Coberturas Anteriores

17.09.16
16º Festival de Cine Alemán _ Festivales

16º Festival de Cine Alemán: Coconut Hero

(Alemania / Canadá, 2015)

Suspendido

El segundo largometraje del director Florian Cossen (Das Lied in mir, 2010) es una comedia dramática situada en un pequeño pueblo de Canadá, sobre un adolescente de dieciséis años que anhela morir. Mike Tyson (Alex Ozerov) es un joven sin amigos, con una madre resentida por el abandono del padre del chico, que no tiene demasiados intereses y solo busca quitarse la vida.

Tras un intento fallido de suicidio, va a parar al hospital donde conoce a un sacerdote que lo inicia en el cristianismo, lo que conduce a una serie de cómicas malinterpretaciones acerca de la muerte y resurrección de Jesús, el libre albedrío y otras cuestiones religiosas sobre las que Mike reflexiona para conseguir perecer.

La comedia, escrita por Elena von Saucken, se centra en la figura de un adolescente antisocial carente de una figura paterna para construir una hipérbole sobre los problemas de los jóvenes que no encajan en los parámetros de la normalidad en sociedades que hipócritamente rehúyen al conflicto por no estar preparados ni tener el conocimiento para lidiar con sus consecuencias.

Por un aviso de los periódicos en el que Mike se despide de la vida, su padre, quien vive a unos pocos kilómetros, se entera y va a visitarlo después de quince años de ausencia. Además, su intento de suicidio causa que los servicios sociales lo obliguen a ir a terapia, y allí se enamora de Miranda (Bea Santos), su profesora de baile, un poco mayor que él. Para que la hipérbole sea completa, tras un estudio el doctor que lo atiende descubre que el adolescente tiene un tumor en el cerebro y le recomienda que se opere lo más rápido posible, pero Mike ni siquiera les cuenta estas noticias a sus padres.

Cossen juega con muchos de los dispositivos y la estética de Wes Anderson, con un buen resultado, menos recargado y más realista que el del director norteamericano. Una narración bien estructurada, una gran utilización de todos los recursos y muy buenas actuaciones logran enterrar el único pequeño problema de Coconut Hero: la falta de una razón verdadera para la pulsión de  muerte. Más que angustia existencial, asistimos al espectáculo de una familia normal, incluso cómica, y unas relaciones interpersonales que desde ningún punto de vista generan un desasosiego insoportable como el que describen, por dar un ejemplo, los personajes del extraordinario escritor francés del vértigo de la desesperación actual, Michel Houellebecq (Sumisión, 2016)

Por momentos incisiva y por instantes inocente, Coconut Hero es una comedia sobre el descubrimiento del lugar que la vida le depara a cada uno, con una crítica interesante, profunda y muy bien articulada sobre los discursos ideológicos actuales que insisten en la búsqueda del camino propio, cuando en realidad preparan el camino de la repetición de paradigmas de comportamiento vetustos y generan el efecto contrario que supuestamente pretenden.

calificacion_4

 

 

Martín Chiavarino

Cobertura completa del festival.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.