19.12.19
Directores _ Entrevistas _ Guionistas

Entrevista a Alison Tafel, guionista de BoJack Horseman

Pocos logran trabajar en el programa de sus sueños, pero la comediante y guionista Alison Tafel lo consiguió al ingresar a la serie animada BoJack Horseman, emitida por Netflix. Alison visitó Argentina con motivo de Ventana Sur y pudimos hablar con ella.

Empezaste en clubes de comedia como Second City. ¿Cómo fueron esas experiencias y cómo te ayudaron en tu carrera?

Fue muy divertido. Second City fue como mi escuela de graduación (risas). También hice clases. Yo era joven, no tenía plata y pagaba las cuentas haciendo de babysitter. Durante el día cuidaba chicos pequeños y a la noche hacía comedia, y eso fue genial (risas). Era joven, así que bárbaro.

Yendo a BoJack Horseman, ¿cómo llegás al programa?

Estuve preparada para tener la máxima de las suertes. Fui muy afortunada para conseguir este trabajo, pero estaba preparada. En 2016, obtuve una beca en Los Ángeles de NBC, y aunque ellos no me daban trabaja en ese momento, pusieron mi foto de perfil en un sitio web y eso me consagraba como una buena escritora. De ahí obtuve un manager, y gracias a él, un agente, que me preguntó cuál era mi show favorito de televisión. Le dije: “BoJack Horseman”. Justo ese año estaban contratando. Fue increíble, porque mi primera entrevista laboral era para Bojack Horseman, y eso nunca sucede, realmente (risas). Fui una gran fan del show, y era como una fan a la que entrevistaban para un trabajo (risas). Pero yo dije que estaba preparada para eso porque sí tenía una muy buena muestra de escritura. Tenía muchas ideas para el show. Así que estaba en el lugar correcto en el momento indicado.

Hablando de las ideas, ¿qué sentís que le aportaste a la serie?

Todo lo bueno, nada de lo malo (risas). Una cosa que a Raphael Bob-Waksberg (creador del show) le agrada de mí, creo -aunque él lo ha dicho-, es que quiero que cada episodio que escribo sea único, un evento en sí mismo. Todos los episodios están conectados, como un arco grande, entonces yo escribo los que son más especiales, más separados del resto. Me encanta hacer todo y decir: “¿Cómo puedo contar esta historia de manera diferente al resto?”. Eso es lo que hice. En el equipo estaban contentos de tener una fan (risas)

¿Cómo trabaja un equipo de guionistas en una serie animada?

Es diferente en Estados Unidos que lo que hacen acá. Mi título es de Executive Story Editor. Es una jerarquía en la sala de escritores. Todos son escritores, pero al ejecutivo le pagan más. Está el coproductor y después mi cargo, executive story editor, y después, los guionistas del staff. Todos somos escritores, todos hacemos lo mismo, pero nuestro título se basa en cuánto te pagan y cuánta experiencia tenés.

¿Qué podés contar de otros proyectos, como el piloto de A Little Much?

¡Hiciste investigación! A Little Much es un piloto que escribí. Es la historia de la mujer más molesta del mundo, que está tratando de resolver el asesinato de su esposo. Una manera de ser molesta es querer tener respuestas (risas). Con este trabajo fui finalista de un premio este año.

¿Cómo ves tu carrera en los próximos años? ¿Te ves incursionando en otros medios, como el cine?

En este momento estoy con mis proyectos (BoJack ya terminó). Estoy trabajando en un programa con Mike Hollingsworth, un supervisor de producción de BoJack. Estamos creando juntos un programa animado. También estoy trabajando en otro show. Tengo experiencia en comedia como actriz, así que también estoy audicionando como actriz (risas). Entonces mi sueño sería escribir un programa divertido, en el que yo sea la protagonista.

¿Cómo ves la comedia en la actualidad y la corrección política, ya que hay temas de los que ya no se puede hablar?

Yo no lo veo de esa manera. Lo que pasó luego del #metoo ha sido muy beneficioso para mí como mujer. Yo no soy de las que dice: “No, ya no se pueden decir esas cosas ofensivas”, además de que el humor cambia. Lo ofensivo deja de ser gracioso. Si tenés que ser ofensivo para ser gracioso, tal vez no seas gracioso (risas). Esto nos lleva a pensar en versiones mejores de la humanidad, así que yo no me siento restringida. Cuando algunas personas me dicen que algo es demasiado políticamente correcto, pienso que no son divertidos (risas).

© Matías Orta, 2019 | @matiasorta

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.