7ª Argentina Comic Con _ Eventos _ Internacionales

7ª Argentina Comic Con: lo mejor del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata

La edición número 7 de la Argentina Comic Con programó una serie de actividades en conjunto con el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata. Por ejemplo, la proyección de films nacionales de género que supieron destacarse en el festival durante los años recientes.

Aquí, la programación completa.

program

En tanto, recordemos algunas de las películas más emblemáticas.

 

Kryptonita (2015)

Desde mucho antes del éxito de las adaptaciones cinematográficas de sus aventuras historietísticas, los superhéroes edificaron su propio Monte Olimpo dentro de la cultura pop. Las referencias a estos justicieros especiales y a sus respectivas mitologías se extienden a otras ramas del arte, como la música, la televisión, la pintura y la literatura. En este último caso, viene destacándose una novela nacional: Kryptonita. El escritor Leonardo Oyola le imprimió a esta creación su sello personal (elementos policiales, fantásticos, códigos y citas a, por ejemplo, Duran Duran o Bon Jovi), y le agregó referencias específicas, y muy pensadas, del universo de la editorial DC, hogar de Batman, Superman y toda La Liga de la Justicia. Como suele suceder, el libro devino en una película homónima.

Parece ser otra noche rutinaria en un hospital del Oeste del Gran Buenos Aires, cuando cae un grupo de personajes tan pintoresco como temible: la banda de Nafta Súper (Juan Palomino), a quien traen herido de gravedad. Al principio, no parece haber esperanzas para este singular personaje al que no se le puede atravesar la piel con jeringas, pero el Tordo (Diego Velázquez) consigue mantenerlo estable. El resto de sus secuaces presiona para que pueda llegar con vida al amanecer, y en tanto, rememora viejas epopeyas y contrincantes todavía al acecho, a la par de que dejan entrever sus verdaderos sentimientos. Todo esto, mientras la policía amenaza con entrar y capturar a quienes resultan ser mucho más que forajidos comunes y corrientes.

Siguiendo la línea de Diablo, su debut en el largometraje, Nicanor Loreti cuenta otra historia ambientada en un lugar cerrado, con antihéroes que deben cuidarse entre sí ante la adversidad. Un estilo parecido al de John Carpenter, de quien Loreti es fanático. Pero las similitudes entre una película y otra no se extienden mucho más: mientras que aquella vez el tono era el de una comedia negra salvaje, aquí el enfoque es más arriesgado, ya que mezcla diversos elementos, sin jamás caer en el ridículo. Lejos de la parodia, esta especie de Liga de la Justicia del conurbano bonaerense está mostrada en serio, haciendo hincapié en el corazón y la lealtad de cada integrante. Loreti sabe balancear las escenas intimistas con flashbacks más violentos (acá la impronta es cercana a la de Sin City) y le da un toque exacto (ni frenético ni cansino) a las pocas pero calculadas secuencias de acción y efectos especiales. Y jamás pierde de vista a los personajes, ni siquiera al médico y a la enfermera (Susana Varela)

Justamente es el elenco el factor determinante para que el film funcione. Aunque Palomino es la versión criolla de Superman y el corazón del relato, son sus compañeros de elenco quienes más se lucen: Pablo Rago (El Felipe/ Batman), Lautaro Delgado (Lady Di/ La Mujer Maravilla), Nico Vázquez (El Faisán/ Linterna Verde), Sofía Palomino (Cuñataí Güirá, ¿la Robin del clan?), el roquero Carca (Juan Raro) y Diego Cremonesi, una suerte de Daniel Craig argentino, como el iracundo Ráfaga/ Flash. Por el lado de los de afuera del hospital, Sebastián De Caro interpreta a Ranni, el comisario, y Pablo Pinto es Cabeza de Tortuga, uno de los archivillanos de turno. Y hay tiempo para apariciones de Luis Ziembrowski y Daniel Valenzuela. Mención especial para Diego Capusotto, el Guasón del asunto, que se roba sus pocas escenas.

