24.10.18
Directores _ Entrevistas

Entrevista a Julián Giulianelli, director de El otro verano

Luego de Puentes, su ópera prima, el director Julián Giulianelli estrena El otro verano, una nueva historia de madurez, ambientada en las sierras de Córdoba. Tuvimos el privilegio de hablar con Julián y nos contó lo siguiente.

Habías estrenado Puentes, tu ópera prima, en 2009. Ahora volvés con El otro verano. ¿Cómo surgió esta segunda película?

Las primeras versiones del guión surgieron poco después de Puentes, pero abandoné el proyecto. Hace tres o cuatro años lo retomé y me decidí a filmarlo. La idea surgió porque m interesaba contar esta relación de amistad  que se va transformando en otra cosa, en una relación más “padre e hijo”. Me gustaba la sutileza, que no fuera explícito lo que le sucede a los personajes.

Justamente mucho pasa por lo que no se dice, por lo que se sugiere. ¿Cómo trabajaste eso desde el guión?

Es algo bastante difícil de trabajar en el guión, y también en la película. Me interesaba contar la historia a través de las emociones de los personajes, de las sutilezas, de lo que dicen pero no están diciendo, con los silencios y las miradas. Era la búsqueda de la película.

Ya habías trabajado con Juan Ciancio y con Malena Villa en Puentes. Con Guillermo Pfening es la primera vez. ¿Cómo armaste el elenco?

A Guille le pasamos el guión y le gustó. Eso fue bastante alentador porque él ya tiene un recorrido en muchas películas y es un actor muy importante. Me gustó mucho cómo a él le interesó la película. Con Juan y con Malena ya había trabajado, y me gustaba la idea de volver a trabajar con gente conocida, con amigos, con quien tengo confianza. A los demás actores los fui buscando en castings en Córdoba (una de las productoras es de allá), pero de algunos ya tenía referencia. Mara Santucho, que hace de la novia de Guille, es música y actuó bastante en otras películas. Me interesaba ella para ese personaje.

En cuanto a referencias, sé que a Guillermo Pfening le pediste que viera Manchester junto al mar. ¿Hubo otras fuentes de inspiración?

A Manchester… la vi justo antes de filmar. Al personaje ya lo tenía definido de esa manera, pero para Guille me gustó esa referencia más visual para él. Después tengo muchas referencias. Me gustan mucho, por ejemplo, los hermanos Dardenne, aunque no sé si son referencias para la película porque no tienen tanto que ver.

Igual en las películas de los Dardenne mucho pasa por lo que no se dice.

Totalmente.

La película está hecha en las sierras de Córdoba. ¿Cómo fue rodar allá?

Fue muy divertido porque, si bien teníamos un río y otras cosas, fue bastante ameno el rodaje. Hubo buen clima entre los actores y los técnicos, y no había demasiada gente. Buscamos una época del año cercana al verano, pero que no era de mayor turismo. Era fácil no encontrar tanta gente ni en las calles ni en el río. Los técnicos son de Córdoba y la tenían más clara con las locaciones. Hay muchos exteriores porque me interesaba aprovechar los paisajes, tanto desde el punto visual y sonoro, para contar la historia.

Si bien son tiempos difíciles para el cine argentino, y aunque ahora estás moviendo El otro verano, ¿es posible hablar de próximos proyectos?

Estoy trabajando en dos documentales. A uno lo estoy empezando a filmar y es acerca de Cafrune, el folklorista. El otro es más arqueológico, pero todavía estamos con el guión.

© Matías Orta, 2018 | @matiasorta

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Google+0Pin on Pinterest0
tlc-300

© A SALA LLENA.