07.12.09
Programadores

Entrevista a Sebastián Rotstein

Guionista y cinéfilo, Sebastián Rotstein es uno de los programadores del ciclo ¿La violencia está en nosotros?, que se realiza en el Malba durante todo diciembre. El ciclo incluye clásicos como Tiburón y perlitas recientes, empezando por No Moriré Sola. “Mr. R” hizo a un lado sus actividades y nos dedico un tiempito para responder algunas de nuestras preguntas.

Primera pregunta obligada. ¿Cuál es la primera película que recordás haber visto?

F.I.S.T., en un autocine de Boulder, Colorado, Estados Unidos, promediando los 70s. Supuestamente debía estar dormido, yo tenía 3 o 4 años, pero desperté justo para ver las dos últimas escenas de la película.

 

Ya que el ciclo tiene que ver con la violencia, ¿cuál es la primera película que te perturbó en ese sentido?

Precisamente F.I.S.T.. El plano final de la película eran unos anónimos que entraban a la casa de Stallone para matarlo. Solo recuerdo la percepción de dos anónimos entrando a la casa de alguien sin que este supiera que estaba por morir. Fue una sensación muy violenta y de mucho miedo.

 

¿Cómo surgió la idea del ciclo?

El amigo Bernardez me llamó un día y me dijo que Peña lo había convocado para programar un mes del Malba. Bernardez me invitó a hacerlo con él. Ni lo dudé, el cine del Malba ha pasado a ser parte de una cotidianeidad como lo fue en su momento el Club de Cine de la calle Sarmiento, el cine del Rojas, la Cinemateca Hebraica y la Lugones en los 80s y 90s.

Con Bernárdez estábamos de acuerdo en varias cosas que nos interesaba explorar. Cine erótico, cine político, cine policial argentino y cine de los 70s en Estados Unidos. Con esa amplitud comenzamos la búsqueda. Y a medida que la lista se alargaba o acortaba, volvíamos a ver alguna de las pre-seleccionadas. De a poco fuimos descubriendo un denominador común en las películas, la violencia. A partir de ahí comenzamos a afilar más la selección descubriendo duplas muy potentes como The Parallax View junto a I—como Icaro o No Moriré Sola junto a su inspiradora, I Spit on Your Grave.  La violencia está representada casi de todas las formas posibles, violencia familiar, violencia mediática, violencia corporativa, violencia sexual, violencia gubernamental, violencia como método de resistencia, violencia organizada y violencia espontánea. Lo que nos llevó a preguntarnos cuán dentro de nosotros está la violencia.

 

El ciclo está dividido en cuatro subprogramas: 1. Sexo, violencia y venganza; 2. Opresión, sumisión y violencia; 3. Políticas; 4. Cine policial argentino. ¿Por qué decidieron organizarlo de esa manera?

Porque eran los tópicos que realmente nos interesaban. De esta forma pueden convivir Perros de Paja, de Sam Peckimpah y Nada por Perder, de Enrique Aguilar. Nos interesaba una programación potente y por eso el título y sus subprogramas tienen nombres secos y fuertes.

 

Llama la atención la presencia de Héroes, el documental sobre el mundial de México 1986. ¿Cómo terminó formando parte de la programación?

Héroes sobrevivió a cada recorte de la lista. Nos gambeteó la tijera como Maradona a los ingleses en el 2do gol. Realmente consideramos que con todo lo ocurrido en los últimos años, este es un verdadero documento de la genialidad maradoneana. En nuestros fueros íntimos, esperamos aportar un poco a la mística del seleccionado nacional.

 

 

Siempre fue un tema la violencia en el cine. Todavía existen los autodenominados espíritus bien pensantes, quienes sostienen que películas con asesinatos y demás atrocidades pueden provocar conductas criminales en los espectadores. D lo mismo acusan a los videojuegos. ¿Cuál es tu opinión al respecto?

No estoy para nada de acuerdo pero son puntos de vista. Supongo que es una forma más de desviar el verdadero foco de conflicto. Me da la sensación de que “lo neurótico” es inevitable y es parte de la evolución humana. Lo cierto es que James Bond ya no fuma más y si esto sigue así, va a pedir un licuado de maracuyá con kiwi en vez de su clásico Dry Martini.

 

Como guionista escribiste ciclos como Aquí No hay Quién Viva, Vientos de Agua y Mitos. ¿Cómo es la situación de un guionista de TV en la Argentina actual?

No creo que sea muy diferente de lo que experimenta cualquier laburante en su trabajo. En todos los lugares hay que lidiar con todo tipo de gente.

 

¿Es posible hablar de próximos proyectos?

Terminando de escribir 20.000 Besos, que dirigirá Sebastián De Caro, comenzando un comic junto al maestro Costhanzo, un radio teatro por la RNP 93.7 para el 2010 y algunas otras cosas…

 

Volviendo al ciclo, cuando hagas una nueva versión dentro de veinte, veinticinco años, ¿Qué películas no podrán faltar? (sobre todo de las extranjeras, ya que hay algunas pelis argentinas actuales)

The Corporation, el documental de  Mark Achbar y Jennifer Abbott seguro que no faltaría. Filmatrón, de Pablo Parés. Las Aguas Bajan Turbias, de Hugo del Carril… pero volvamos a esta pregunta en veinticinco años y podré responder con más precisión.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.