Programadores

Entrevista a Ernesto Flomenbaun

alt

(Esta entrevista fue realizada previamente al comienzo del 27º Festival Internacional de Cine de Mar del Plata)

Esta por comenzar el Festival, ¿qué nos mostrará Latinoamérica en esta 27º Edición del Festival

Este año tendremos una presencia muy fuerte nuevamente de cine latinoamericano que se expresa en las películas que participarán en la Competencia Internacional y, específicamente en la Latinoamericanas y Argentina nos encontraremos con películas de ficción o documentales, pues no se hace una separación entre un género y el otro. Así,  tenemos películas de Argentina y de Brasil en la Competencia Internacional. De Argentina De Martes a Martes de Gustavo Triviño, y un documental en coproducción entre Argentina y Francia  El Impenetrable de Daniele Incalterra y Fausta Quattrini,  y de Brasil con O som ao redor de Kleber Mendonca Filho.

En la Competencia Latinoamericana nos vamos a encontrar con una variedad de propuestas donde va a haber una presencia de las cinematografías que podíamos denominar como más fuertes en el continente latinoamericano que son Argentina, México y Brasil  pero también de las que año tras año van cobrando mayor relevancia como Chile y Colombia, y el crecimiento  de Perú, Uruguay  y Paraguay. En este abanico de producciones va a haber una serie de temáticas muy diversas que el público se va a poder encontrar en estas competencias y demuestran el interés de los directores por abordar distintas temáticas, muchas de ellas sociales, políticas, históricas de la realidad de nuestro continente.

También vamos a tener una sección de homenaje a Jorge Amado a 100 años de su nacimiento integrado por 5 títulos, 4 son de Brasil y 1 es de Egipto que va a ser una curiosidad para el  público. Este homenaje se realizara dentro de la sección Arte y Cine.

Y también en tributo a Chris Marker, importantísimo realizador, artista multimedio, fotógrafo, ensayista francés fallecido en julio de este año. Quisimos hacer este tributo con un documental de Miguel Ángel Vidaurre  de Chile. Pues el mismo justamente narra la presencia de Chris Marker  en los años 70 durante el gobierno de la Unidad Popular de Salvador Allende y  la posibilidad de que gracias al material que le dio  Chris Marker a Patricio Guzmán el pudo realizar La batalla de Chile. A partir de ese encuentro no solo le dio material sino la posibilidad de difusión posterior.  O sea estará Chris Marker desde la mirada latinoamericana y esa concepción internacionalista del cine y de apoyo a los pueblos en esa etapa de liberación.

También va a haber dos actividades especiales: una es Video minutos por Mariano Ferreyra que comprende 17 cortos  realizados por Alejandro Rath, Enrique Piñeyro, Mariano Llinas, Santiago Mitre, grupos de cine militante, televisoras comunitarias y de estudiantes de cine del ENERC y del IUNA acompañada luego con un panel de debate integrado pro algunos de los realizadores de esos cortos.

Y otra actividad que tendremos una mesa de discusión sobre la exhibición del cine nacional, la problemática de cómo visualizar, de cómo llegar a las pantallas por parte de la cada vez mas creciente producción de cine argentino. Esta mesa va a estar integrada por miembros de distintas asociaciones de productores y de directores.

¿Cómo fue la selección de películas latinoamericanas en las diferentes secciones con respecto a la cantidad y calidad presentadas? ¿Cómo ves las mismas en relación a ediciones anteriores?

Las películas que participan en las competencias son evaluadas por el comité de programadores que integro con 5 colegas más. También el Presidente del Festival, Sr. José Martínez Suarez tiene también la decisión final acerca de las propuestas que elevamos de películas para que integren las competencias. Y en relación a otros años se mantiene la calidad y va variando año a año el interés o la mirada de los directores que van surgiendo y que van haciendo foco en determinadas cuestiones que les moviliza y le interesa y que quieren transmitir en la pantalla.

En la sección Panorama del Cine Latinoamericano que organizamos Pastora Campos y yo hay una mirada muy particular e interesante  en los films seleccionados. En el caso de Brecha de Silencio, film venezolano dirigido por los hermanos Luis y Andrés Rodríguez – que van a estar en el festival – abordan la violencia de género, una temática que la vemos incluso abordada por otros títulos de este panorama. Por ejemplo, en un film de la República Dominicana  nos traen La Lucha de Ana de Bladimir Abud. También se trata la violencia de genero.

De la misma manera la violencia la tenemos presente en Choco el film colombiano de Johnny Hendrix que también aborda el tema de la violencia de genero. Pero con la particularidad, todas ellas, que están realizadas por directores varones.

