06.09.19
Cine _ Entrevistas _ Productores

Entrevista a Bárbara Muschietti, productora de It 2

Aunque su nombre no sobresalga tanto como el de su hermano Andy, Bárbara Muschietti es la productora del dúo. Con motivo del estreno de It 2, Bárbara nos contó sobre la película y acerca de su carrera.

It 2 es una película más grandes y ambiciosa que la primera, con caras más conocidas en el elenco. ¿Cómo fue desde la producción encarar una película de estas características?

Fue un reto grande. Además, estuve sola en la producción, porque se armó así. Tengo tengo la suerte de que el director es mi hermano, mi mejor amigo, mi socio, la persona que más quiero, y todo lo hacemos con mucho amor y de una manera muy personal, y esta película es increíblemente personal. Fue una misión que había que lograr, con gente como Jessica Chastain, James McAvoy y Bill Hader, que querían estar en la película. Ellos eran los primeros que querían realmente estar en el proyecto. Lo que pasa es que tienen agendas complicadísimas, y eso hizo que tuviéramos que armar esta casa de cartas de una manera muy peculiar. Siempre digo que no se podía romper ninguna partecita porque se caía todo. Estábamos con fechas que no podíamos cambiar, y siempre en el cine las cosas van cambiando aunque uno no lo quiera. Pero repito, todos estábamos por la labor, con tanto amor por el proyecto, por la película uno, por el libro, y salió todo. Hubo muchísimo esfuerzo, pero salió todo.

Teniendo en cuenta que el capítulo 1 es la película de terror más taquillera de la historia, ¿cómo fue la relación con New Line Cinema? ¿Les dio más libertades? ¿Cómo fue hacer de intermediaria entre la visión del director y lo que pretendía la compañía?

New Line, tanto en el capítulo 1 como en el capítulo 2, nos dio libertad creativa casi inagotable. Realmente, unos socios increíbles. El asunto es el dinero. Ahí es dónde la cosa se pone un poco más difícil. Entonces en el capítulo 1 estuvimos con un presupuesto muy apretado para la película que teníamos que hacer, y en la 2 tuvimos un poco más de amplitud, pero es una película enorme. Tampoco fue fácil hacer una película de esa dimensión con el dinero que había. O sea, no era una situación relajada. Teníamos un presupuesto con límites y había que ser creativos con el dinero, ser muy diligentes con lo que teníamos planeado. Hubo ensayo y prácticas para que saliera todo bien en el momento en el que había que hacerlo realidad. Después, horas de teléfono (risas), negociando. La verdad es que Warner y New Line se portaron muy bien. Hay que ponerse en los zapatos del otro. No hay que ser antagónico. El estudio tiene sus límites porque sí, porque es una industria, y esta es una película de terror que trascendió el género. Se ha convertido en mucho más que una película de terror, el capítulo 1, pero claro, es posiblemente la película de terror más cara de la historia, en ese sentido. Hay que convencer a mucha gente para que te dejen hacer eso, y los convencimos (risas)

Contame sobre la participación de Stephen King. ¿Cómo fue el contacto con él y la relación con él en el set?

Le tenemos un cariño enorme. Es muy difícil explicar lo que se siente y lo que él te hace sentir cuando lo conocés. Es una persona de una calidad y una sencillez y una generosidad inmensas. Es realmente un ser humano especial, más allá de toda su obra, que es inmensamente prolífica y brillante. Para mí es el autor más importante del siglo. Realmente se lo valora por lo prolífico que es. Creo que escribe tanto que la gente no se da cuenta de lo brillante que es. Un genio, y un hombre de familia; vino al set con su nieto. Como sabés, hace un cameo, y cuando la gente hace un cameo, viene, rueda unas horas y se va. Stephen King vino a este pueblito, que está a dos horas de Toronto, y se quedó tres días con nosotros. Y no rodó tres días, rodó una tarde, y se quedó con nosotros. Una historia, una experiencia de vida… Lo amás. Él nos tiene mucho cariño, nosotros lo adoramos y lo admiramos. It es un libro que marcó un antes y un después en su carrera, y le tiene mucho amor. Como consecuencia también de que a la película le fuera tan bien y tuviera tanto éxito, el libro volvió a tener ventas records, y hay una generación de chicos que casi no lee y se ponen a leer el libro porque quieren más sobre esta historia, quieren saber más. Cuando salió el capítulo 1, él la vio y le escribió a Andy un email divino. A partir de ahí seguimos en contacto, y cuando estábamos haciendo el guión de la segunda parte, Andy le dijo: “Mirá, me gustaría que me dijeras qué son las cosas que te gustaría ver en la película”. Y le hizo una listita con todas las cosas que él quería ver, y vimos que ya estaban en el guión, excepto por una que no pudimos meter por cuestiones presupuestarias, porque era algo que cambiaba el final y era muy caro, y entonces tuvimos que decidir que eso no lo podíamos hacer. Pero el 90 % de sus notas ya estaban en la película, lo que quiere decir mucho. Estábamos muy, muy de acuerdo de cuál era el camino, y después vio la película y se emocionó mucho y nos escribió inmediatamente. Tuvimos mucha fortuna.

Ya fuera de la película, hace poco anunciaron que comenzará la adaptación de otra novela de King: Roadwork, y dirigida por Pablo Trapero. ¿Qué más se puede adelantar de ese proyecto?

Está sin cocción ese proyecto. Estamos muy, muy, muy, muy comenzando. Así que cuando sepamos más vamos a hablar seriamente al respecto. En este momento nosotros solamente le tenemos una gran admiración y cariño a Pablo, y ojalá podamos trabajar con él.

Desde tus comienzos en la producción de Evita hasta hoy, trabajando con un estudio de Hollywood. ¿Qué balance podés hacer de tu carrera hasta ahora?

Que es agotador (risas). La verdad es que trabajo muchísimo. Soy una laburante, eso lo admito. Trabajo horas y horas y horas y no me canso y sigo, y aunque esté cansada, sigo y sigo. Eso es algo que no ha cambiado, pero también he tenido mucha suerte: se me fueron abriendo las puertas. Soy mujer, soy latina y a mí nadie me frenó o nadie me pudo frenar. Yo siempre seguí. Tengo la suerte de trabajar con una persona por la que doy todo y él da todo por mí. Eso es una gran ayuda porque nos hace más valientes. Cuando tenés una persona al lado que sabés que te va a proteger, uno salta, y yo he saltado muchas veces. Hasta ahora caí bien. Desde Evita, en los últimos 25 años ya, hasta ahora, pasó mucha agua debajo del puente. Yo me he convertido en una especie de adulto y nuestras películas han ido evolucionando, sobre todo a nivel profundidad y a nivel tamaño. Bueno, ahora a por más, no se puede parar (risas)

Andy dirige, vos producís… ¿consideraste en dirigir vos alguna vez?

Me lo han preguntado varias veces. No tengo un gran interés por dirigir. Si dirigiese algo, seguramente sería un documental, porque me fascina el género, pero sí escribir. Mama la escribí con Andy. Lo que pasa es que mi rol como productora ha sido como una especie de pulpo sobre el resto de mi cerebro y mi vida, y me ha robado el tiempo que le dedicaba escribir. Y bueno, nada, son elecciones que uno hace, pero me encantaría volver a escribir.

© Matías Orta, 2019 | @matiasorta

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.