30.12.19
Cine _ Distribuidoras _ Entrevistas

Entrevista a David Fernández, de Planet Horror

Como director ejecutivo de RedRum -sello de la compañía Wild Duck-, el español David Fernández puso énfasis en el cine fantástico y de terror. Pero su pasión por el género lo llevó a ir por más y hoy es uno de los responsables de Planet Horror, plataforma de streaming dedicada a las películas más escalofriantes. David vino por primera vez a la Argentina con motivo de Ventana Sur y esto es lo que nos contó.

¿Cómo surge Planet Horror?

Nosotros, como compañía, nos dedicábamos al cine de terror, de género, desde hace unos cinco años. Nuestro negocio pasaba por la venta de soportes físicos (DVD, blu ray), y comprábamos derechos para televisión. Desde que empezamos, fuimos amasando un catálogo importante. Siempre tuvimos inquietud por las ventas digitales. Así empezamos a desarrollar un negocio, que fue una plataforma only horror. Buscamos un compañero de viaje que tuviera esa inquietud por el terror, que es el caso de AMC Networks. Ellos eran uno de nuestros mejores clientes porque tienen un canal de terror en España, el Canal Dark. A partir de ahí buscamos cinergias y al final hemos sido socios en el proyecto Planet Horror. AMC Networks se dedica al marketing y comunicación, mientras que nosotros dirigimos la línea editorial de la plataforma. Somos responsables de adquisiciones y del contenido que se puede ver en Planet Horror.

Es muy interesante la programación. Incluye clásicos y exponentes más actuales.

Planet Horror tiene un estreno semanal cada jueves. Todas las películas de la plataforma (que tiene muy poco tiempo) están dobladas al castellano. Como todos somos amantes del género, nos gustan esas pelis clásicas. Buscamos esos contenidos que no estaban en España. Te encontrarás con películas con Peter Cushing, con Christopher Lee… Películas de la Full Moon, de Charles Band, con Puppet Master, con Intruder… Películas como Largo fin de semana… Buscamos ese contenido clásico que nos pudiese diferenciar en cuanto al resto de nuestros competidores. Además, compramos películas más contemporáneas y nos hemos atrevido a estrenar películas dispares, pero no deja de ser un terror gorumet, como El ciempiés humano, que está en un extremo, o A l’ interieur, y películas como Good Night, Mommy. Es la plataforma con más premios de películas por metro cuadrado. Todas las películas contemporáneas son de circuitos de festivales independientes: han salido en Sundance, han estado en Sitges, han estado en Nocturna… Intentamos buscar esos títulos que van emergiendo en un festival, lo que se está cocinando por ahí.

Es interesante cómo van surgiendo plataformas dedicadas al género. Shudder en los Estados Unidos, Planet Horror en España… ¿Hubo algún modelo a seguir? ¿Ves relación entre ambas?

AMC Network tiene una experiencia con Shudder dentro de su grupo, pero AMC Network España no tiene nada que ver con AMC Network USA, donde sé que está más vinculado Shudder. En nuestro caso, todos teníamos muy claro qué queríamos hacer y a qué publico queríamos llegar. Entonces buscamos el mejor equipo posible, y ahí estamos.

Al principio, muchas plataformas van adquiriendo películas y series de otros lados, pero después empiezan a producir sus propios contenidos. ¿En Planet Horror tienen como objetivo una iniciativa similar?

Sí. Indiscutiblemente, es un apartado más dentro de la hoja de ruta que tiene la empresa. Hoy lo que nos interesa y nos preocupa es llegar a nuestro objetivo en España, con las películas pautadas, pero ya hemos llegado a acuerdos para hacer una serie y una película en 2020.

¿De qué manera se puede acceder a Planet Horror desde distintas partes del mundo?

 La plataforma está en España y se puede ver en España. Hemos llegado a un acuerdo con Samsung y se puede ver a través de su aplicación. Se puede ver en iPhone, en Android, en las tablets, en los móviles, en los ordenadores… La visibilidad ya es importante, y tenemos un plan de ir cruzando el Atlántico.

El género de terror es cíclico y tiene sus puntos de popularidad. Hoy los exponentes más exitosos van por el lado de la saga de El conjuro y las It de Andy Muschietti, y en televisión, la serie The Walking Dead.

¿Quién no ha visto TWD y quién no ha visto los primeros zombies de verdad? No me gusta decir que el terror está de moda, porque a los que nos ha gustado siempre, lo hemos defendido. Antes comentaba con un compañero: “Pero en una película de terror debe haber gore, survival, home invasión…”. Cuando vas a ver una comedia, ¿qué quieres, reírte o reírte mucho? Pues reírte mucho. Y cuando ves una de terror en Planet Horror, ¿quieres pasar miedo o pasar mucho miedo? Eso es Planet Horror: un terror muy definido, donde intentamos que ese estreno de cada semana te dé ese toque de miedo para seguir viviendo.

Volviendo a tu fanatismo por el terror, ¿cuáles fueron las películas que te marcaron de joven?

Mira, yo no descubrí que me gustaba el terror hasta hace unos años, porque siempre he sido muy miedica. Pero desde pequeño veía las películas de miedo tapándome los ojos. Quien me enseñó a ver películas de miedo fue mi abuelo, que era acomodador en un cine en Barcelona. Durante toda mi infancia, me la pasaba los fines de semana yendo con él al cine. El hecho de entrar al cine cuando estaba cerrado, de tener aquel olor de los ambientadores que echaban y de ver las sesiones doble… Ahí empezó mi amor por el cine, y fue mi época adolescente cuando me llegaron al corazón los personajes de Wes Craven, de Tobe Hooper… Eran películas que no me daban miedo, sino que me divertían.

¿Y tu relación con el Fantaterror, con el terror español?

Paul Naschy me encanta. España tiene los toldos y Paul Naschy.

Estamos en una época crucial, donde se multiplican las pantallas y las opciones de ver películas. Te criaste, como bien dijiste, yendo al cine, y ahora sos responsable de una plataforma para ver cine. ¿Cómo ves esta creciente discusión entre ambos mundos?

Intento tener la tele más grande en casa, pero no me cabe en el salón (risas). La magia del cine no se va a perder. Creo que hay películas que hay que ver en salas. Soy defensor de la evolución del cine y de verlo cuando uno quiere, dónde quiere, pero la magia del cine… Yo siempre digo que hay dos películas que hay que ver en sala. Yo no tuve la oportunidad de ver 2001, de Kubrick, en cine, y la vi en pantalla grande hace dos años, en Sitges. Casi lloré. Con El exorcista, lo mismo. No porque estén pensadas para pantalla grande, sino porque hay ciertos títulos que se deben ver en pantalla grande. Pero aun así, veo cine en una tablet en el metro.

© Matías Orta, 2019 | @matiasorta

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.