10.04.19
[21] BAFICI _ Festivales

[21] BAFICI | Crítica: MS Slavic 7, por Carla Leonardi

(Canada, 2019)

Guion, dirección, producción: Sofia Bohdanowicz, Deragh Campbell. Elenco: Deragh Campbell, Aaron Danby, Elizabeth Rucker. Duración: 64 minutos.

Cartas desaprovechadas:

La directora canadiense Sofia Bohdanowicz es la bisnieta de la poetisa polaca Zofia Bohdanowiczowa, quien mantuvo una correspondencia con el escritor polaco y ganador del premio Nobel Józef Wittlin, especialmente durante los años en que debieron emigrar durante la Segunda Guerra Mundial. Zofía estuvo un tiempo en Gales para instalarse finalmente en Toronto, mientras que Wittlin, luego de pasar un tiempo exiliado en Paris, consiguió instalarse en Nueva York. Bohdanowicz co-dirige junto a la realizadora Deragh Campbell  el largometraje Ms Slavic 7 (2019) y decide tratar el material de esta correspondencia planteando un alter-ego y una pelicula que hibrida el documental con la ficción.

La joven Audrey (Deragh Campbell) llega hasta una biblioteca en la Universidad de Harvard para acercarse a las cartas que su bisabuela, la poeta Zofía Bohdanowicz, mantuvo con Wittlin y  así realizar con ellas una investigación. La película alterna los momentos en que Audrey pasa en la Biblioteca examinando las cartas, ya sea manipulandolas manualmente, observandolas a través de un retroproyector o leyendo traducciones en inglés, con momentos donde reflexiona en un bar a solas, como si diera su testimonio en un documental. Durante los momentos de investigación de Audrey en silencio en la biblioteca, se escucha en voz en off la lectura de fragmentos de esa cartas, que no siempre coinciden directamente con aquello que Audrey está leyendo.

Ms Slavic 7, que resulta un título enigmático, es el número de referencia en la biblioteca con el cual están catalogadas esas cartas entre Zofía y Josef. Audrey aborda las cartas desde una perspectiva semiológica, tomando la carta como objeto en tanto mensaje que expresa una intención directa de comunicación, y que viaja para llegar a un destinatario; y también expresa inquietudes frente a un traductor acerca de la correspondencia gramatical en la traducción de ciertas expresiones del polaco al inglés. Este abordaje tan quirúrgico y frío de las cartas por parte del personaje de Audrey, así como la decisión formal de optar generalmente por planos fijos y una estructura sin riesgo alguno, borran todo el misterio contenido en torno a Zofia y a esas cartas con Wittlin.

En la lectura de las cartas se expresa un decir poético y metafórico, más allá del sentido convencional. De hecho Audrey lo captura al mencionar la referencia reiterada de Zofía a las aves que no solo son mensajeras sino que, cuando vuelan, tienen un punto de fuga en el horizonte que expresa eso que está más allá de las palabras, lo que las palabras no logran decir totalmente. El contenido manifiesto de las cartas de Zofía da cuenta de la idea de que el ambiente natural para un escritor es la tranquilidad del campo. ¿Pero qué hay detras de estos intercambios epistolares en realidad? Este interrogante comienza a plantearse recién cuando Audrey se encuentra con el traductor e intercambia con él sus ideas. ¿Se trata de meras recomendaciones entre colegas? ¿Expresan simplemente admiración y respeto?  ¿Hay entrelíneas un posible amor platónico o un amor imposible que la moral cultural de la epoca consideraría como indecente, pues ambos estan casados? ¿O se trataba de mantener la conexión con alguien cercano a la tierra para paliar la tristeza del exilio? La película de la dupla Bohdanowicz-Campell llega hasta la formulación del enigma y ahí se detiene. No lo desarrolla sino que lo bordea y en definitiva obtiene de allí alguna chispa de transmisión posible para la bisnieta en relación con su feminidad.

El tópico que plantea Ms Slavic 7 en su tramo final, donde despunta cierta emocionalidad respecto de la profunda nostalgia de los inmigrantes polacos exiliados durante la Segunda Guerra Mundial, podría relacionarse con la filmografía del realizador argentino Gastón Solnicki en cuanto a su afinidad temática; pero no así en su tratamiento. Donde Solnicki maximiza el efecto poético de la tristeza desde la construcción simbólica y estética de la imagen, aquí las realizadoras anulan la potencia del material epistolar al plantear una propuesta demasiado concreta desde la imagen y unas escenas de ficción mal interpretadas que se desvían de él, sin aportar demasiado.

Es una pena que el aspecto formal de la propuesta de Bohdanowicz-Campell no acompañe el carácter enigmático de esas cartas tan singulares, registro de una época y del decir poético de Zofía Bohdanowicz. La sensación es que Ms Slavic 7 quizá habría funcionado mejor si las directoras hubieran optado por el documental directo en primera persona o el melodrama epistolar de ficción. Las cartas de Zofía llegan efectivamente al destinatario, pues rebosan de melancólica poesía; mientras que Ms Slavic 7 resulta ser un ave de poco vuelo.

 

 

© Carla Leonardi, 2019 

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

COMENTAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMPARTIR

© A SALA LLENA.