Coberturas Anteriores

15.09.16
16º Festival de Cine Alemán _ Festivales

16º Festival de Cine Alemán: Yo y Kaminski (Ich und Kaminski)

De las vanguardias al infinito

La esperada nueva película del realizador alemán Wolfgang Becker (Goodbye Lenin!, 2003) es el relato de la construcción de la biografía de un famoso pintor ciego de nacionalidad polaca que tuvo gran notoriedad en la época de entreguerras y en los ’70, a través del sistema de reconocimiento del arte pop por su originalidad vanguardista y conceptual.

Esta primera adaptación cinematográfica de la popular novela del escritor austroalemán Daniel Kehlmann, publicada en 2003, Ich und Kaminski, traducida al español en 2005 por Rosa Pilar Blanco (Acantilado, 2005), narra con un humor sardónico y cáustico la falta de ética del periodismo, la destrucción de los artistas por parte del sistema de regulatorio del arte y la desaparición de un público cultivado y la capacidad transformadora del verdadero arte vanguardista y transgresor como generador de valores y visiones revolucionarios.

Sebastian Zöllner (Daniel Brühl), un periodista calculador y megalómano, obsesionado con el éxito editorial, desarrolla una fascinación por el excéntrico anciano Manuel Kaminski (Jesper Christensen), un pintor elogiado en su época por Picasso, Matisse y otros vanguardistas; un hombre que llegó a una fama inusitada a través de la difusión de su condición de artista plástico ciego en la década del 70.

El escritor, que espera encontrar a un anciano decadente al borde de la muerte, manipulado por su entorno de aduladores, se desengaña de todos sus prejuicios y primeras impresiones al secuestrar a Kaminski junto a algunas de sus obras inéditas en una acción absolutamente irracional, para poder conocer mejor al pintor y completar así su biografía.

Todo lo que Zöllner creía comienza a derrumbarse, y los prepuestos de los que partía su obra cambian completamente al conocer mejor al excéntrico pintor ciego. Los entresijos de la biografía se mezclan con una producción estéticamente muy ágil, que destaca la animación y, sobre todo, la exquisita dirección artística. Ya sea en la introducción del film (con una extraordinaria ensoñación del periodista sobre la salida de su libro tras la muerte de Kaminski) y en el principio de los ocho capítulos que componen el largometraje, la pintura y la animación juegan un papel clave al crear y transformar las obras pictóricas.

Las discusiones sobre las especificidades del arte y su función son algunas de las interesantes características de este anhelado regreso de Wolfgang Becker al cine. El director convierte, de esta manera, el proceso de redacción de una biografía en una comedia absurda con una moraleja alegórica sobre las potencialidades del arte en nuestra época. Adiós a Lenin, bienvenido Kaminski.

calificacion_4

 

 

Martín Chiavarino

Cobertura completa del festival.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.