12.10.17
Cine _ Entrevistas

Entrevista a Dolores Fonzi y Pilar Gamboa

En la avant premiere de El Futuro que Viene (2017), la ópera prima de Constanza Novick, sus protagonistas, Dolores Fonzi y Pilar Gamboa, nos brindaron esta cálida charla sobre el detrás de escena del proyecto que aseguran intensificó su amistad. Entérense de cómo vivieron esta experiencia en el marco de la situación vigente del INCAA en esta entrevista exclusiva para A Sala Llena, por Luciana Calbosa.

Llegó el gran día. ¿Cómo viven el estreno?

Pilar: Siento profunda ansiedad de ver qué pasa con la película y el público. Cuando recibí el guión me sentí muy identificada mientras leía esa etapa de la infancia de los ´80 tardíos, con esas estéticas: Clave de Sol, los chicos que te gustan; anclada en la clase media en Buenos Aires. Eso me dio ganas de ponerle el cuerpo junto a Dolores en el proyecto de Coca.

Dolores: Yo creo que si Coca me hubiese traído un guión de zombies, lo hacía igual, sobre todo por la química con Pili (risas). Me parecía difícil hacer una mujer con una vida convencional donde le suceden cosas lindas y lo vive de una manera intensa y reflexiva. Me concentré en que no sea caprichoso el personaje y en contar cómo Romina vive su vida para que el espectador la entienda.

En este sentido, hay dos amigas que se complementan en el devenir de una y la otra. ¿Con cuál personalidad te sentís mas identificada?

Dolores: Con las dos. Por momentos puedo ser depre y que mi vida no me satisfaga, y por otros, volar y ser creativa. No siento que los dos sean una misma persona sino que justamente, en la mixtura de los personajes, nace la química donde cada una cubre el bache que la otra va dejando libre. Es una amistad donde la energía intercede y las complementa.

¿En qué momento de sus vidas les llegó este proyecto?

Pilar: En un aventón de cine, y en lo personal, como nuestro trabajo es tan grupal, que construís con el vínculo, aunque suene romántico y naif, donde pude hacer durante y después de la película dos amigas es un golazo.

Dolores: ¡Mi cerebro hizo tuuuuuu; como una raba! ¡Me quebré con lo que dijo! (risas). Siento que hay algo que vuelve y es esto de trabajar con amigos que en esta instancia forman parte de tu vida. Cuando con Coca hicimos Soy tu Fan hablábamos sobre la estructura de tu propia felicidad y pensamos que tiene que ver un poco con una utopía, aunque con la actual Ley de Cine no la podríamos hacer. Me llegó en ese momento donde pude aportar al proyecto de mi amiga y me emociona.

En este marco donde mencionan la Ley de Cine, ¿qué opinión tienen al respecto?

Dolores: Me da miedo. Es un momento complicado. Si esto sigue adelante la única esperanza que me queda es que en estos dos años que faltan de gobierno se termine esta agonía lenta del cine que va a empezar a vivirse. En abril y mayo hubo una alarma con la destitución del presidente del INCAA y todo el mundo empezó a alzar la voz en función de eso y se nos acusaron de locos y paranoicos pero todo lo que dijimos que iba a pasar está sucediendo así que ahora hay que combatir eso y ver qué pasa. Y si eso sigue adelante hay un amplio margen de películas que se hacen que no se van a poder hacer. Como cierre de idea: La cultura no es negocio.

 Pilar: Quiero agregar que me parece peligroso creer que lo único que funciona es lo que mete muchos espectadores. Yo estoy completamente en desacuerdo con eso porque para mí una película puede meter 5 mil espectadores y ser un peliculón. No creo que Andréi Tarkovski haya tenido un millón y medio de espectadores y, en ese sentido, el Estado no debería pensar en la recaudación sino, más bien, en fomentar miradas. Por eso me parece peligroso el discurso de para qué vas a hacer una película si solo la van a ver diez personas… Bueno, quizás esas diez personas que la van a ver les cambio la vida en algo, y de eso se trata la cultura y el arte.

Dolores: Vaciar el país de cultura es una de las cosas que más miedo dan. Es como vaciar el cerebro de todo el mundo.

En este sentido, hablás de cambiar las miradas. ¿Qué implicó para vos formar parte del jurado en el Festival de San Sebastián y donde, justamente, la película Alanis (2017) arrasó?

Dolores: Me lo tomé con mucha responsabilidad. Vi por día hasta cuatro películas y fue un orgullo poder darle a una directora argentina por segunda vez en la historia del Festival de San Sebastián, después de cinco años, y romper las estructuras del patriarcado. Me sentí, como diría mi abuela, importante. Es genial que Alanis (2017), de Anahí Berneri, haya recibido doble premiación.

¿Proyectos futuros?

Dolores: Teatro, una obra de Martin Flores Cárdenas con Cecilia Roth, Ezequiel Diaz y Guillermo Arengo; la temática gira en torno a cuatro personajes que van relatando tipo monólogo.

Pilar: En quince días comienzo a filmar Villa Gesell, de Juan Villegas, en Villa Gesell, y en febrero repongo La Terquedad durante seis semanas.

© Luciana Calbosa, 2017 | @LulyCalbosa

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.