Directores _ Entrevistas

Entrevista a Alberto Lecchi, director de Te Esperaré

A pocos días del estreno de la nueva película de Alberto Lecchi , Te Esperaré (2017), protagonizada por la dupla padre hijo Darío y Juan Grandinetti, tuvimos la posibilidad de hablar con el director y esto nos contaba.

¿Cómo surge el proyecto de Te Esperaré?

Yo tenía como ganas de contar la historia de padre e hijo como base. A mi edad, uno ya empieza a pensar ¿por qué actúo de esta manera?  Y de golpe veo a mis hijos, y empiezo a ver que tienen cosas mías. Y con respecto a mi abuelo que casi no conocí, hablo con mi madre y me cuenta cosas y empiezo a darme cuenta que se fueron transmitiendo de generación en generación y uno casi es inconsciente. Entonces a partir de esta idea de contar la relación de padre e hijo, con un tema muy complicado y con un pibe que en un punto, te diría que a mi me ha pasado con mi hijo, uno los educa para que sean rebeldes y después le da miedo, o pensás: ¿por qué hace todo esto? Y decís que se quede.  A partir de esto creo que empieza un poco el germen  de la historia.

La película es una drama con el foco en esto que mencionas de las relaciones familiares pero también es un thriller, ¿cómo trabajaste esto?

Me parece que en un tema tan urticante. Viste que uno esta ya como rodeado y saturado de gente que te dice “Otra vez con este tema”. Entonces me parece que el thriller, más allá de que es un formato que me queda cómodo, creo que ayuda a entretener y vos en el medio podes estar contando una historia disimuladamente.

Entonces aparece ahí el thriller.

¿Cómo fue la elección del casting, tenías pensado algunos de los actores?

Darío y Juan sí porque la idea de padre e hijo, era un punto de partida. Con Hugo y Ana ya había trabajado varias veces, con Inés hacía mucho que no trabajaba. Con el que nunca había trabajo era con Juan Marrale, así que me encantó la idea de que estuviera, son amigos entre ellos, así que me parecía genial. Y con Echanove había también trabajado y después se va construyendo, en general uno piensa los protagonistas y te diría que en el ochenta por ciento de los casos nunca son los mismos del momento en que estás escribiendo. Y después que haces la película, te pasa que no podes imaginarla con otros actores. En el caso de Darío y Juan si tenía claro que iban a ser ellos desde un principio.

¿Cómo fue la experiencia en el rodaje con ellos?

Son bárbaros. Yo le digo a Darío que Juan es mucho mejor actor que él. Juan es genial, de verdad. En esta última obra de teatro, La Pilarcita, él tiene solo la parte del canto y vos decís: está genial.

A Inés Estévez, ¿cómo la convenciste?, porque está un poco alejada del cine.

Yo había trabajado hace rato con ella, creo que la última vez en Nueve Lunas. Estuvimos también por hacer un programa sobre tres amigas que finalmente no salió, pero siempre con una excelente relación, la aprecio mucho y se que es mutuo, así que se fue dando muy natural.

En cuanto al personaje dentro de la película que oscila un poco entre ficción y realidad, ¿cómo fuiste desarrollándolo?

En realidad, es casi todo realidad. Valga la redundancia. Pero como es un personaje de un libro que no se ve, es el que sirve de excusa para ir descubriendo todo, es el que une. Ahora que lo pienso con lo que hablamos al comienzo, es genéticamente el que tiene que ver con ellos. Porque de alguna manera Juancito tiene la ética que tenía ese personaje al que no conoció, pero del cual heredó sus valores.

Que un escritor fuera el que contara la historia o descubriendo la historia,  fue como la segunda línea, después de decir cómo cuento esta historia de este padre y este hijo.

Después con este personaje de ficción del libro, pensar qué ideología había tenido, entonces esto tenía que ver con la ideología que tienen los tres, pero no vamos a spoilear mucho más.

¿Con qué se va a encontrar la gente cuando vea la película?

Con una película de vínculos, de sentimientos, disfrazada de thriller. Que a mi me parece que es como sana, que intenta no tener golpes bajos, intenta tener puntos de vista distintos, hay un cura bueno, un cura malo. Básicamente creo que es una película de vínculos.

Tiene una frase que toma una relevancia actual importante, que es “puede haber desaparecidos en democracia…”.

Obviamente que fue pensada mucho antes de lo sucedido con Maldonado, pero sí, es una realidad fuerte.

© María Paula Putrueli, 2017 | @mary_putrueli

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Google+0Pin on Pinterest0
Libria-Banner

© A SALA LLENA.