Kryptonita no es una película de superhéroes sino un policial con referencias al mundo de los comics. De todos modos, al igual que muchas de esas historias que nacieron en viñetas, habla acerca de la unión, la confianza y la amistad, con buenas dosis de heroísmo, y no sólo durante el combate cuerpo a cuerpo. Y además, ¿quién dice que en las zonas marginales no puede haber individuos capaces de volar, capaces de hazañas imposibles, capaces de luchar por lo que es justo?

calificacion_4

 

Yo Sé lo que Envenena (2014)

La amistad, la amistad contra todo y contra todos. Un valor que cada vez se vuelve más difícil, más lejano. Pero no es así para los tres protagonistas de Yo sé lo que Envenena, la ópera prima de Federico Sosa.

Iván (Federico Liss) trabaja en un taller mecánico, pero toca en una banda -cuando quiere o puede- y sueña con ser telonero de su ídolo absoluto y referente de vida: Ricardo Iorio, vocalista y principal ideólogo de la legendaria banda de heavy metal Almafuerte. Chacho (Gustavo Pardi) va de casting en casting; sueña con ser un gran actor como su adorado Marlon Brando. Rama (Sergio Podeley) se la rebusca como repartidor, pero su atención está puesta en Lucy (Valeria Correa), la empleada de una veterinaria, y para conquistarla, se zambullirá en el mundo de los peces. Tres amigos, tres sueños, tres luchas por ser felices. Y, sobre todo, el metal como filosofía de vida.

Se trata de una comedia sobre la actual generación de treintañeros; una etapa en la ya no se es tan joven, y conseguir los objetivos anhelados parece cada vez más difícil… pero no imposible. Si bien cada uno de los protagonistas tiene un carácter diferente, los tres despiertan ternura y empatía, y resulta imposible no acompañarlos durante sus peripecias.

Sosa (quien, junto a su equipo, filmó en el conurbano de manera independiente) maneja con soltura los momentos desopilantes, y sabe ponerse serio cuando corresponde, y más teniendo en cuenta que el trasfondo real de la historia no deja de ser dramático y real. El director viene de desempeñar la misma tarea en dos capítulos de la serie Germán, Últimas Viñetas, de Flavio Nardini y Cristian Bernard, quienes, a su vez, supieron hacer otra emblemática película sobre tres amigos y sus avatares: 76 89 03.

La película no sería lo que es sin el trío principal. Porque la química entre Sergio Podeley, Gustavo Pardi y Federico Liss hace creíble y genuina la relación entre estos antihéroes cotidianos. Cada uno complementa al otro, y el espectador podrá identificarse con al menos uno de ellos. Además de Valeria Correa, los acompañan Florencia Otero, Ezequiel Tronconi, Marta Haller, Claudio Rissi y Ariadna Asturzzi. Yo sé lo que Envenena saca una buena cantidad de carcajadas y también recuerda que, sin importar los contratiempos, sin importar el qué dirán, vale la pena dar pelea por lo que uno ama.

calificacion_4

 

Hermanos de Sangre (2012)

El cine argentino tiene una importante tradición en lo que se refiere a comedias. Pero la gran mayoría, incluso las más satíricas, están orientadas a todo público, de manera que hasta los chicos puedan disfrutarlas. Estaba faltando salvajismo y audacia, como en algunos exponentes españoles, y es imposible no nombrar a Álex de la Iglesia a la hora de mencionar un estandarte. Eso cambió hace unos años, cuando las producciones nacionales de género independientes comenzaron a apostar por un combo violento y humorístico. Diablo, de Nicanor Loreti, y con apoyo del INCAA, es el mejor y más reciente ejemplo.

Ahora, el mismo equipo de aquel divertido film sube la apuesta y nos trae Hermanos de Sangre.

Matías (Alejandro Parrilla) no tiene suerte. Es obeso, en el trabajo le pagan poco y mal, su tía y su ex novia lo torturan psicológicamente todos los días, y la mujer a la que ama apenas lo ve como un amigo. Todo da un giro cuando aparece Nicolás (Sergio Boris), un otrora compañero de coro que promete ayudarlo y protegerlo. ¿A qué punto? No duda en torturar y asesinar a quienes molestan al pobre Matías.

