25.11.18
Directores _ Entrevistas

Entrevista a Lorena Muñoz, directora de El Potro

Lorena Muñoz es una mujer que se define primero como madre, luego como trabajadora y directora de cine. Hoy disfruta del éxito que cosechó trabajando durante años arduamente en la industria audiovisual. Sorteó etapas en las que por ser mujer se sintió excluida de varios proyectos de los que fue co-directora y co-guionista como así también ante una situación que vivió como jurado siendo la única mujer del equipo. Pese a todo siempre se sintió bendecida y siguió su intuición y lucha: Creó su propia productora “Habitación 1520″ junto a amigos y trabajó allí 18 años hasta que llegó “Gilda”; su primera ficción. Hoy “El Potro” es el único proyecto que no nació de ella libremente pero respetaron su corte final, punto de vista y casting. Por todo esto, Muñoz asegura “Mi mejor cualidad es saber cómo empujar el carro”.

Contanos cómo viviste tus primeros pasos en la industria audiovisual, desde el momento en que finalizaste tu carrera e incursionaste en el cine hasta que llegaste a ser quien sos ahora.

Hice un corto, 2do BAFICI, con el que gané un premio y fui a Cuba, todo pago. Ahí hice un seminario en guión. Cuando volví me uní a un grupo de amigos y formé mi productora Habitación 1520 junto a Benjamin Avila y Maximiliano Dubois, mis socios con quienes filmamos, produjimos y dirigimos en equipo cerca de unas 16 películas; de las que se destacan Infancia clandestina (2012) en co-producción con Puenzo y el documental Yo no sé que me han hecho tus ojos (2003) que co-dirigí y co-guioné con Sergio Wolf. Pero siempre en el medio de estos proyectos tenía ganas de hacer un cambio de rumbo. De dedicarme solamente a guión y dirección ¡Y así lo hice! Apareció Gilda, no me arrepiento de este amor (2016); fue mi primera ficción y cambió mi rumbo.

Sin duda “Gilda” marcó un antes y un después en tu carrera… ¿Ganaste independencia?

¡Totalmente! Cuando la terminé y me distancié de la productora, llegó Rodrigo. El Potro, lo mejor del amor (2018) es el único proyecto que no nació de mí como propuesta inicial y sin embargo pude trabajar con Tamara Viñes, mi alma gemela de la escritura, con quien escribí todos mis guiones anteriores.

Como mujer cineasta ¿sentiste que esta condición, en algún momento de tu carrera, hizo que hayan tenido diferencias con vos en los proyectos?

Siempre decía a la prensa que nunca me pasó pero porque yo tengo un carácter muy fuerte. Entonces siempre fui pateando puertas para llegar al objetivo. De hecho, cuando estudie cine con Tamara éramos 6 chicas contra 20 directores. Hoy veo que las capacidades desarrolladas por ellos en el arte no es tan excluyente porque las mujeres fuimos encontrando un lugar de pertenencia donde nos sentimos también identificadas y reflejadas. Pero si me pasó algo en este festival que me dejó en shock durante el Foro de encuentro entre mujeres. Al hablar con algunas organizadoras del encuentro y me contaron acá, en Mar del Plata, las cifras de lo que está sucediendo a nivel nacional que antes no las veía fue tremendo ¡Son cifras muy alarmantes, vigentes! Entonces yo me doy cuenta de que soy una bendecida porque con el resto de mis compañeras no pasa eso. ¡Y te digo más! Yo aunque fui contratada por una productora para que dirigiera y escribiera la película de Rodrigo se super respeto igual mi corte final, mi punto de vista, mi casting… No sentí restricciones que tengan que ver con un cine de autor donde en muchas ocasiones los productores intervienen y te dicen qué y cómo poner porque son ellos quienes la financian. Todo eso no pasó.

Hoy que haces una relectura de tu pasado en la industria ¿Sentís que sorteaste diferencias por ser mujer?

Si. Yo siempre pensaba que no me había pasado a mí pero ahora me doy cuenta que cuando estrenamos Yo no se qué me han hecho tus ojos en co-dirección y co-guion con Sergio Wolf todo el mundo hablaba de la película de Wolf; a mi no me nombraban. 

En el momento no me daba cuenta, lo naturalicé hasta que me empecé a enojar mucho pero lo sentía como algo más personal.Pero en ese momento no tenía esta consciencia que tengo ahora de que eso pasaba porque era mujer. Hoy sé y conozco a muchas mujeres que les pasa esto, en estos encuentros te das cuenta que hay compañeras con los mismos sentimientos. También otra situación que me pasó fue cuando forme parte de un comité del Instituto, éramos un jurado de cinco personas de las cuales eran cuatro hombres y yo. Por unanimidad declaramos un no interés a una película y cuando el productor se enteró me atacó a mi. Haciéndome responsable y culpable, cual bruja que hechiza, de esa decisión colectiva y unánime. Claramente esto tiene que ver con que pensó que al ser mujer era el eslabón más débil y podía decirme cualquier cosa. Como si yo tuviese el poder de convencer y hacer que ésos cuatro hombres miembros del jurado me siguieran a mí, bajo un hechizo, a que decidan eso. Esto también tiene que ver con un lucha contra que el mal esta puesto en nosotras ¡Gente buena y mala hay en todos lados, de ambos sexos! Me pasó eso, la lucha contra los prejuicios. Pese a todo esto siempre me sentí bendecida y seguí mi intuición con pasión.

Hablemos de cualidades ¿cómo te definís como trabajadora? 

Soy muy de empujar el carro. De mucha perseverancia y de no bajar los brazos. Siempre lucho mucho por el objetivo que tengo y mi deseo de vivir de esto. Creo en mis proyectos y soy buena en convencer a la gente que está a mi alrededor con que vamos a lograrlo. Tengo mucha seguridad a la hora de mostrarme hacia el resto para vender el proyecto, aunque quizás después por adentro mío a veces dude. Pero en el mientras tanto digo ¡vamos, vamos, vamos… que hay que llegar a la costa! Y… después vemos. Me pasa mucho eso. Me divierto trabajando en el cine. Siento que soy muy fuerte en este sentido, no sé si segura es la mejor palabra para definirme pero si perseverante y de mucho trabajo también. A mi me gusta mucho trabajar y que las cosas se logren con sacrificio. Una tiene que tener objetivos claros, convicciones y luchar contra viento y marea para lograrlos. De eso se trata.

© Luciana Calbosa, 2018 | @LulyCalbosa

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Google+0Pin on Pinterest0
tlc-300

© A SALA LLENA.