Directores _ Entrevistas

Entrevista a Kris Niklison, directora de Vergel

Kris Niklison se define como una artista inquieta, muy escorpiana, a la que hacer cine le da sentido a su existencia. Sus modos de expresarse no apelan a un público masivo y entiende una película como un acto de amor; actitud que la sorprende a diario.

-En tu film, Vergel, reflejás la muerte en vida mediante una puesta en escena colorida donde energía, cuerpo y alma aparecen en primer plano… ¿Por qué elegiste esta representación conceptual?

– Quise reflejar el lado derecho del cerebro: las emociones. No los detalles que se alojan como datos del lado izquierdo. Esta es una historia de sensaciones donde la muerte no llega con la puesta en escena gris. Acá es colorida y llega en pleno verano, con sol, donde la muerte es transformación. Cada tragedia trae, dentro de sí misma, una nueva dimensión que se abre como una puerta hacia algo nuevo. Hay muerte física pero el alma queda, nunca deja de existir; es una gran energía transformadora para seguir… Y en ese choque de pulsiones: vida y muerte, estamos todos nosotros.

-Hablando de conceptos del psicoanálisis de Sigmund Freud, aquí las plantas operan como sinónimo de vida; el departamento esta plagado de ellas y hasta parecen gritar ¡No te olvides de las plantas! ¡No te olvides de la vida! ¿A qué se debe esta reflexión sobre las pulsiones como sello de Vergel?

– Yo era la mujer en ése departamento donde sucede Vergel. En 2012 llevaba 20 años viviendo en Amsterdam, tenía un carrerón encima y estaba pasando por un duelo. Decidí transformar el dolor en una pasión y vine a hacer cine a Argentina. Llegué con la esperanza de renacer y que me vaya bien pero ¡estaba inmóvil!

Hasta que un día mi madre me llama por teléfono y sugiere hacer una fiesta en casa donde cada invitado trajera una planta para decorar mi terraza. Un amigo hizo la invitación; decía “Vergel”. Ese cruce, simple, fue el disparador final del proyecto, personas, etapas y amores.

-Esta transformación de dolor a pasión la reflejás en la película mediante escenas con repeticiones: planos detalle con plantas; agua… y tres escenas eróticas en bloque ¿Por qué este recurso?

– Había dos opciones para transmitir la muerte y el sexo al espectador: contarlo o que lo experimenten… ¡Busqué el efecto knock-out! Acá, ella está tomada por algo que la supera entonces pensé ¿Cómo expreso eso? ¡Con repetición! Opté contar desde el lenguaje de sensaciones y repetición para marcar la intensidad. Soy malabarista de circo y seguí mi instinto: Acá te doy una… y más… ¡Más! porque sino el público se va. Entonces cuando crees que termina… ¡Sigue! para que lo sientas. Pero, al mismo tiempo, las escenas eróticas son elegantes y difieren entre sí: una narra el tabú maternal; otra el orgasmo como primer encuentro entre dos mujeres; otra la locura de masturbarse con la cámara del marido; y así… para que el público sienta. Al igual que el sexo, no es deseo nada más. Cada encuentro revela algo diferente en la repetición y experimentación. Mi trabajo no es para un público masivo. Intento encontrar mi público.

-En este sentido… ¿Qué herramientas utilizás para establecer ese lazo entre el público y traerlo hacia tus obras? 

– Pienso que el universo es sabio y siempre sabe lo que te conviene. El arte es el puente entre el mundo material y espiritual. Yo soy muy escorpiana y llevo su energía. Pude haber sido budista porque tengo vocación espiritual… pero el entretenimiento se quedó en este plano material. Así que abrí dos productoras de cine en Argentina y Brasil para materializarlo. Me divierto mucho con mi trabajo y a mi público salgo a buscarlo: reparto flyers en bares de Palermo y salas de cine.

-Esta energía que describís y te define ¿ya te impulsó a realizar proyectos futuros? 

– Si. Justamente mi próxima película es El Barquero; un guión que escribí en la India cuando viajé tras la muerte de mi madre. Allí conecté con ella y hablé con grandes Lamas, Himalayas, que me ayudaron a comprender el proceso… ¡Está plagado de conceptos budistas!

© Luciana Calbosa, 2018 | @LulyCalbosa

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Google+0Pin on Pinterest0

© A SALA LLENA.