Esta atípica fábula sobre la amistad es aún más extrema, sangrienta e impredecible que Diablo, y el estupendo guión está muy bien complementado por el trabajo de Daniel de la Vega. El director venía de hacer cortos y largometrajes de terror para el mercado extranjero (Jennifer’s Shadows, co-dirigido con Pablo Parés, con actuación de Faye Dunaway; La Muerte Conoce tu Nombre). Aquellos films tenían un estilo serio y perturbador, pero aquí De la Vega demuestra que también tiene mano para los elementos cómicos, siempre con un impresionante sentido cinematográfico. Las secuencias de tensión, las escaladas de violencia

Alejandro Parrilla (protagonista de El Hada Buena: Una Fábula Peronista) y Sergio Boris parecen haber nacido para los papeles de Matías y Nicolás, respectivamente, y la química entre ambos es perfecta. Más allá de lo estrambótico de la historia, la actuación realista de cada uno contribuye a la verosimilitud de la película. El resto del elenco no desentona. Jimena Anganuzzi interpreta a una misteriosa compañera de Nicolás. Coqui Sarli aporta sensualidad y resulta imposible dejar de desearla. Carlos Perciavale se roba sus escenas como la detestable tía de Matías, y hasta forma parte de la escena de la película, que también es una de las más terribles y desopilantes del cine argentino. Además de Boris, y en papeles secundarios, también dicen presente dos pesos pesados de Diablo: Luis Aranosky y el enorme Juan Palomino como un antipático policía.

Hermanos de Sangre (ganadora del premio a la Mejor Película Argentina en el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata 2012) vuelve a demostrar que las películas argentinas de género, hecho con garra y talento, viene siendo demoledoras. Loreti, De la Vega y compañía están planeando nuevos proyectos. Veremos con qué nos sorprenden en unos meses.

calificacion_4

 

 

 

Daemonium: Soldado del Inframundo (2015)

Desde la aparición de Plaga Zombie, en 1997, el cine argentino independiente dedicado al género fantástico no paró de crecer, al punto de constituir una movida de la que fueron surgiendo nombres como Pablo Parés (uno de los directores de PZ), Daniel de la Vega, Mariano Cattaneo, Andrés Borghi y más. Estos y otros cineastas, sumados al creador de efectos especiales Simón Ratziel y al especialista en utilería Dany Casco, se juntaron para darle forma a una epopeya de horror, ciencia-ficción y fantasía. Las primeras partes de Daemonium se estrenaron como episodios durante los años 2011, 2012 y 2013. La culminación de cinco años de trabajo ultraindependiente se conoce como Daemonium: Soldado del Inframundo.

En un mundo donde conviven humanos, robots y demonios, varios personajes serán puestos a prueba. Entre ellos, Lucio Fulcanelli (Walter Cornás), mago convocado para una misión suicida; Razorback (Dany Casco), soldado de buen corazón que sucumbirá a los más tenebroso de sí mismo, y Rebecca (Caro Angus), un ente cibernético con un secreto aún más escalofriante que todo a su alrededor.

Con un despliegue visual tan elaborado como impactante, Parés y su equipo crean una dimensión alternativa donde priman el terror y la acción, con estupendos efectos especiales de maquillaje y de explosiones, evitando los toques “bizarros”. Las voces de cada personaje fueron dobladas por especialistas internacionales de la materia (como Paty Acevedo, quien le pone la voz a Lisa en la versión latina de Los Simpson), lo que al principio genera una sensación extraña, pero el espectador pronto se acomoda a este recurso y seguirá disfrutando de esta epopeya de bestias, peleas, locura y sangre.

Daemonium es cine fantástico argentino, independiente, hecho con talento, pasión y lucha.

calificacion_4

 

 

 

En Busca del Muñeco Perdido (2016)

La comedia argentina tiene una buena cantidad de vertientes, pero casi nunca se atrevió con el humor absurdo, pero no menos inteligente y creativo (al menos, no de manera satisfactoria), como el que desde los Estados Unidos potenciaron la trío David Zucker, Jerry Zucker y Jim Abrahams en películas como Y Dónde está el Piloto (Airplane, 1980). Es posible encontrar algo de esos elementos en algunos films del cine argentino de género independiente, por el lado de la productora Vaco Moloco. Pero el exponente más nuevo y deudor de aquellos largometrajes proviene de La Plata: En Busca del Muñeco Perdido (2016).