O sea que, ya esta temática va más allá de la mirada de la mujer que aborda el cine, que dirige películas sino que ya por su complejidad y por su intensidad, el problema social esta siendo encarado por los directores varones y tratan de llamar la atención, y alertar acerca de este flagelo de la violencia sobre la mujer.

Los directores latinoamericanos que nos visitan en el Festival se asombran de la cantidad de público que acompaña la proyección de sus películas y la calidez del mismo.  Esto sería una demostración de la necesidad del público de ver cine en su idioma, en su identidad.

Si,  evidentemente como todo festival generalmente uno como espectador encuentra una cantidad de películas que regularmente no nos llega por el circuito comercial o por otras vías como hay hoy por hoy de pantallas como se suelen denominar, ya sea internet o la posibilidad a acceder a DVD y demás. El hecho de que el publico se interese por el cine latinoamericano tiene que ver con un interés por reconocerse en ese espejo que implica la identidad latinoamericana por una comunidad de idioma, de historias , de situaciones expresadas en las películas que en definitiva también es el objetivo de este panorama. Es decir, reconocerse en las películas que proponemos, reconocerse el público en esos conflictos, en esa descripción de realidades sociales que son comunes, que son muy cercanas a pesar de pertenecer a países muy distantes pero afines por historias, por tradición y por idiomas.

Haciendo un recorrido temático por la lista de los 17 títulos que componen este panorama uno puede encontrar que no solo se aborda el tema de la violencia de género  sino podemos mencionar la violencia social y general, los conflictos que sacuden a la sociedad.

Pero también el tema intimista, los elementos culturales como por ejemplo el documental de Nelson Pereyra Dos Santos La Música Según Tom Jobim, es decir de que manera la cultura también puede aparecer muy fuerte como elemento para ser mostrado en las pantallas y acercarlo al publico. El documental y la ficción en este recorrido por Latinoamérica también van junto, van de la mano.

Nos vamos a encontrar por ejemplo con un documental brasileño de Lucia Murat  Un Largo Viaje acerca  de las experiencias  en los años 70 de uno de sus hermanos de ese largo viaje que hace mención en el titulo, en el cual se describe toda una época, toda una situación política y social en Brasil pero no solo a nivel latinoamericano sino también internacional. Y a través de esta entrevista con el hermano, ese largo viaje que el emprende también es un viaje personal sobre esa época.

Es una reflexión sobre esa época y qué quedó de todas esas propuestas, de esas utopías  y esas esperanzas acerca de un mundo mejor.

La película peruana Las Malas Intenciones y la colombiana Porfirio que vimos el año pasado en el festival recién ahora se están estrenando en Bs.As. y debiendo enfrentar una desigual competencia publicitaria con los tanques que vienen del norte. ¿Cuál crees que serian las medidas que se deberían instrumentar para que podamos ver el cine de nuestros hermanos?

Los festivales dan la posibilidad de acceder a un montón de títulos, de films, que de otra manera no llegarían y uno ve a partir de la programación esa riqueza de producciones, que hay mucho cine para ver, hay mucho cine para conocer. Pero como nos dice Octavio Getino : “aquella comunidad que por una u otra razón se ve obligada a visualizar permanentemente en las pantallas audiovisuales las imágenes de otras culturas, terminara extrañándose a si misma, dificultándose a la vez  la construcción de su propia identidad”. La integración regional del subcontinente de cara a los productos audiovisuales  se presenta como una condición general indispensable para la supervivencia de una industria audiovisual propia.

En el área del cine y de la industria audiovisual los desequilibrios  entre la producción endógena  y foránea son contundentes: el 90% del mercado de distribución de cine, televisión y video  esta consagrado a la producción norteamericana. La industria de cada país debe sobrevivir con el 10% restante. Sin embargo, el problema más grave que atraviesa este sector en América Latina son los monopolios de distribución y circulación. Para decirlo con otras palabras: no es el buen cine lo que escasea,  sino, mas bien, políticas de distribución que permitan la circulación de producciones latinoamericanas.

Como consecuencia, se puede ver más cine latinoamericano en San Francisco, Lyon o Barcelona que en Bogotá, Caracas o Santiago.

Es cada vez mas claro que cualquier cinematografía nacional o regional, que aspire a tener alguna presencia en los mercados internacionales, debe reforzar los mecanismos de distribución  frente a la presencia oligopolica de la industria audiovisual estadounidense en casi cualquier lugar de la tierra.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

COMPARTIR

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Google+0Pin on Pinterest0
Libria-Banner

© A SALA LLENA.