Lipgot
Directores _ Entrevistas

Entrevista a Tomás Lipgot, director de Moacir III

En Moacir III (2017), el director Tomás Lipgot cierra la trilogía documental sobre un auténtico personaje que supo renacer como showman. Esto es lo que Tomás nos contó al respecto.

Cuéntanos un poco de ti y cómo llegaste a Moacir dos Santos.

Conocí a Moacir en 2005 cuando estaba buscando personajes para Fortalezas (2010), que fue filmada en cuatro lugares de encierro: una cárcel, un geriátrico, un ex leprosario y en el Borda. Ahí lo conocí e inmediatamente, debido a su carisma, me di cuenta que era el personaje ideal para representar audiovisualmente  en el relato al manicomio.

Comentabas en una entrevista para Clarín en 2012 que “los protagonistas que filmo en lugares opresivos son los que logran sobreponerse a la situación y luchar por su libertad”, ¿cómo crees que el proceso creativo ayuda a sobrellevar la opresión?

Esto lo digo en términos generales, o en todo caso, personales. No hablo por los personajes que retraté, deberían hacerlo ellos. Ahora bien, creo que justamente la creatividad, el impulso vital, está en un lugar completamente opuesto y antagónico  al encierro y  a la opresión. Desde ese lugar opera la creatividad, la cual considero una de las pocas herramientas para luchar contra esas otras fuerzas.

La película plantea con vitalidad y como por incisos la muerte de ciertos personajes de Moacir, todos menos el músico. ¿Cómo decidieron este juego entre lo documental y lo autorreferencial?

No hay muertes fragmentadas ni seleccionadas en la película. Hay una sola muerte, de la cual no se puede decir mucho por cuestiones de sorpresa narrativa, y la misma opera sobre todo el personaje de Moacir. Claramente tiene un alto valor simbólico esta escena, de muerte pero también de segundo nacimiento.

Y en relación al vinculo entre lo referencial y lo documental,  la verdad se fue tejiendo de manera bastante asombrosa y eficaz. También las canciones tienen que ver con esto porque a la vez son narrativas y referenciales de los estados de Maocir. Las mismas fueron elegidas por el propio Moacir en su mayoría.

Es posible ver a lo largo del documental que, si bien tú apareces como director en los créditos, es un trabajo conjunto con Moacir de investigación y creatividad, ¿por qué creyeron que era necesaria una tercera parte?

Si, es una especie de co-dirección,  o para ser más precisos Moacir me encarga a mi las escenas que quiere representar, las cuales guionamos juntos.

No fue fácil la decisión de hacer una tercera película, ya que el desafío era no tener que parecerse a las anteriores- con un mismo personaje protagonista- y a la vez ser una obra autónoma.

Era necesario llegar a una obra más experimental y jugada que las anteriores y que fuese el broche de oro a esta aventura audiovisual de retratar a Moacir durante más de 10 años, desde el encierro hasta el juego creativo.

En un momento, Moacir dice: “¿Usted cree que todo es fácil? Nada es fácil” y entendemos, o creemos entender, que él se refiere por el lado de hacer una película y el lado vital de las condiciones que cada persona vive. ¿Qué concluyes de haber logrado esta trilogía sobre la libertad?

Justamente eso que dice Moacir, que si la Libertad existe, es un pequeñas dosis para el ser humano, quién vive más preso que libre. Y la libertad, como el certero caso de Moacir, es una conquista que no es para nada fácil ni permanente.

© Eduardo Elechiguerra Rodríguez, 2017 | @EElechiguerra

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

COMPARTIR

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Google+0Pin on Pinterest0
Libria-Banner

© A SALA LLENA.