Programadores

Entrevista a Joel Poblete, Productor de Contenidos del 7º Festival Internacional de Cine de Santiago de Chile

Acaba de finalizar el 7º Festival Internacional de Cine de Santiago de Chile.

¿Cuál es tu evaluación del mismo, qué es lo que nos deja y cuáles son sus deudas pendientes?

La evaluación en general es bastante positiva, estamos muy contentos en realidad por los resultados por que en  nivel de invitados y de asistencia de público todavía no tenemos las cifras definitivas pero vimos mucho entusiasmo de la gente, del público.

Entonces estamos muy contentos por la calidad de las actividades y de los invitados por la existencia de público, la buena recepción que hubo a nivel masivo, de prensa y publicidad.


Desafíos que nos quedan a futuro siempre son varios, uno de ellos y que cada año tratamos de ir superando es que Santiago de Chile es una ciudad bastante grande  entonces cuesta a veces que el festival esté presente en toda la ciudad o que todos los ciudadanos estén concientes de que hay un festival.

Eso es algo que pasa en las grandes ciudades como Buenos Aires con el BAFICI o en festivales que se han hecho en la ciudad de México por ejemplo a nivel latinoamericano.

A veces en  el circuito cinéfilo están todos muy inmersos en esto y saben que está, pero el ciudadano común, la gente que no va tanto al cine no tiene ni idea de la existencia del festival.

¿Cómo fue la experiencia de dar el festival en los barrios a través de proyecciones  en los mismos?

La experiencia fue bastante positiva, es una actividad que estamos realizando desde los últimos años del festival.

Ya desde el año pasado hemos llevado a las comunas películas que normalmente se exhibían en gimnasios, en centros culturales y ahora tenemos la  posibilidad de ir con este camión, que es una especie de cine móvil que acerca el cine de una manera lo más parecida posible a una sala de cine a los espectadores. 

Y esa experiencia es muy valiosa y muy interesante.

Este año funcionó muy bien, se llevó a siete cómunas distintas de Santiago y la gente reacciona muy bien, muy entusiasmada.

Hay gente incluso,  aunque cueste creerlo hoy en día que nunca había ido a ver una película al cine y se pudo acercar a través de esta experiencia.

Hay dos artistas chilenos que están mostrando en el exterior el altísimo nivel creativo: el director y autor de teatro Guillermo Calderón  que nos visitará nuevamente en el próximo FIBA, habiéndose agotado las entradas el primer día que se pusieron en venta,  dada la admiración que provocó en su anterior visita y Sebastian Lelio que logra sorprendernos cada vez que viene con una nueva creación al BAFICI, así ocurrió con “Sagrada Familia “ y “Navidad”.

¿Quiénes de las nuevas camadas de realizadores  son según tu mirada quienes pueden acompañar a Guillermo y Sebastian en la actualidad?

Aprovecho a decirte que a Sebastian Lelio seguramente lo van a tener muy pronto por allá porque realizó una película que ahora acaba de estar en el festival de Locarno,  que es uno de los festivales de cine independiente más importantes del mundo.

La película se llama El Año del Tigre  y la tuvimos en la sección Work in Progress del SANFIC y ganó la sección.

Esta nueva película también va a dar que hablar,  porque además trata el tema del terremoto de Chile y acerca de como un hombre puede superar esa situación, sobre todo porque es una situación bastante adversa. Es un tema que puede ser universal, espero que llegue muy pronto a Buenos Aires.

Hay varios realizadores que están dando mucho que hablar, que pueden ser muy interesantes.

Yo destacaría entre los que estuvieron  relacionados con esta edición del festival la película que ganó la competencia de cine chileno que se está exhibiendo ahora en cines. Tengo entendido que se va a empezar a distribuir en otros países de Latinoamérica, se llama Ulises, participó cuando no estaba todavía lista la etapa del Work in Progress del BAFICI justamente.

