Programadores

Entrevista a Florencia Mazzadi, Directora del II Festival de Cine Migrante

Siendo historiadora y bailarina de danzas africanas, ¿qué te llevó a crear el Festival de Cine Migrante?

A los datos que dijiste, le agrego que soy hija de una generación de padres exiliados o de padres desaparecidos y que de alguna manera la movilidad humana también es parte de lo que fueron las situaciones políticas que se dieron en este país en la década del 70 y al mismo tiempo de lo que fue mi experiencia como mujer y como pequeña viviendo en otros lados del mundo.

¿Cómo surge la creación del Festival?

El Festival surge a partir de la necesidad de poder dar un espacio en la Argentina para una gran cantidad de materiales que tienen una alta importancia a nivel de festivales internacionales y que realmente no están teniendo pantalla aquí, materiales que de alguna forma intentan poder empezar a construir fuentes de relaciones,  buscar modalidades de integración y cuestionarse acerca de la construcción identitaria.

Creo que de alguna manera lo que estamos viviendo en estos momentos empieza a dar cuenta de que los estados nacionales y sus fronteras fueron construidos por el hombre moderno y  que no necesariamente eso responde a una necesidad social, sino a una que tuvo que ver con otra cosa en donde el eje no estuvo puesto  en el ser humano,  sino en la reproducción del capital o en las mercancías.

Como instancia histórica me parece que es importante que en estos momentos es mucha la  movilidad humana al ser en comparación una constante a lo largo de la historia del ser humano.

En estos momentos al ser algo impedido por muchas políticas de estado nacionales,

determinadas personas, movimientos y al mismo tiempo la realidad misma nos da cuenta que tenemos que pensar de una manera diferente. Una manera que implique darnos cuenta que esta tierra es posible para todos y que no necesariamente es una tierra que es para unos solos y para otros no, que implique la posibilidad de una construcción en la diversidad.

El mundo es diverso, el arca de Noe en sus mitos más claros en relación al ser humano y la creación mostraba esa diversidad.

Tenemos que generar esa diversidad justamente para no morir como especie.

Has dicho que la película “Nora” te movilizó especialmente para la creación del Festival…

Si, Nora en realidad es una película que se exhibió el año pasado en la primera edición del Festival,  estando yo fuera en España.

Viviendo la realidad de la crisis española en su máxima potencia,  observando la cantidad de políticas relacionadas con la represión de la inmigración destinadas a una represión constante y cotidiana en el ámbito de la calle, en el ámbito de los espacios públicos a los africanos, a los marroquíes, a los latinoamericanos. Viendo justamente eso,  y entendiendo de alguna manera lo que se estaba viviendo como algo trágico llego a un Festival,  y encuentro la película Nora., en donde lo que se observa es una mujer bailarina africana que vive en Zimbawe y que a través de la danza cuenta su experiencia de inmigración que, no necesariamente da cuenta de una emigración económica, de una emigración por necesidad como siempre tratamos de ver a África como un continente en que se mueve porque siendo explotado necesita buscar recursos, necesita sustentarse en otros lugares, sino que ella realmente emprende su viaje por que en el espacio donde ella estaba viviendo no podía garantizarse su vida como mujer y como bailarina.

Y habiendo sufrido una violación, ella decide abortar y en el lugar donde estaba viviendo eso no lo podía realizar.

Por lo tanto, emprende un viaje diferente, se va de ese país y sigue pensando que ella a pesar de ser mujer violada y africana tiene el derecho a vivir de la danza.

Y hoy Nora es una de las bailarinas más importantes que hay de la danza contemporánea africana en los EEUU aunque no esta viviendo en New York pero vivió en  Europa y sigue su derrotero por distintos lugares.    

El desarrollo de políticas de integración que surgen del MERCOSUR tienden a favorecer a los inmigrantes.

Si, claramente la Argentina en ese contexto está un pasito mas adelante.

Realmente creo que podemos hacer cine migrante en este espacio por dos cosas:

Por que la Argentina tiene en estos momentos la posibilidad de pensar una política pública migratoria diferente.

