10.12.18
19º BARS _ Eventos _ Festivales _ Nacionales

Cinefania y una presentación escalofriante

Si se trata de historia del cine fantástico y de terror, Dario Lavia es la máxima autoridad. Su página Cinefania es una fuente de consulta obligatoria para entendidos y no tanto. Un espacio que incluye reseñas, coberturas de festivales y dossier sobre géneros y subgéneros, directores, actores, productores y compañías cinematográficas, además de entrevistas a cineastas y otras personalidades vinculadas a estas cuestiones.

Pero la iniciativa de Lavia nunca se limitó a la web: desde hace años publican libros especializados, como Shock TV y los Libros de Oro de Cinefania. Publicaciones que incluyen textos de Lavia y de un gran número de redactores con la misma pasión e idéntico profesionalismo.

El martes 4 de diciembre, a las 18 hs, en el marco del 19º Buenos Aires Rojo Sangre, se realizó la presentación oficial de El libro de oro de Cinefania Horror (1896-1968). Más que una presentación, el museo de la Fundación OSDE se convirtió en el escenario de un evento creativo, fascinante.

Durante los preparativos, ilustraciones de Elmo Rocko que forman parte de las páginas (en tanto, la tapa estuvo a cargo de Pablo Canadé) y la proyección de clips de clásicos -y no tan clásicos-, iban sumergiendo a los presentes en un microcosmos con lecturas, charlas, música y más sorpresas.

José María Marcos, escritor y uno de los responsables de la editorial Muerde Muertos, comenzó leyendo glosas muy evocadoras, y luego habló en detalle sobre la relación entre la literatura y el cine de miedo.

A los pocos minutos, ante el llamado de Marcos, apareció él: Marcelo Pocavida, músico, máximo exponente del shock rock argentino, fanático del cine más oscuro y estrambótico. Componiendo a un vampírico maestro de ceremonias, presentó una performance que justamente se relacionaba con la sangre: una sensual mujer (Alma Rocker), caracterizada como Erzsébet Báthory (la mítica Condesa Sangrienta) bebió el contenido escarlata de siete jeringas ubicadas junto a una calavera, al ritmo de “After Dark”, de Tito & Tarántula, perteneciente a la escena de danza de Salma Hayek en Del crepúsculo al amanecer. Un momento sugestivo, bautizado la Danza de las Siete Jeringas. A continuación, Pocavida habló sobre el rock y el terror, expresó su satisfacción por el completo y ambicioso trabajo de Lavia, acompañado por la pluma de Juan Carlos Moyano.

Luego llegó el turno de Emilio Bellon, docente de historia del arte e investigador. Sus palabras, acompañadas por proyecciones de poster de films de la productora inglesa Hammer, como La maldición de Frankenstein, derivaron en un breve seminario acerca de la utilización de determinados colores en función de transmitir sensaciones de pavor. También citó y recomendó el libro Breve historia de los colores, de Michel Pastoureau.

Cada testimonio tuvo como entreacto la proyección de un fragmento del film mudo La peste en Florencia, musicalizado por Eduardo Castagna, y del corto Prelude, al que Lavia le puso acordes. Y tampoco vale olvidar la presencia de Cacho Jason, cariñoso apodo de un cosplayer de Jason Voorhees, el asesino de la saga de Martes 13.

Además, hubo espacio para un video con saludo de Ángel Gómez Rivero, periodista español especializado en el género y responsable del prólogo del libro.

Un brindis con vinos de La casa de Bacus le puso punto final a una velada anticonvencional, que invita a la lectura de una obra que nos recuerda por qué el cine de terror viene cautivando desde los amaneceres del séptimo arte.

© Matías Orta, 2018 | @matiasorta

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

Foto: Raquel Buela

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una respuesta a “Cinefania y una presentación escalofriante”

  1. darío dice:

    Muchas gracias por esta cobertura, querido!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.