Coberturas Anteriores

13.11.15
13º Festival de Cine Judío _ Festivales

13º Festival de Cine Judío: La Llave Perdida

La publicidad de la cábala

Muy lejos de las extraordinarias ideas de pensadores de la talla de Bataille, Walter Benjamin y Gershom Scholem sobre el erotismo, la intimidad, las experiencias interiores y la cábala, nos llega este documental de Ricardo Adler, Belen Orsini y Ricardo Korda desde Venezuela y Estados Unidos, que abre la 13ª Edición del Festival de Cine Judío en Buenos Aires.

El documental se centra en la transformación espiritual del director, Ricardo Adler, tras iniciarse en los misterios de la cábala, una disciplina esotérica del judaísmo que explora en los sentidos ocultos de la Torá. Tras un matrimonio frustrado, Adler se abre a la palabra de los rabinos y aminora su agnosticismo para volver de a poco al seno de la religión y adoptar todas las ideas respecto de una sana familia judía.

La Llave Perdida basa su argumentación en las enseñanzas del rabino Manis Friedman, quien, a través de conversaciones con varias parejas, expone su visión del concepto de intimidad; según él, una etapa superior al amor. El rabino desarrolla sus conceptos a la vez que Adler recorre con su cámara el centro de Caracas en la búsqueda de opiniones sobre la cuestión. También se presentan, a modo de ejemplificación, casos de parejas exitosas que siguen estas prácticas, entre las que se encuentra la del actual matrimonio del propio Adler.

Siguiendo esta línea, la película critica -desde un punto de vista religioso y de resguardo y respeto de la intimidad familiar- la agresiva intromisión de la publicidad en la vida cotidiana. A partir de esta tradición, los directores y el rabino cuestionan desde las prácticas judaicas los modelos de conducta sexual de las parejas en la actualidad, poniendo especial énfasis en cuestiones sobre los roles masculinos y femeninos, una herencia del pensamiento griego y romano, según Richard Sennett.

A pesar de tomar en cuenta -sin hacer mucho hincapié- algunas cuestiones que se repiten en varias religiones, el documental funciona más como un manual de autoayuda o un manual de defensa de la religión judía contra los males de la sociedad de consumo que como un análisis comparado de las religiones. No hay ninguna mención a los exhaustivos y extraordinarios estudios de autores diametralmente opuestos en sus búsquedas y aproximaciones a la cuestión religiosa y mitológica como Joseph Campbell o Mircea Eliade, por nombrar algunos estudiosos.

Sin llegar nunca a profundizar en el tema sexual, en la cábala, y ni siquiera atisbar al comienzo de un análisis serio de conceptos como el de intimidad, La Llave Perdida se empantana en frases hechas para individuos convencidos que buscan la guía de su rabino. Las opiniones en contra solo están para apuntalar el discurso de Friedman sin cuestionarlo ni desde el insondable devenir espiritual ni tampoco desde la materialidad de la vida cotidiana. La llave sigue perdida, tal vez algún día alguien se adentre en sus misterios para encontrarla.

calificacion_1

 

 

Por Martín Chiavarino

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.