Por que ha sancionado una nueva ley basada en los derechos humanos, pero también porque hay mucho camino para andar porque realmente como sociedad tenemos que pensar en modalidades que nos permitan tender puentes de reconocimiento.

Los hechos sucedidos en el Parque Indoamericano dan cuenta de que el cine migrante tiene que seguir existiendo.

Y en el sentido de la  integración a nivel sudamericano la ley argentina lo que dice y en su reglamentación,  estipula la igualdad de trato y condiciones para toda persona que habite el suelo de la Nación Argentina.

Está presente en nuestra Constitución, y esto no solamente es para la realidad de Sudamérica, sino es también para cualquier emigrante que se encuentre presente en la Argentina.

Ahora bien, establece que los organismos de residencia para personas pertenecientes a países del MERCOSUR o extra MERCOSUR, o sea todos los países pertenecientes a Sudamérica tienen una facilidad diferencial a la hora de acceso de la residencia.

Esto está en la ley, en la reglamentació y se está ejecutando de a pasos, poquitos se han estado dando a lo largo de este tiempo.

Creo que justamente el cine migrante lo que viene a hacer es  reforzar esta ley que a nivel internacional es vanguardista porque considera el derecho a emigrar como un derecho humano.

Lo establece en su artículo Nº 4 para lo cual el paradigma es absolutamente diferencial de cualquier otra ley migratoria.

Y desde ese lugar, desde que el emigrar es un derecho humano es que el cine migrante se para para decir que este espacio como cualquier otro espacio tiene que ser posible de ser habitado en igualdad de condiciones para cualquier persona.

¿Con qué se encontrarán quienes concurran al 2º Festival de Cine Migrante?

Se encontrarán con películas que han sido premiadas en festivales internacionales como Locarno y Cannes, tanto largometrajes, como cortometrajes, animación, ficción, documentales y un recorrido bastante interesante porque la movilidad humana cruza muchos ejes.

Van a encontrarse con  materiales que hablan sobre todo lo que se denomina “el patio trasero”, todas las migraciones del sur o del caribe y de México hacia los EEUU.

Se van a encontrar con toda la realidad del continente africano y la cantidad de problemática que ese continente está viviendo por su explotación económica por parte de las potencias internacionales y la contradicción de que esas potencias cierran las puertas a las personas que buscan su sustento.

Entonces se van a encontrar con muchos materiales que hablan sobre la realidad en Francia, la realidad en España, la realidad en Italia sobre los inmigrantes.

Muchos materiales que hablan sobre la Europa del Este y la construcción de nuevas fronteras a partir de la caída del muro de Berlín.

Se van a encontrar con materiales que hablan de pueblos originarios que siguen luchando por sus tierras, y que han sido movidos de sus tierras por empresas multinacionales en Guatemala y en Ecuador.

Se van a encontrar con la realidad de la movilidad humana en Colombia y con todo lo que tiene que ver con los paramilitares y las políticas de estado que llevaron al desplazamiento.

Se van a encontrar con la realidad boliviana, con la realidad peruana, con la realidad de los trabajadores asiáticos.

Se van a encontrar con mujeres migrantes, con la problemática de la niñez, con la problemática vinculada a género, a hombres, a mujeres, a niños.

Y también se van a encontrar con dos secciones que a nosotros nos parecen súper importantes que son nuevas:

Una que tiene que ver con migrantes climáticos, con lo que está sucediendo a nivel mundial con nuestras tierras y cómo la gente tiene que moverse de su espacio territorial hacia lugares que no sabe donde tiene que ir y va.

Y en ese caso se van a encontrar con realidades como el Himalaya o como Haití por ejemplo que son realidades muy recientes.

También se van a encontrar con materiales que hablan de posibilidades de la construcción de puentes interculturales tanto a través del arte como de las ciudades.

Hay materiales súper interesantes sobre cómo las ciudades son espacios de convivencia comunitaria y multicultural.

 Y como por ejemplo a través  del arte como el hip hop logra una expresión en donde todas las voces culturales están presentes y pueden dar cuenta en una misma sintonía

artística que pueden juntarse y que pueden hacer de la música algo mucho mas interesante como una herramienta de transformación.        

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Google+0Pin on Pinterest0
Libria-Banner

© A SALA LLENA.