Es de Oscar Godoy, que es un director que quizás no estaría dentro de lo que la mayoría de la gente considera como alguien joven, porque nació en el año 1967 y sin embargo esta es su primera película, cuando muchos realizadores empiezan a hacer cine muy, muy temprano, él llevaba hace tiempo trabajando pero esta es su primera película.

Y creo que es una película muy interesante porque retrata una realidad del inmigrante aquí en Chile que también se puede traspolar a otros países latinoamericanos.

En este caso son ciudadanos peruanos que se están insertando dentro de Chile, el protagonista es un argentino, el gran actor Jorge Román que seguramente ustedes conocen muy bien  pues hizo películas como El Bonaerense.

Es una película muy interesante y espero que llegue a Argentina y a pesar de que Oscar Godoy nació en 1967 es un director que hay que seguir teniendo presente y que está muy interesante. Hay muchos nombres en realidad, el nombre de Cristian Jiménez  también está dando mucho que hablar.

A quien también ustedes seguramente han conocido por Argentina,  pero no ha sido tan masivo que hizo una película anterior que se llamo Ilusiones Opticas  y que estuvo en festivales muy importantes, ahora con su segunda película Bonsái estuvo en el festival de Cannes de este año, esta película seguramente se va a presentar en el BAFICI o en alguno de los  festivales argentinos  importantes.

Es muy interesante porque además, está basada en la novela de uno de nuestros autores mas importantes de hoy en día que es Alejandro Zambra, escritor de solo 35 años de quien se están publicando sus libros en otros idiomas.

No puedo dejar de mencionar a Alicia Scherson , que es la realizadora de la película Play y de la película Turista, que se ha mostrado en muchos festivales internacionales.  Ahora está filmando la  adaptación de una novela de Roberto Bolaño muy famosa, una novelita lumpen y con filmaciones en Italia, en Roma y en Chile e  incluye en su elenco a Rutger Hauer entre otros. Y por supuesto podría darte otros nombres mas, como el de José Luis Torres Leiva que en estos días está en Vencía con su nueva película Verano participando en la Sección Horizonte.

Creo que hay una camada de realizadores que está muy interesante, por último destaco a dos realizadores, Christopher Murray y a su co-director de la película Manuel de Rivera, Pablo Carrera, son dos directores muy jóvenes, de menos de 30 años ambos que el año ganaron nuestra competencia de cine chileno con esta película que también estuvo presente en festivales como Roterdam y el BAFICI, pronto a partir a Francia porque es uno de lo elegidos para la residencia del Festival de Cannes.

¿Existe una reticencia de las clases medias y altas chilenas para ver el cine nacional?

Mira, no hay estudios formales al respecto, se han hecho encuestas, dentro de las encuestas de consumo cultural tanto la división por clase no está identificada. Pero si, individualmente en general mas allá de la clase alta, medio o la clase que sea en general, el público chileno se ha distanciado un poco del cine de su país.

Y eso preocupa por supuesto,  porque hubo un momento en que hubo fenómenos de taquillas.

En los últimos 4 o 5 años  el cine chileno está más activo y vigente que nunca, participando en festivales internacionales  y ganando incluso premios en competencia de festivales importantes y recibiendo excelentes críticas de expertos internacionales y nacionales,  y sin embargo la gente no las va a ver.

Se estrenan en cartelera, duran una semana o dos y se van, salvo excepciones, como por ejemplo ahora la nueva película de Andrés Wood el director de Machuca, que es Violeta se fue a los Cielos, sobre Violeta Parra y que está haciendo un verdadero éxito aquí y está logrando que el público chileno vaya a ver una película que no es ni una comedia picaresca, ni de acción, ni de aventuras sino que es la biografía de Violeta Parra.

