21.01.20
Cine _ Entrevistas

Entrevista a María Alché, directora de Familia sumergida

Luego de una destacada carrera como actriz, María Alché debutó como directora con Familia sumergida, protagonizada por Mercedes Morán. Un drama intimista, que triunfó en festivales internacional. Con motivo de su estreno en Sundance TV, pudimos hablar con María, que nos contó algunos detalles.

Llevas una buena cantidad de años como actriz y dirigiste cortos, como Noelia. El proyecto de concretar Familia sumergida comenzó en 2014. ¿Cómo surgió tu ópera prima?

El punto de partida fueron las fotos de Fallas, la muestra fotográfica que presenté en 2012. Son imágenes de mi familia en otras épocas en las que los conocí: los ’60 y ’70. Fue un proceso largo concretar la película.

Lucrecia Martel figura como asesora de guión. ¿Cómo trabajaste junto a ella?

Lucrecia y yo veníamos trabajando juntas en otros proyectos, como un documental. Es una amiga e hizo aportes importantes al guión. Luego trabajé el texto con el escritor Iosi Havilio.

Más allá de sus aportes en el guión, ¿pensás que el cine de Lucrecia Marte fue una influencia? ¿Qué películas y directores sentís que afectan tu trabajo?

Lucrecia, sí. Pero me gustan muchos directores. Me gustan mucho, John Cassavetes, Federico Fellini… Es difícil trazar las influencias tan conscientemente. También me gusta David Lynch. Cuando pienso en una historia, me cuesta que sea en un tono realista. Me parece que la realidad es una cosa más rara, y que justamente la tarea de las personas que narramos es tratar de ver esas otras tramas que tiene la realidad, que está llena de coincidencias y cosas extrañas. A veces, por estar tratando de vivir una cronología o en una cotidianeidad, no estamos abiertos a percibir eso otro que tiene la existencia, que es más raro, más confuso. Me parece que eso que llamamos género fantástico es más representativo de una percepción o experiencia personal que aquello que llamamos realismo o naturalismo.

En cuanto a la estética, trabajaste con la directora de fotografía Hélène Louvart, que colaboró con directores como Win Wenders. ¿Cómo fue el trabajo con ella?

Fue buenísimo. Hélène es una persona increíble, muy apasionada por su trabajo, con mucha experiencia y mucho entusiasmo. A diferencia de lo que uno creería, una persona que trabajó con directores como Win Wenders y que hizo tantas películas, de pronto tiene la humildad de pararse con alguien que nunca hizo una película y decir que nuestra opinión vale lo mismo. Estaba al servicio de una ópera prima. Realmente no es común ver gente así, que puede dejar su ego de lado y tener mucha humildad para trabajar y estar ahí descubriendo algo. Son gente de la que uno aprende mucho. El cine necesita de eso, de gente que trabaja colectivamente y sabe manejar el ego y escucha las opiniones de los demás. Fue absolutamente genial trabajar con ella.

La película tuvo un amplio recorrido por festivales internacionales. De hecho, ganó en San Sebastián. ¿Cómo fueron esas experiencias?

Fueron experiencias gratificantes, y también relativas. Lo único que uno puede hacer es agradecer que la película tenga su reconocimiento porque le permite tener más visibilidad. Para una película que lleva tantos años, donde hubo un camino invisible de fondos que no fueron, de premios en los que uno fue rechazado, es bueno cerrar el círculo de la película así.

¿Qué se puede contar de tus próximos proyectos, como actriz o directora?

Estoy trabajando con Lucrecia Martel en un documental, pero no puedo adelantar mucho. También estoy en un nuevo proyecto mío, del que tampoco puedo adelantar mucho, pero se trata de una película de época.

Próxima emisión de Familia sumergida en Sundance TV: martes 21 de enero, a las 20:30 hs.

© Matías Orta, 2020 | @matiasorta

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.