construcción de los personajes es lo más, ya que él para mí es sin dudas un referente en la actuación, uno de los actores más destacados de Iberoamérica.

En este momento, los mejores guiones están más en las series y no en el cine. ¿Cómo ves este fenómeno de las series en la actualidad (en televisión y en otras plataformas) y por qué ahora generan más atención que las películas?

Creo que porque hubo una gran migración de los guionistas del cine a la televisión. También porque en la televisión (internacional, no local) se les da oportunidades a productos más riesgosos. Hay un explosión creativa en la televisión, ojala llegué eso a la tv local. Creo que la narrativa en tv también tiene un plus que son los nuevos medios, las distintas plataformas donde uno puede seguir los capítulos y tener mucha información sobre los mundos de esas ficciones. Hoy la tv podes ver lo que querés cuando querés, en cambio en cine todavía se mantiene en el modo clásico, hoy busca espectacularidad e impacto con recursos de efectos visuales y el uso del 3D. Igualmente soy de los que creen que una buena historia sigue siendo una buena historia en el formato que sea, el contenido siempre es el rey.

Matías Orta

orta@asalallena.com.ar

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Google+0Pin on Pinterest0
tlc-300

© A SALA LLENA.