La gente está encantada con esta película, ya lleva mas de un mes en cartelera y seguramente también en el resto de Latinoamérica se va a mostrar. No se sabe bien las causas totalmente, hay distintos factores por el cual la gente está un poco alejada y reticente a ver cine chileno., pero como pasó con esta película que todo el mundo decía que ya los chilenos no estaban interesados en verlas, y sin embargo fue un fenómeno, es algo aleatorio y totalmente relativo.

Yo confío que esto se va a ir revertiendo con el tiempo.  

Has realizado un excelente trabajo estableciendo las mejores películas chilenas  de los últimos 10 años, las que más han sido apoyadas por el público en general no fueron las que apoyó la critica.

¿Creés que  hay un divorcio entre la crítica y el público? 

Por supuesto, y es algo que pasa en todo el mundo, en Argentina también pasa.

Yo soy un gran admirador del cine argentino, así que siempre estoy muy atento de lo que está saliendo de allá porque a veces lo podemos ver y  traer  aquí al SANFIC o lo podemos ver en otros festivales.

Pero me parece que hay películas muy interesantes  del cine argentino que tienen excelentes críticas y no las va a ver casi nadie, que están en el Malba, que se exhiben en la Lugones y después desaparecen.

En cambio, a veces los grandes fenómenos no siempre acompañan los críticos, salvo excepciones generalmente las películas protagonizadas por Darin o de ciertos directores mas famosos y mas apoyados, los apoya tanto la crítica y el público.

Aquí en Chile pasa lo mismo, ocurre que los críticos apoyan mucho ciertas películas y no las va a ver nadie.

Una de las pocas excepciones fue con Violeta se fue a los Cielos”que ha sido un fenómeno de público dentro de los estándares chilenos, que por supuesto no son comparables a los argentinos o de otros países mas poderosos a nivel cinematográfico.

Pero los críticos también la apoyaron y es una de las pocas veces que se da esa conjunción.

No teniendo el cine nacional las mismas posibilidades de llegar al público masivo como tienen las grandes producciones de Hollywood, debido a que las mismas cuentan con costosísima publicidad y casi la exclusividad de exhibición en todas las salas.

¿Cuál crees que serían las medidas que se deberían tomar para que el cine nacional esté en igualdad de condiciones?

Un tema que se ha conversado más que trabajado acá es la cuota de pantalla.

A diferencia de otros países que tienen definida su cuota de pantalla, acá en Chile no tenemos definido eso, asi siempre las películas chilenas van a ser como el hermano menor dentro de los estrenos, salvo que tengan el apoyo de una gran distribuidora o por medio de un productor importante. Siempre tiene que estar casi como David contra Goliat.

Creo que una cuota de pantalla que se estableciera a manera formal por los estamentos culturales correspondientes,  podría ser una buena iniciativa.

Y también creo que las salas especializadas deben exhibir cine chileno.

Justamente ayer a la noche en un cine céntrico de la ciudad se inauguró una sala exclusivamente dedicada al cine chileno, que es una iniciativa que hace tiempo se venía hablando y esperemos resulte.

Porque puede haber muy buena iniciativa pero si el público no responde no pasa mucho.

Esta sala va a estar dando siempre películas chilenas y no va a estar sometida a los vaivenes de la cartelera internacional.

Y esto es interesante sobre todo porque esta sala va a estar inserta en un contexto de otras 3 o 4 salas que si van a estar dando películas masivas,  por eso creo que es interesante.    

Porque si estuviera sola, no iría nadie pero si está dentro de un contexto la gente puede de a poco empezar a ir a ver cine chileno.

Y por supuesto la labor de los cineclub o cine de arte siempre es muy importante.

¿Es una propuesta privada?

Es una propuesta privada, cuenta con el apoyo formal del Estado, eso es importante pero no es una iniciativa directa del Estado.

