06.12.18
19º BARS _ Festivales

Crítica: Errementari, por Matías Orta

(España, 2017)

Dirección: Paul Urkijo Alijo. Guión: Asier Guerricaechevarría, Paul Urkijo Alijo. Elenco: Eneko Sagardoy, Itziar Ituño, Josean Bengoetxea, Gorka Aguinagalde, Urko Olazabal, Kandido Uranga, Almudena Cid, Ramón Agirre, Gotzon Sánchez, Zigor Bilbao, Uma Bracaglia, Maite Bastos, Ander Pardo, José Ramón Argoitia, Iñigo de la Iglesia, Naia Garcia. Producción: Álex de la Iglesia, Luis de Oza, Carolina Bang, Gorka Gómez, Kiko Martínez. Duración: 98 minutos.

En materia de género fantástico y de terror, el cine de la Península Ibérica cuenta con una tradición que incluye nombres fuertes y que cada tanto permite la entrada de nuevos valores con méritos para hacer una interesante carrera. Como el vasco Paul Urkijo Alijo, responsable de Errementari (2017).

España, durante la Primera Guerra Carlista (1833-1840). Un misterioso herrero, a punto de ser ejecutado por soldados liberales, de golpe se defiende con su martillo y termina ajusticiando a sus verdugos. En medio de la masacre, uno de los soldados vislumbra una forma demoníaca, como una sombra de aquel individuo… Ocho años después, el herrero vive recluido en las afueras de Álava, un pequeño pueblo en medio del bosque. Las leyendas se refieren a él de la peor manera y los lugareños tratan de evitarlo, aunque algunos saben que posee objetos de valor. La aparición de un representante del gobierno que pretende dar con él será el punto de partida para una serie de descubrimientos que pondrán a prueba las creencias de los personajes y sus propios valores.

Urkijo Alijo logra mezclar ficción histórica, folclore vasco, terror, drama y comedia negra, consiguiendo una película imaginativa, dinámica, corrosiva, donde cada personaje tiene una dualidad que lo arranca de cualquier estereotipo que pueda aparecer al principio. El notable trabajo de arte y fotografía no tapa un guión pleno de vueltas de tuerca, en perfecto equilibrio entre lo serio y lo estrambótico. No por nada uno de los productores es Álex de la Iglesia, aunque su joven colega dejo algo mejor parados a algunos de sus personajes.

Errementari funciona como un cuento de medianoche repleto de sorpresas, y permite conocer a un cineasta al que vale la pena seguir.

calificacion_4

 

 

© Matías Orta, 2018 | @matiasorta

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.