Coberturas Anteriores

15.09.15
15º Festival de Cine Alemán _ Festivales

15º Festival de Cine Alemán: El Concilio de los Pájaros

Partituras en el bosque

La inspiración artística es uno de los grandes misterios que nunca encontrará una respuesta. Se escribirán tratados, se analizan las obras, pero nunca descubriremos realmente qué suscitó una pieza artística. Lo que sí sabemos es que el camino de la creatividad artística está emparentado con el de la locura.

La opera prima de Timm Kröger es una película enteramente rodaba en el interior de un bosque y sitúa la acción en 1929, año paradigmático para la cultura alemana, ya que marcó la caída de las bolsas de valores en el mundo, lo que desató la crisis inflacionaria que destruyó la joven República de Weimar y posibilitó el triunfo de las nefastas ideas extremistas nacionalsocialistas.

Paul Leinert, un maestro de música de Berlín, se interna en un espeso bosque alejado de la ciudad junto a su esposa Anna y un colega, Willi Krück, para visitar a su antiguo alumno, Otto Shiffmann, un talentoso y mujeriego compositor que, tras el fracaso de su matrimonio, se recluyó en una cabaña en medio de un bosque, lejos de Berlín.

Al llegar, los visitantes encuentran entre el desorden y el abandono, la partitura de la obra que Otto le había mencionado a Paul en sus cartas, pero no encuentran por ninguna parte al enigmático y carismático compositor. Paul sale a buscarlo, sin éxito, por la espesura del boscaje y comienza a relacionar el canto de los pájaros con la partitura de Shiffmann, pero cuando lo menciona parece ser el único que siente la inspiración de la melodía en el bosque circundante.

La película se presenta como una reconstrucción de una desconocida historia real basada en los diarios de Willi Krück y en las cartas intercambiadas por Leinert y Shiffmann.

A través de largos planos secuencia, el realizador nos interna en la frondosidad del ambiente que parece haber enloquecido al compositor. De a poco vemos cómo aparecen estos mismos síntomas en el resto de los personajes, especialmente en Paul. Ya desde el comienzo, la fotografía de Roland Stuprich nos lleva a una espesura claustrofóbica y al borde del terror. La música incidental de John Gürtler y Jan Miserre es la principal aliada de la fotografía en el intento de crear, más que una película, una recreación de la partitura de Shiffmann como una alucinación.

El Concilio de los Pájaros (Zerrumpelt Herz, 2014) es una fuerza polifónica sostenida por buenas actuaciones y un guión de gran sensibilidad a cargo de Roderick Warich y Timm Kröger.

El bosque surge como una entidad tenebrosa, viva, parte de alguna fuerza oscura y misteriosa incomprensible, salvo por la sensibilidad artística, que se adentra sedienta y desesperada por saciar su sed. El canto de los pájaros sigue los pasos de los personajes. Tal vez el mensaje tan solo nos advierte de los peligros, pero solo podemos apreciarlo estéticamente sin comprender su contenido.

calificacion_3

 

 

Por Martín Chiavarino

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.