Fito y sus amigos se conocen desde chicos y siempre estuvieron condenados a ser suplentes, del equipo de fútbol vecinal y de la vida en sí. La chance de hacer algo grandioso reside en un muñeco gigante, relleno de juegos de pirotecnia, que, como es tradición, deberá ser quemado el 31 de diciembre, a fin de despedir el año anterior y recibir al nuevo. Pero a pocas horas del ritual, descubren que el muñeco, preparado con amor y dedicación desde hace tiempo, les fue robado. Tendrán un puñado de horas para recuperar la verdadera fuente de esperanza personal, no sin antes toparse con diferentes tribus, personajes y situaciones con alto grado de locura.

Los responsables de Tangram Cine ya venían demostrando su imaginación y su sentido del humor en las series web Policompañeros Motorizados (que retrata la vida de agentes de la ley cuando no están siendo heroicos) y Un Año sin Televisión. Aquí logran explayarse en su estilo, con montones de parodias y homenajes, un desparpajo a prueba de todo y un saludable nivel de autoconsciencia: en algunos momentos, los Fito y sus amigos suelen interactuar con los propios cineastas, y hasta advierten la llegada de flashbacks y se divierten con ese recurso. Y detrás de los gangs y del delirio que puebla la trama, una tierna oda a la amistad.

Si lo que se busca es reírse a carcajadas y disfrutar de referencias a superhéroes, monstruos, pandillas y demás, entonces En Busca del Muñeco Perdido se erige como una propuesta imperdible.

calificacion_4

 

 

 

Terror 5 (2016)

Las antologías de historias de terror poseen un encanto único. El cine dio muy interesantes muestras. En Gran Bretaña, la productora Amicus se especializó en el tema, con exponentes como Las Tijeras del Diablo (Torture Garden, 1967), y Creepshow (1982) ya es toda una institución. Argentina no se queda atrás: Narciso Ibáñez Menta protagonizó Obras Maestras del Terror (1959), y más recientemente, Fabián Forte y Demián Rugna presentaron Malditos Sean! (2011). Incluso Relatos Salvajes (2014), tiene al menos dos segmentos que bien podrían pertenecer a la serie Cuentos de la Cripta (Tales from the Cript). Terror 5 (2016) también se corresponde con este subgénero.

La acción transcurre durante una noche, durante un toque de queda debido a un episodio turbulento: un grupo de políticos es absuelto de un derrumbe en el que murieron 15 personas. Mientras se desarrolla este evento (que incluye resurrecciones de ultratumba), los padecimientos de un muchacho (Gastón Cocchiarale) por parte de sus amigos durante una reunión, alumnos de colegio secundario con oscuros secretos, una pareja a punto de pasar un mal momento dentro de un albergue transitorio y dos hombres a punto de “conocer” a una señorita. Cinco tramas unidas por sexo, represión, sangre, venganza, brutalidad.

Los hermanos Sebastián y Federico Rotstein ya contaban con una carrera en el cine. El primero escribió películas como Recortadas (2009) y 20.000 Besos (2013), ambas de Sebastián De Caro, y el segundo es asistente de dirección de cineastas de la talla de Néstor Frenkel. Ya habían unidos fuerzas en el corto Liebre 105 (que casi integra la película). En Terror 5 crean un marco apocalíptico para explorar la conducta más íntima, más perversa del ser humano, sin caer en chistes y priorizando un tono sombrío. Incluso cuando hay elementos sobrenaturales no se mueve de esas cuestiones, lo que le torga sustancia y dramatismo a cada episodio. Si bien algunas referencias son evidentes e inevitables, evitan la cita fácil y los guiños a los fanáticos.

Con un elenco que también integran Gastón Cocchiarale, Walter Cornás, Rafael Ferro y Nai Awada, entre otros, la película confirma que el cine de miedo argentino sigue encaminado, que de a poco se ganó el respeto del público, y recuerda el perverso placer de degustar las buenas antologías cinematográficas.

calificacion_4

 

 

Matías Orta

orta@asalallena.com.ar | @matiasorta

Nuestra cobertura de la 7ª Argentina Comic Con.

Nuestra cobertura vía Instagram.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una respuesta a “7ª Argentina Comic Con: lo mejor del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata”

  1. Entradas dice:

    Me ha interesado ver el filme¡

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Google+0Pin on Pinterest0
Libria-Banner

© A SALA LLENA.