Creo  que es una buena forma de acercar a la gente al cine chileno y lograr quizás algo de lo que tienen ustedes en Argentina en Buenos Aires con el Malba que no es una sala de cine dedicada exclusivamente a eso porque es un museo, pero esa sala que tienen como que la gente sabe que ahí pueden encontrar buenas películas argentinas; ahí va a ser un nicho donde la película a lo mejor aunque la vaya a ver poca gente va a sobrevivir algunas semanas.

¿Cómo ves el cine latinoamericano y su presencia en los festivales más importantes del mundo?

Indudablemente la última década ha sido importantísima en ese sentido.

Todos sabemos que gracias a películas como Amores Perros en México o lo que empezó a llamar, y yo se que no a todo el mundo le gusta que lo llamen así,  que se conoce internacionalmente como “el nuevo cine argentino”.

Gracias a directores como Lisandro Alonso, Lucrecia Martel, Trapero, Caetano  ese tipo de películas han logrado algo que antes hace dos o tres décadas parecía imposible.

Todos sabemos que en los años 80 había excepciones como La Historia Oficial por ejemplo,   que por supuesto que  tenían una resonancia internacional, que ganaban oscar incluso pero eran siempre fenómenos aislados.

Sin embargo, en esta última década con los realizadores que mencioné,  creo que el cine latinoamericano ha logrado afianzarse mucho y que ahora ya no es raro verlo en los festivales.

Antes era una sorpresa cuando una película latinoamericana quedaba seleccionada, pero ahora las películas compiten a veces en selecciones oficiales con grandes realizadores, grandes cinematografías en los principales festivales en Cannes, en Berlín, en Venecia.

Entonces creo que es una realidad que el cine latinoamericano tiene una presencia muy importante e incluso a veces supera a otras cinematografías que en el pasado eran  muy importantes como la alemana y la italiana que siguen teniendo grandes exponentes pero quizás no son tan fuertes a nivel masivo como en un contexto total como lo eran en décadas pasadas.

En cambio del cine latinoamericano se espera mucho.

Además basta con pensar que no solamente participa, sino que tiene premios importantes como La Teta Asustada y Gigante en Berlín, son títulos que han estado teniendo una resonancia internacional indudable.

El oscar de El Secreto de tus Ojos no es una casualidad, le fue muy bien y logró unir a público y a crítica.

Entonces creo que estas películas están teniendo una presencia que antes no tenían y que la última década ha sido fundamental para el cine latinoamericano.

Yo creo que el nivel que ha  alcanzado de calidad, de alcance de público y de resonancia en los festivales y en la crítica no lo había tenido nunca en la historia del cine latinoamericano como un total.

Porque siempre ha habido cineastas como Glauber Rocha y otros que se han destacado en sus respectivos países pero que  ahora se hable en general del cine latinoamericano y que tenga importancia, yo creo que esto no ha pasado nunca en la historia del cine de la región.

¿Existe un cine latinoamericano con una identidad propia?

Mira, yo creo que siempre es un tema complicado de conversar,  porque es difícil generalizar.

De partida son tan distintos nuestros países entre sí y es tan distinto el cine que se está haciendo en Argentina,  Brasil,  México, aunque hay puntos de conexión,  por supuesto.

Entonces creo que hay ciertos factores que indudablemente pueden caracterizar al cine latinoamericano, pero no me gusta mucho  hablar  tanto de esa manera de agruparlo todo, porque en el fondo siempre son distintos contextos, distintas realidades, aunque  hay elementos en común en el fondo.

Para responderte la pregunta, es lo mismo que  hablar de Latinoamérica en general, que son realidades muy distintas pero tenemos puntos en común a la vez que nos unen o puntos que nos diferencian, pero que están en paralelos.

Yo creo que lo mismo se puede hablar del cine latinoamericano, que hay una identidad definida totalmente,  quizás no pero hay elementos en común que hace que la gente pueda hablar de un cine latinoamericano.          

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

COMPARTIR

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Google+0Pin on Pinterest0
Incaa-logo-banner-ASL
tlc-300

© A SALA LLENA.